finanzas personales

Comprar vivienda sí es posible con estos métodos de ahorro

Según un estudio realizado por el portal inmobiliario fincaraiz.com.co y Finco, enero fue el mes donde se realizaron mayor cantidad de búsquedas de vivienda en venta, con más 7.5 millones de consultas, y con más de 7.2 millones, el mes de marzo tuvo un repunte interesante.


Durante el primer trimestre del 2022, a través de portales inmobiliarios en toda Colombia se realizaron más de 21.5 millones de búsquedas de vivienda en venta y el 69,2 % de las consultas se concentró en las cuatroprincipales ciudades del país: Bogotá 48,6 %, Cali 7,9 %, Medellín 7,3 %, Bucaramanga 2,7 %, Chía 1,7 %, Villavicencio 1,4 %, Pereira 1,4 %, Cartagena 1,4 % e Ibagué 1,4 %.

La amplia oferta y variedad de precios en los inmuebles hacen de los apartamentos la vivienda preferida, con un 59 % de búsquedas, le siguen las casas con un 39 % y apartaestudios con un 2 %.

Según el Ministerio de Vivienda, durante el 2021 cada 2 minutos y medio una familia colombiana cumplió el sueño de tener una vivienda nueva, y no es para menos, quienes deciden invertir en finca raíz lo ven como una opción de inversión.

“El 46 % de las personas que buscan cualquier tipo de vivienda en venta manejan un presupuesto entre los 124 y los 300 millones de pesos, mientras que el 25% consulta viviendas entre los 300 a 500 millones de pesos” reveló Martín Monzón, CEO de Fincaraiz.com.co.

¿Cómo empezar un plan de ahorro?

Una forma de ahorrar dinero para comprar una casa es usar la regla de 50/30/20; el 50 % de tus ingresos mensuales son para gastos fijos, el 30 % para gastos extras y el 20 % se destina como ahorro. Además, las prestaciones sociales pueden ser usadas para compra de vivienda, ayudando a llegar más rápido al monto deseado.

Cuando se trata de inversiones tan grandes, es aconsejable saldar las tarjetas de crédito o préstamos para enfocar la mayor cantidad de ahorros a la compra de vivienda. Al igual que anotar y conocer los gastos que se tienen mes a mes, pues esto ayudará a saber cuánto dinero se puede destinar al ahorro.

En el proceso de ahorro es fundamental hacer un estudio sobre el valor de la propiedad y la zona, buscando siempre un inmueble que se adecue a las necesidades de cada persona, ya sea vivienda nueva o usada. Con esta búsqueda anticipada también se pueden calcular otros gastos como los de escrituración, certificados de Tradición y Libertad, gastos notariales e impuesto de beneficencia que se deben tener en cuenta.

Cuando el momento de hacer la compra se acerque, es necesario revisar las opciones de financiación que mejor se ajusten a su bolsillo. Tenga en cuenta que debe contrastar los porcentajes de financiación, las tasas de interés en crédito hipotecario y leasing habitacional de las diferentes entidades financieras para tomar la que mejor se ajuste a sus capacidades de pago.

Por otro lado, las cuentas de ahorro AFC o fomento a la construcción son una alternativa de ahorro programado exclusivo para la compra de vivienda que ofrece beneficios tributarios, pueden ser usadas por aquellas personas que pagan retención en la fuente sobre su salario, para obtener estos beneficios es necesario no haber recibido un subsidio de vivienda ni estar cubierto por el seguro sobre UVR. Así mismo, los gobiernos suelen tener programas que subsidian la compra de viviendas, siendo de gran utilidad para quienes compran casa por primera vez.

Cabe resaltar que, hoy en día, las entidades financieras prestan un 70 % a un 80 % del costo del inmueble, por lo que se recomienda tener ahorrado entre el 20% y el 30% de la cuota inicial. Otra gran opción son los proyectos sobre planos, ya que los plazos para pagar la cuota inicial en la mayoría de los casos se dividen en 12, 24 o 36 meses, además el valor de la cuota inicial es el 30% del valor de la vivienda, las cuotas quedan más económicas y se puede hacer un plan de pago que se adapte a tu presupuesto.

Por último, trazar una fecha límite para cumplir esta meta dará una guía del objetivo que se quiere lograr. Y es que, el invertir en finca raíz tiene como propósito generar rendimiento en los ahorros con el fin de satisfacer algunas necesidades a futuro y mejorar la calidad de vida.