motocicletas

Hay más motos en Colombia que en Estados Unidos

Estas son las oportunidades que ve en el país una multinacional francesa de lubricantes. Su Chief Business Officer, Guillaume Pailleret, conversó con SEMANA sobre la movilidad y el impacto de la inflación, Reveló cuál es la ciudad del país con el negocio de motos más fuerte.


Colombia continúa consolidándose en el mercado internacional como un foco seguro de inversión. De hecho, Motul, una compañía francesa especializada en aceites y lubricantes para motores, ya cuenta con un plan de expansión en el país tras observar el acelerado crecimiento del mercado de motocicletas. Recientemente, la empresa anunció alianzas con Sura y busca hacer una apertura comercial para promover sus productos y servicios.

SEMANA habló con Guillaume Pailleret, Chief Business Officer de la empresa, sobre los propósitos de la compañía y la expansión en el mercado nacional. También, dio su punto de vista sobre la movilidad limpia, la inflación y el mercado de motocicletas en la región.

SEMANA: ¿Qué hace Motul?

Guillaume Pailleret (G.P.): Somos un grupo francés de 150 años. Nos dedicamos a los lubricantes y aceites para motores de varios tipos. Somos una empresa pequeña, de mas o menos 1.000 millones de dólares dentro de un mundo de petroleras que tienen 200 veces nuestro tamaño. La moto es el segmento que nos interesa más porque ahí hay una mayor necesidad de lubricante. El mercado colombiano es muy atípico en el mundo de la moto, hay un crecimiento 50 % superior al de autos. Vamos a llegar a más de diez millones de motos en Colombia, es muchísimo, son casi dos motos por auto. Hay más motos en Colombia que en Estados Unidos.

La marca es fuerte aquí y nos dimos cuenta de tres cosas: que el motero en Colombia dice que se compra la moto porque no tiene de otra, es una alternativa de trabajo y transporte. También, es peligroso andar en moto: el 60 % de personas que sufren lesiones o fallecen en carreteras son usuarios de este medio de transporte. Y, por último, dicen que nadie se preocupa por ellos y que tienen temor de perder la garantía de su moto. Estas tres cosas nos llamaron mucho la atención. Las personas ahora dicen “estoy dispuesto a buscar alternativas a lo que el fabricante de moto me quiere vender”.

SEMANA: Entonces lo que les llamó la atención del mercado colombiano fue ese crecimiento acelerado que estaban viendo en las motocicletas...

G.P.: Es un mercado de altísimo volumen, pero también donde se expresan necesidades que no están en otros mercados; como atípicamente el hecho de que nos preocupemos por el motero y no nada más por el motor.

SEMANA: ¿Cómo los ha golpeado el aumento de precios y el encarecimiento de las materias primas?

G.P.: Nos ha impactado un montón en el sentido de que el costo de las materias primas han subido de forma tremenda. Estamos en una posición privilegiada, de cierta manera, porque la gente que nos busca no lo hace por el precio. Entonces tenemos una cierta elasticidad de precio y, aunque los aumentamos, el mercado los aceptó.

   La alcaldesa Claudia López restringió al parrillero en moto e incluso se atrevió a señalar que los delincuentes no roban ni matan en patineta, pero sí en motocicleta. Esta estigmatización llevó a que los motociclistas se volcaran a las calles, provocando caos en la movilidad.
El crecimiento del mercado de motocicletas en Colombia sigue disparado. - Foto: guillermo torres

SEMANA: ¿Siente que el auge de la movilidad y energías limpias se ha convertido en una competencia para el negocio?

G.P.: Esto es un hecho, el mundo está cambiando. No estamos exactamente seguros sobre lo que van a ser exactamente las penetraciones de motores híbridos o de otras formas. Sabemos que habrá menos compra de lubricantes; la transición energética está golpeando al mundo, lo va a hacer más temprano en California o en Europa que en países de América del Sur o Asia, pero tenemos que acompañarlo. Competencia sí lo es, pero nos interesa un montón porque no somos una petrolera, no tenemos activos metidos en exploración de crudo, tenemos una marca fuerte. Si el motero usa mañana un scooter eléctrico, que de hecho podríamos ser uno de los fabricantes mañana, nos da igual. Lo que queremos es acompañar y anticipar sus necesidades.

SEMANA: Teniendo en cuenta el crecimiento de Colombia, ¿cómo se ven esos planes a futuro en el país y en la región?

G.P.: El mercado latinoamericano es muy fuerte en moto porque es el modo de transporte primordial. Colombia tiene 10 millones de motocicletas; Brasil, con una mayor población, tiene 14. Entonces ese mercado es cualitativamente muy diferente de los otros. El crecimiento que nosotros tenemos en Colombia es muy fuerte, el año que viene se van a vender 1 millón de motos y son pocos los países de América Latina donde se puede decir lo mismo.

SEMANA: ¿Qué ciudad de Colombia es más fuerte en el mercado de motocicletas?

G.P.: Medellín es un mercado que está bombeando. Me recuerda muchísimo a Sao Paulo, donde hay gran actividad de motos. Es interesante porque pese a no ser una ciudad gigante en términos de población, tiene mucha intensidad económica. Allá el crecimiento es tangible y se ve en la calle. Es el mayor mercado de motos en el país.