Home

Economía

Artículo

Reforma tributaria
De acuerdo con estudio del El País de España, los congresistas colombianos ganan 34 veces más que lo gana un colombiano que recibe el salario mínimo. - Foto: Congreso de la República

economía

Congresistas de Colombia tienen los salarios más altos de Latinoamérica; este es el ranking

El sueldo que reciben los Senadores y Representantes a la Cámara del país está en 35 millones de pesos mensuales, cerca de 8.000 dólares.

Mientras se está a la espera de si, finalmente y en el actual Gobierno, prospera o no la iniciativa que busca bajarles el sueldo a los congresistas en Colombia, un estudio realizado por El País de España, pone nuevamente sobre la lupa la controversia sobre los altos honorarios que reciben los Senadores y Representantes a la Cámara del país.

De acuerdo con el estudio, los congresistas colombianos “son los mejor pagados de las democracias latinoamericanas, y los que más ganan con respecto a sus conciudadanos”. Lo anterior, tras evaluar el salario que devengan estos funcionarios públicos del país frente a sus colegas en Centro América y Sur América.

El sueldo de los congresistas en Colombia es de 35 millones de pesos mensuales y según El País de España, esta cifra es superior al salario que se les paga a estos funcionarios en Chile, que es el segundo más alto en América Latina. Y está, incluso, por encima de Alemania, una de las naciones europeas que mejor remunera a sus representantes electos.

Indica además que, pese a que es complejo realizar la comparación del sueldo de los congresistas en la región, debido a que en cada país tiene variables diferentes, lo que sí es innegable es que el salario de los senadores y representantes en Colombia es mayor por donde se le mire. Y esto, a su vez, también refleja un margen grandísimo en relación con el poder adquisitivo de la mayoría de los trabajadores en el país, que devengan el salario mínimo.

Los alrededor de 35 millones de pesos colombianos representan al cambio de hoy unos 8.000 dólares estadounidenses. Prácticamente lo mismo que los 7 millones de pesos chilenos que se cobran allá después de una rebaja impulsada al calor de las protestas de 2019 y el profundo cambio institucional que siguió. Pero la vida en Santiago (y en Chile en general) es más cara que en Bogotá (y que en toda Colombia)”, destaca El País de España.

Después de Colombia y Chile, el top 10 lo completan: Panamá, Perú, Brasil, Paraguay, República Dominicana, México, Costa Rica y Uruguay.

Precisamente, esta brecha salarial se hace más notoria cuando se compara el salario de 35 millones de pesos mensuales en el país frente con lo que ganan los colombianos que viven en informalidad y quienes habitan en zonas urbanas y rurales del país. Por ello, El País de España señala que esto pone en contexto el por qué se viene promoviendo una disminución en el sueldo de los congresistas colombianos.

“Esto reforzaría uno de los argumentos centrales que defienden quienes considerarían oportuno reconsiderar el salario de los representantes: el de la equidad. Normalmente se expresa en múltiplos del salario mínimo, que está en 1 millón de pesos actualmente: los congresistas cobran más de 34 veces esta cantidad”, indica el medio de comunicación, que además resalta que esta proporcionalidad es mayor con respecto a Brasil, que es de 22 salario mínimos; en Chile, que es de 17 salario mínimos; y en Alemania, que es de menos de 6 salario mínimos.

Otro aspecto que resalta el estudio es que el salario mensual de los congresistas colombianos ni siquiera se equipara al ingreso estimado para el 10% de los que más ganan en el país. “Ahora bien: una vez más, Colombia lidera la lista, con sus congresistas multiplicando por tres la media de ingresos, superando los patrones de Perú, Honduras o El Salvador (de x2 o x2,5). Y es que, en Colombia, los salarios de más de 30 millones mensuales no son del top 10%, sino más bien del top 2% o incluso 1%”, señala El País de España.

Finalmente, mientras que Colombia encabeza el top con los congresistas que más ganan en Latinoamérica, caso contrario sucede con Guatemala y Argentina, donde se paga notablemente menos frente al resto de su élite profesional.

“Aquí, el argumento de la atracción del talento parece tener mucho más apego a la realidad. Chile o Guatemala han optado por niveles similares (es decir, competitivos), mientras que Alemania otorga un cierto plus. Pero Colombia sigue fuera de toda liga, aunando en una sola cifra los argumentos por la equidad con las cuestiones en torno al mérito de unos congresistas que cuentan con la desaprobación de abrumadoras mayorías de la ciudadanía”, puntualiza el diario español.