gente

“No quiero ser el director ejecutivo de nada”: Elon Musk, ante el comentario de un seguidor para que fuera CEO de Apple

El empresario nacido en Pretoria, Sudáfrica, es actualmente una de las personas más ricas del planeta.


El multimillonario empresario Elon Musk, quien lidera grandes compañías tecnológicas como SpaceX o Tesla Motors, se ha convertido en uno de los empresarios más valorados en Sillicon Valley, al punto de que ha sido comparado con Steve Jobs, creador de Apple, o con el personaje Tony Stark, interpretado por Robert Downey Jr, en la película Iron Man.

El empresario nacido en Pretoria, Sudáfrica, es actualmente una de las personas más ricas del planeta y su trayectoria cuenta con hitos importantes como haber fundado Paypal, una plataforma de transferencias de dinero que tuvo ingresos en 2020 por US$ 21.450 millones. A los 31 años, Elon Musk ya acumulaba una fortuna de US$ 165 millones.

Elon Musk. Photo: Christophe Gateau/dpa (Photo by Christophe Gateau/picture alliance via Getty Images)
Elon Musk. Photo: Christophe Gateau/dpa (Photo by Christophe Gateau/picture alliance via Getty Images) - Foto: dpa/picture alliance via Getty I

Actualmente, a sus 50 años de edad, Musk lidera varias de las principales compañías del mundo, entre ellas SpaceX, Tesla Motors, Solar City y Neuralink. Entre sus principales proyectos está colonizar el planeta Marte.

Sin embargo, su carrera como empresario no ha estado exenta de polémicas y curiosidades, como aquella teoría que indica que en el año 2016, cuando Tesla Motors no pasaba por su mejor momento, supuestamente Musk contactó a Tim Cook, director ejecutivo de Apple, para proponerle que comprara su compañía de autos eléctricos.

Esa versión incluye que Elon Musk, como parte de la propuesta, planteó que quería ser elegido como director ejecutivo de Apple, a lo que Cook respondió de manera negativa.

Recientemente se conoció un artículo de James Clayton, corresponsal de Tecnología en Estados Unidos de la BBC, en el que el periodista relata que le preguntó a Elon Musk, vía Twitter, si esa teoría era cierta. La respuesta del multimillonario empresario fue que nunca se había reunido o intercambiado mensajes con Tim Cook.

“Hubo un momento en que pedí reunirme con Cook para hablar de la posibilidad de que Apple adquiriera Tesla. No hubo absolutamente ninguna condición propuesta para esa compra. Él se rehusó a encontrarse conmigo. Tesla valía en ese momento el 6% de lo que vale hoy”, agregó Elon Musk en respuesta al periodista.

“No quiero ser el director ejecutivo de nada”

Entre tanto, en esa misma red social, en la que Musk es bastante activo, se generó un hilo de comentarios sobre ese tema, al punto de que uno de los cibernautas comentó que el empresario sudafricano podría ser incluso un mejor CEO para Apple.

“Elon podría ser un mejor CEO para Apple”, tuiteó el usuario Bogus Thought (@billhuang688), quien se declara en la descripción de su perfil como un fanático de las compañías SpaceX y Tesla.

La respuesta de Elon Musk a dicho comentario fue contundente: “No quiero ser el director ejecutivo de nada”. De hecho, el empresario ya ha manifestado públicamente que desempeñarse como directivo ejecutivo de sus compañías no es de su total agrado y que preferiría dedicar tiempo a otras actividades de su interés.

Además, el multimillonario empresario anunció hace pocas semanas la venta de su última casa en propiedad ubicada en San Francisco, California (Estados Unidos), una tendencia que viene acelerando desde comienzos del presente año, cuando vendió varias de sus propiedades como señal de que su prioridad es colonizar el planeta Marte.

En enero de este año, Musk vendió varias propiedades con el objetivo de acumular todos los recursos posibles para poder sacar adelante su iniciativa espacial, un proyecto que lidera a través de su compañía SpaceX.

“Decidí vender la última casa que me queda. Solo tiene que ir a una gran familia que vivirá allí. Es un lugar especial”, afirmó a través de un hilo en la red social Twitter.

Desde diciembre del año pasado Musk vive en una casa alquilada, estimada en 50.000 dólares, ubicada en Boca Chica (Texas), Estados Unidos. La vivienda está ubicada en la misma zona en la que se encuentra un sitio de lanzamiento espacial de SpaceX y en el que se está construyendo la futura ciudad de Starbase, una urbe empresarial que tendría sus propias leyes y gobernanzas.