deportes

Video: batalla campal entre hinchas de Frankfurt y Rangers previo a la final de Europa League

La Policía de Sevilla ha tenido que intervenir para evitar una tragedia a las afueras del estadio Ramón Sánchez Pizjuán.


La Policía Nacional de España realizó una nueva intervención este miércoles sobre las horas de la tarde para evitar un intento de disturbio luego de que hinchas del Eintracht atacaran a un grupo de seguidores del Glasgow en la avenida de Menéndez Pelayo, según informaron fuentes policiales, con motivo de la final de la Europa League que se celebra este miércoles en el Ramón Sánchez-Pizjuán, casa del Sevilla FC.

Según tales fuentes, una nutrida comitiva de hinchas del Eintracht de Frankfurt caminaba por la avenida de Menéndez Pelayo cuando, al llegar a la confluencia de dicha vía con el puente de San Bernardo, se habría cruzado con un grupo de escoceses del Glasgow Rangers, momento en el cual habría comenzado una pelea, con el lanzamiento de diversos objetos y peleas a puños en inmediaciones del estadio.

Pese a los momentos de tensión, la Policía intervino impidiendo que la situación llegase a más, sin ser necesarias detenciones, según las autoridades de Sevilla, que en una actuación previa detuvo a cinco hinchas del Eintracht, a los que imputa desórdenes públicos por disturbios y agresiones ocurridos la pasada noche en el centro de la ciudad hispalense.

Los citados hechos previos, según la Policía Nacional, acontecieron sobre la medianoche del martes, cuando se produjo una pelea multitudinaria frente a la catedral de Sevilla.

Los efectivos de las unidades de intervención policial que estaban ubicados en la Plaza de San Francisco tuvieron que intervenir con rapidez para disolver este incidente provocado por un grupo de 200 hinchas del Eintracht de Frankfurt, que estaba agrediendo a seguidores del Glasgow Rangers.

Al observar la pronta llegada de las unidades de la Policía Nacional, los hinchas alemanes huyeron en dirección al Paseo Colón, golpeando en la huida a los seguidores del conjunto rival y enfrentándose a los agentes policiales que intentaban evitar la agresión a los seguidores escoceses, siendo en este momento cuando empezaron a lanzar vidrios, bengalas y mesas contra los uniformados.

Al llegar a unos 100 metros de los bares situados en el Paseo de Colón y la calle Adriano, la Policía había dispuesto líneas de contención con sus vehículos, consiguiendo neutralizar de esta forma el incidente, disparando algunas salvas y arrestando a cinco de los alemanes.

Gran polémica en España

Previo al encuentro y ante los reclamos de los habitantes de la ciudad, el mando policial recordó que en el estadio del Sevilla FC y en el interior del estadio de La Cartuja, donde se podrá seguir el partido a través de una pantalla gigante instalada, no se venderá alcohol, y en las dos zonas reservadas para los aficionados (en el Prado para los alemanes y La Cartuja para los escoceses) solo se venderá cerveza de baja graduación. En el resto de la ciudad, los bares y restaurantes con autorización para ello sí podrán servir alcohol a sus clientes.

El comisario general de seguridad ciudadana insistió, no obstante, en que los sevillanos “no se tienen que alarmar”, aunque sí “va a haber incomodidades consustanciales”, reconoció, en alusión al movimiento de personas, los cánticos y ruidos “a todas las horas del día y la noche” y cortes de tráfico.

En este punto, Castro aludió a que el “gran número de seguidores, el alcohol y la climatología”, así como la “costumbre” de estas aficiones “a colarse” en los estadios e incluso invadir los campos de fútbol, “complican” las medidas de seguridad, y en el caso de esta final en Sevilla, una de las “complicaciones” serán las “grandes obras dispersas por toda la ciudad” que “afectan” en cuanto a que los materiales que se usan en la construcción “podrían ser usados” contra los policías.

En torno a la sede de la final se instaló un perímetro de seguridad que solo se pudo atravesar con entrada; no obstante, los oficiales no dieron abasto para mantener la seguridad en las afueras del Sánchez Pizjuán.

*Con información de Europa Press.