empresas

Twitter podría tener “un pequeño costo para usuarios comerciales y gubernamentales”: Elon Musk

El magnate anunció que, para usuarios ocasionales, la red social seguirá siendo gratuita.


El multimillonario empresario Elon Musk continúa dando nuevos detalles sobre lo que será el futuro de la red social Twitter, tras haberla adquirido por US$44.000 millones.

En esta ocasión, hizo la aclaración sobre si tendrá algún valor para los usuarios el uso de esta red social.

“En última instancia, la caída de los masones fue regalar sus servicios de corte de piedra por nada”, dijo Musk a través de su cuenta de Twitter.

“Twitter siempre será gratuito para los usuarios ocasionales, pero quizá suponga un pequeño costo para los usuarios comerciales/gubernamentales”, enfatizó el magnate nacido en Sudáfrica.

En días pasados Musk publicó un trino en el que también se refirió a las ideologías políticas del mundo, e indicó que para que se mantuviera la libertad de expresión en la red social, se tenía que incomodar a ambos extremos del espectro político, esto luego de que mandatarios de todo el mundo han enunciado sus preocupaciones por los “discursos” que se pueden desatar en Twitter luego de las advertencias de Musk.

“Para que Twitter merezca la confianza del público, debe ser políticamente neutral, lo que efectivamente significa molestar a la extrema derecha y a la extrema izquierda por igual”, fueron las palabras que compartió el magnate sudafricano en su cuenta oficial de la red social que recién adquirió, haciendo énfasis en los planes que trae para este espacio virtual, recalcando la necesidad de retribuir a la “confianza” de los usuarios.

Así entonces, la versión que plantearía traer a los usuarios de Twitter el también dueño de SpaceX, sería un espacio “políticamente neutral”, lo que significaría “molestar a la extrema derecha y la extrema izquierda por igual”, haciendo referencia a los vetos que se han hecho anteriormente en la red social por diferentes discursos. Aunque el caso más sonado fue el de Donald Trump y sus trinos que invitaban a entrar al Capitolio de Estados Unidos, otras personalidades políticas han sido “censuradas” o “castigadas” por Twitter por compartir visiones o perspectivas no muy populares.

Otro de los casos importantes es el de Jair Bolsonaro, actual presidente de Brasil, quien fue bloqueado por la red social luego de que este compartiera información falsa sobre la pandemia de covid-19, uno de los temas con los que más se “castigó” a famosos y personalidades políticas durante los últimos años.

En este sentido, aunque el magnate sudafricano resalta la libertad de discurso, también insiste en la neutralidad política. Para que su planteamiento esté firmemente establecido, muchas personas temen que esta red social no esté regulada y pueda ser el centro de la discordia. Cabe mencionar que incluso un hombre en Reino Unido fue condenado luego de publicar trinos “ofensivos” en contra de un militar retirado.

Por su parte, una de las personas que ha levantado su voz en contra de esta “libertad” que propone el dueño de Tesla, es Derrick Johnson, presidente de la organización estadounidense para la defensa de los derechos cívicos NAACP, quien afirmó: “Señor Musk: la libertad de expresión es formidable, los discursos de odio son inaceptables”, haciendo referencia a la necesidad de regular algunos de los contenidos que podrían resultar malintencionados.

“Lo último que necesitamos es un Twitter que cierre los ojos deliberadamente a los discursos violentos contra los usuarios (...), en particular contra las mujeres, las personas no binarias y otras”, dijo por su parte el director de tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional, Michael Kleinman.

Enfrentada desde hace dos años a información engañosa sobre la covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) le pidió a Elon Musk que asuma su “enorme responsabilidad” sobre el asunto, mientras que la Federación Internacional de Periodistas (FIP) ve en la compra una “amenaza para el pluralismo de la libertad de prensa” y un “terreno favorable para la desinformación”.