transporte

Corte Suprema del Reino Unido falla en contra de Uber y reconoce derechos de conductores

“El tribunal laboral tenía razón al decir que los conductores son trabajadores”, señaló la Corte Suprema del país.


En la mañana de este viernes se conoció un fallo de la Corte Suprema del Reino Unido en contra de Uber y en favor de los derechos laborales de los conductores de la aplicación, pues los reconoce como “trabajadores”, lo cual tiene varias implicaciones para unos y otros.

El alto tribunal explicó, como ya lo había hecho un juez en el pasado, que quienes trabajan con la aplicación no son “autónomos”, sino “trabajadores”, lo cual puede llegar a transformar el modelo de negocio de Uber e impactar indirectamente en el de empleos esporádicos, que se ha venido implementando en todo el mundo con el nacimiento de diferentes plataformas.

Los siete magistrados del supremo decidieron por unanimidad rechazar las pretensiones de Uber y darle la razón a una corte menor que había fallado en contra de la empresa.

“El tribunal laboral tenía razón al decir que los conductores son trabajadores”, dijo Nicholas Hamblen, juez de la Corte Suprema, quien leyó el fallo en vivo por internet, en el que agregó que “los conductores están en una posición de subordinación y dependencia de Uber, por lo que tienen poca o ninguna capacidad de mejorar su posición económica o sus habilidades profesionales o empresariales”, señaló.

Según datos de la propia aplicación, en todo el Reino Unido hay unos 65.000 conductores afiliados a Uber, por lo que se prevé que esta decisión tenga un fuerte impacto en la operación de la empresa.

En los mercados también se sintió el golpe, ya que en las primeras horas de negociación la acción de la compañía de alquiler de vehículos caía casi un 3 % y se cotizaba en US$ 59.

El director ejecutivo de Uber Technologies, Dara Khosrowshahi, aseguró hace un par de días que está “listo para hacer más e ir mucho más allá” con respecto a la protección social de los conductores de la plataforma en Europa, en medio de un contexto en el que han surgido iniciativas gubernamentales que buscan mejorar esas condiciones laborales.

En una comunicación por correo electrónico citada por la agencia Bloomberg, el director ejecutivo de la plataforma resaltó que para cumplir esa tarea será necesaria una nueva legislación, pero que se deberá garantizar que los conductores mantengan la flexibilidad para elegir cuándo trabajan.

“La actual ambigüedad legal sobre el estado de los trabajadores independientes dificulta que plataformas como Uber brinden acceso tanto al trabajo flexible como a la protección social”, agregó Khosrowshahi.

A finales de febrero, la Unión Europea presentará a través de la Comisión Europea una serie de ideas sobre la manera como las condiciones laborales de este tipo de trabajadores pueden ser mejoradas. Una vez presentadas, se prevé que avancen en el ámbito legislativo durante la etapa final del presente año.

Entre las medidas que podrían tomarse estarían algunas exenciones a las reglas de competencia para el trabajo organizado, lo que permitiría que los trabajadores de plataformas como Uber discutan sus salarios sin entrar en conflicto con las reglas del bloque, según ha dicho la jefa antimonopolio de la Unión Europea, Margrethe Vestager.

En California, Estados Unidos, algunos trabajadores de la aplicación de movilidad y domicilios han manifestado su rechazo hacia una medida liderada por Uber y otras plataformas tecnológicas, en las que se podría definir que los conductores sean vinculados como contratistas según la ley del estado, en lugar de ser empleados con derecho a todas las protecciones sociales.

Aunque este modelo proporciona algunos beneficios, los conductores resaltan que no estarían protegidos integralmente contra contingencias con su salud, por ejemplo.

Por otra parte, en un documento enviado a la Comisión Europea, Uber ofreció sugerencias para establecer un fondo de beneficios portátil que permita que los trabajadores de estas plataformas acumulen fondos de diferentes compañías para acceder a las protecciones y los beneficios laborales.

A diferencia de Colombia, en el Reino Unido existen tres categorías: empleo (empleados, o employees), trabajo (trabajadores, o workers) y proveedor de servicios independientes (autónomo). Por lo tanto, en el Reino Unido, ser trabajador no equivale a ser empleado.

En Colombia

Desde Uber le indicaron a SEMANA que el veredicto de hoy de la Corte Suprema del Reino Unido dictamina que un grupo reducido de socios conductores que utilizaron la aplicación de Uber en 2016 debe clasificarse como trabajadores (workers), una categoría intermedia que solo aplica en el Reino Unido.

La decisión únicamente se centra en los que formaron parte del litigio y no abarca a todos los que usan la aplicación. Tampoco tiene relación con los socios repartidores que generan ganancias adicionales flexibles con Uber Eats.

Conforme a la regulación de Colombia, en la que solo se reconocen las categorías de independiente y empleado, no existen los elementos necesarios para comparar estos regímenes o determinar que los arrendadores puedan considerarse empleados.