Home

Economía

Artículo

COMERCIO
Este viernes 2 de diciembre no se va a realizar el Día sin IVA, así lo decretó el actual gobierno a través del Ministerio de Hacienda. Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

dia sin iva

Es un hecho: no va el último Día sin IVA

El gobierno expidió el decreto donde deroga la realización de esta jornada de descuento, programada para el 2 de diciembre.

El Ministerio de Hacienda dio a conocer el Decreto 2357, de fecha del 30 de noviembre, donde pone punto final sobre la no realización del último Día sin IVA del 2022, el cual estaba programado para realizarse este viernes 2 de diciembre.

El documento, firmado por el Ministro José Antonio Ocampo, decreta la derogación del “numeral 3 del artículo 1.3.1.10.16. del Decreto 1625 de 2016 Único Reglamentario en Materia Tributaria”, expedido en la pasada administración de Iván Duque Márquez; y en el cual se señala que para este año estaban programadas la realización de tres jornadas comerciales, donde las dos primeras se llevaron a cabo el 11 de marzo y 17 junio del año en curso, respectivamente.

Entre los argumentos que sustentan esta decisión, y que se encuentran establecidas en el Decreto 2357, es que la Subdirección de Estudios Económicos de la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) expresó que “no es recomendable mantener el último día sin IVA del año”; no sólo por los costos administrativos y de preparación que implicaba llevarla a cabo; sino que “a la fecha no es claro si estos festivos tributarios son una herramienta que se justifique en términos de sus mayores beneficios frente a sus posibles costos”.

Con base en lo anterior, se destaca el balance que dejó esta misma jornada en diciembre del año pasado. Allí, se manifestó que significó un costo fiscal de $224 mil millones de pesos, “lo que que implica que hubo ventas no gravadas por el festivo de máximo 1.17 billones y que estas ventas representan un 10.4% de las ventas totales con factura electrónica”.

“Si mantenemos este último porcentaje, y asumimos un crecimiento del PIB nominal de alrededor de 20% para este año, en línea con la última información disponible por parte del DANE, esperaríamos ventas en el día sin IVA de alrededor de 13.9 billones y ventas no gravadas de 1.45 billones, lo que implicaría un costo fiscal de $276 mil millones”, se lee en el decreto.

Con todo esto, se indica entonces, que el festivo tributario se aprovecha para ofrecer promociones y descuentos que en últimas terminan explicando los mayores valores en ventas, y que se hubieran podido implementar sin necesidad de renunciar al recaudo por concepto de IVA”. Esto, deja en evidencia que para estimular las ventas del sector comercio se pudieron llevar a cabo otro tipo de actividades, las cuales no implicarán un costo fiscal como lo representó la realización de estas tres jornadas.

“Estas ambigüedades se suman a una serie de dificultades que ya se han identificado con relación a este tipo de iniciativas y que apuntan a no realizar la jornada de diciembre: entre otras, que no constituyen necesariamente alivios tributarios sustanciales para las personas o que los aumentos en las ventas terminan sin efecto, porque los contribuyentes reducen sus compras antes y después del impulso asociado al festivo”, subraya el decreto.

Así las cosas, y pese a que antes de su expedición el decreto estuvo abierto a la espera de observaciones, la decisión ya estaba tomada por el gobierno Petro. Esto, sin duda, deja un “mal sabor” para los comerciantes que a través de Fenalco, buscaban que la medida no fuera adoptada y que se permitiera realizar la última jornada del Día sin IVA.

Vale la pena señalar que en la Reforma Tributaria y que regirá para el 2023, está jornada quedó eliminada por completo, por consiguiente, los colombianos no disfrutarán más o por lo menos, dentro de esta administración, actividades comerciales donde se incentive la compra de productos por medio de la exención del IVA. Esto, debido a que por medio de este impuesto, se espera llegar a la meta de los 20 billones de pesos en recaudación de recursos, y que aspira el gobierno Petro obtener con esta nueva reforma.