regiones

Bogotá lidera escalafón de competitividad regional, pero redujo su puntaje: ¿por qué?

El Consejo Privado de Competitividad y la U. del Rosario presentaron los resultados departamentales, que son claves por ser parte del primer informe después de la pandemia. Experto señala que en competitividad hay cinco regiones y departamentos como Chocó están en la cola.


Aunque Bogotá está liderando el Índice de Competitividad que presentó este lunes el Consejo Privado de Competitividad junto con la Universidad del Rosario, José Leibovich, uno de los expertos comentaristas en el lanzamiento del informe destacó que la capital del país disminuyó en su puntaje: tiene -1,5 % restándole a su resultado final.

En el escalafón, después de Bogotá, está Antioquia, que, por el contrario, aumentó 2,5 puntos; Santander, que subió 0,6 %, y Risaralda, que incrementó su calificación en 0,2 %.

Junto con Bogotá, también el Atlántico retrocedió en el puntaje de competitividad (-1,6 %); Valle disminuyó en -1,4 % y Caldas, ocupando el séptimo lugar, también cayó en su puntaje (-0,5 %).

Se trata del noveno informe del Índice Departamental de Competitividad para los 32 departamentos del país y la ciudad de Bogotá, el cual, es particularmente importante en este año, debido a que se trata del primero que se presenta después de la pandemia y un documento que servirá de derrotero para los nuevos líderes que tomen la rienda del país y de las regiones en este y en los próximos años.

En el Índice de Competitividad Departamental se tienen en cuenta 106 variables que, juntas, potencian o debilitan a un departamento como región competitiva. Y ser competitivo implica no solo tener vías para que los productores saquen sus productos al mercado sin intermediarios; sino tener a la gente con empleo y en condiciones de bienestar social.

Deterioro regional

Así las cosas, los resultados del índice evidencian que hay un deterioro del desempeño competitivo en pilares fundamentales para la productividad. Estas son algunas de las conclusiones:

1. Pilar instituciones: el 70 % de los departamentos registró una caída en su puntaje.

2. Pilar de salud: cae en el 64 %.

3. Sofisticación y diversificación: retrocede en el 55 %.

4. Educación básica y media disminuye en el 52 %.

Se profundizaron las brechas

En el informe, además, se señala que hubo una profundización de las brechas territoriales. No en vano, Leibovich enfatizó en que la realidad regional en materia competitiva crea una especie de cinco países, en donde la disparidad es tal que la región más atrasada, en la que el experto ubicó a Chocó, Guaviare, Amazonas, Vaupés, Vichada y Guainía, tienen puntajes inferiores a 3 sobre 10, mientras que Bogotá obtuvo un puntaje de 8,59.

“Frente a 2021, la diferencia entre el mejor y el último del ranking aumentó considerablemente en ciertos indicadores. Por ejemplo, la brecha en la tasa de extorsión aumentó en 30,7 casos por cada 100 mil habitantes, en pasajeros movilizados por vía aérea en 11,2 millones, en ancho de banda de internet en 39,3 Mbs y en vacunación tripleviral en 27,7 puntos porcentuales”, señala el documento.

¿Cómo le fue a Bogotá y por qué?

Bogotá presentó una reducción en el puntaje, de 0,13 puntos, respecto a 2021 cuando tenía una calificación de 8,72. Aunque no es fácil reconocer qué tanto de ese ligero declive de la capital del país sea un efecto de las situaciones provocadas por la pandemia, no hay que desconocer que la ciudad tiene grandes problemas de movilidad y, en los últimos tiempos, se han incentivado las dificultades en seguridad.