finanzas públicas

Elecciones: FMI pidió garantías de continuidad económica a Colombia para otorgarle crédito flexible

El jefe de la misión para Colombia, Hamid Faruqee, explicó las variables que se tuvieron en cuenta para aprobar casi 10.000 millones de dólares al país.


Así como sucede en cualquier banco que le va a otorgar un préstamo a un usuario, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo una valoración profunda de las condiciones de Colombia, pero también le pidió ciertas garantías.

Hamid Faruqee, jefe de la misión para Colombia del organismo, habló en rueda de prensa luego del anuncio que se conoció hace unos días sobre un nuevo acuerdo por dos años, a favor de Colombia, con el cual, el país podrá disponer de una línea de crédito flexible por 9.800 millones de dólares, cuando así lo requiera.

Según expresó Faruque, el FMI consideró el contexto de las elecciones que se avecinan, en las cuales, en un escenario democrático, los ciudadanos escogerán al que será el sucesor de Iván Duque por los próximos cuatro años.

En ese sentido, sin contar con cuál va a ser el resultado específico en los comicios, Faruque dijo que el FMI pidió garantías de continuidad con las condiciones económicas que llevaron al organismo internacional a extenderle al país la línea de crédito flexible.

Hamid Faruquee, jefe de Misión del FMI en Colombia.
Hamid Faruquee, jefe de Misión del FMI en Colombia. - Foto: SEMANA

“Partimos del hecho de que hay consenso en que se mantendrá la estabilidad macroeconómica, que continuarán los componentes de sostenibilidad fiscal y de aplicación de la ley de inversión social”, explicó.

En consecuencia, el FMI aspira a que las garantías sobre la continuidad de las políticas de parte de los principales candidatos estén dadas, pues son justamente las que proporcionan la salvaguardia necesaria para el arreglo propuesto con el crédito flexible.

¿Qué quiere el FMI que continúe?

Según expresó Faruque, lo que el FMI quiere que continúe fueron precisamente las condiciones que llevaron al organismo a darle el nuevo beneficio financiero a Colombia. Allí está lo siguiente:

  • Marcos de políticas muy sólidos y respuesta política integral a la pandemia. Esa característica habría permitido un mayor respaldo a lo que el FMI considera como “resiliencia de la economía”.
  • Mayor crecimiento del esperado en 2021. Durante el año pasado, la economía colombiana tuvo un crecimiento de 10,6 % respecto a 2020, lo que permitió una reactivación más acelerada.
  • Déficits fiscales y deuda pública a la baja. Estos dos indicadores están resultando menos agresivos de lo esperado. Están disminuyendo más rápido de lo previsto, y el marco fiscal se reactivó con una nueva regla fiscal y un ancla de deuda, fue algo que tuvo en cuenta el FMI.
  • Política monetaria más agresiva. Para el otorgamiento del crédito flexible, el Fondo Monetario ha tenido en cuenta la tarea que viene adelantando el Banco de la República, de aumentar las tasas de interés de manera gradual, de forma que ni se impacte mucho el crecimiento de la economía, ni se deja subir la inflación. Por esas decisiones del Emisor, el FMI está esperanzado “la inflación pueda ser impulsada hacia el rango meta, para mediados 2024″.
  • Sector financiero con medidas exitosas de apoyo crediticio. Para el FMI, las medidas aplicadas en Colombia a través del sector financiero fueron buenas y se están eliminando gradualmente, garantizando así un retorno a la normalidad sin mayores traumatismos. Además, “la supervisión y regulación del sector financiero se han mejorado desde la evaluación anterior.
  • Institucionalidad. Desde la óptica de este organismo de la banca multilateral, “en general, las autoridades siguen comprometidas a mantener su marco de políticas muy sólido, como lo demuestran las medidas adoptadas para normalizar las políticas desde una situación de crisis en la pandemia”.

Ahora, habrá que esperar que el próximo gobierno que resulte elegido en las elecciones de finales de mayo continúe las políticas económicas por la senda que han tenido hasta ahora y que han sido valoradas por el FMI para tener la confianza de llegar a un acuerdo crediticio con Colombia, por ese significativo monto: casi 10.000 millones de dólares.