Home

Empresas

Artículo

El proceso de liquidación de Saludvida inició en 2019. - Foto: David Amado

salud

¿Nuevo desfalco? Hospitales públicos advierten la pérdida de $350.000 millones tras liquidación de Saludvida

Señalaron que la SuperSalud debe garantizar que no se pierdan estos recursos.

En medio del proceso de liquidación de la EPS Saludvida, iniciado en 2019, los hospitales públicos en el país le hicieron un llamado a las autoridades de salud en el país para que no permitan que se pierda el dinero de los colombianos en el desarrollo de esta tarea, bajo el argumento de que los responsables de estas empresas no tienen cómo pagar.

La Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos (Acesi) dio a conocer este lunes 2 de mayo una comunicación emitida por el agente liquidador de Saludvida, en el cual se menciona un desequilibrio financiero que impediría que estas empresas se pongan al día con sus acreedores.

En esta resolución se lee que se va a “declarar como insolutos, los créditos reconocidos en las diferentes prelaciones oportunas, extemporáneos y pasivo cierto no reclamado, por el agotamiento total de sus activos, configurándose un desequilibrio económico entre los activos y los pasivos de la intervenida”.

Así mismo sostiene que “no será posible efectuar el pago de la eventual condena como tampoco atender la eventual solicitud futura del demandante de revocar el acto administrativo para proceder a su inclusión entre las acreencias aceptadas, por el agotamiento total de los activos disponibles”.

Ante esta situación, el gremio que agrupa a los hospitales públicos en el país sostuvo que esto es gravísimo, ya que traduce que se perdieron los recursos de la gente que esta EPS debía devolver y que, al parecer, se perdieron por cuenta de la mala administración que hubo sobre la misma.

La liquidación de EPS en Colombia no es simplemente una medida administrativa que toma la Superintendencia Nacional de Salud, porque esas empresas en cuestión no cumplen con los postulados generales que le permitan operar. Esas decisiones siguen siendo una gran irresponsabilidad si se continúan tomando como hasta ahora”, dijo Acesi.

De igual forma, hicieron un llamado al Ministerio de Salud para que no permita que “se sigan dando este tipo de burlas” y garantice que los accionistas de Saludvida responda por la plata que se perdió.

“Los accionistas de Saludvida EPS despidieron a sus empleados, bajaron los avisos, entregaron las llaves de sus oficinas, de los pocos activos que tenían y se fueron para sus elegantes casas. Ahora, la pregunta es: ¿quién va a pagar los $350.000 millones que quedó debiendo esa compañía a la red pública hospitalaria (facturas en especial del régimen subsidiado) en 17 departamentos del país”, agregó esta asociación.

La directora Ejecutiva de la Asociación Colombia de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos, Olga Lucía Zuluaga Rodríguez, manifestó que este tipo de acciones se traducen en desfinanciación para la red de salud en el país y, por consiguiente, en una baja calidad de atención para los usuarios.

“Con todas estas deudas y sin usuarios en varios hospitales, por la no contratación de muchas EPS del contributivo, a donde son trasladados los usuarios de las liquidadas, se hace necesario y urgente la expedición de la política hospitalaria para que no se continúen marchitando los hospitales públicos y con ello, todas las inversiones que ha hecho el Ministerio de Salud en infraestructura y dotación”, dijo Zuluaga.

Desde hace varios meses, esta asociación ha venido advirtiendo ante el Gobierno nacional sobre los incumplimientos de otras empresas promotoras de salud que estarían “en la cuerda floja” y podrían enfrentar el mismo destino que Saludvida.

De acuerdo con un listado de Acesi, con corte a diciembre de 2021, las EPS que estarían en riesgo son: S.O.S. Capital Salud, Capresoca, Convida, CCF Sucre, CCF Nariño, CCF Huila, CCF Guajira, Ambuq, Savia Salud, Comfaoriente, Emssanar, Asmet, Ecoopsos, Coosalud, Medimás y Coomeva. Estas dos últimas ya fueron liquidadas por la Supersalud, mientras que Asmet se mantiene en vigilancia especial.

Según detalló Acesi, las EPS mencionadas han incumplido con el Decreto 2702, por el cual tenían siete años para organizarse y estar al día con sus obligaciones, por tanto deberían salir del mercado.