Foto de referencia sobre preocupación por las deudas
Ojo con las deudas. Viene un apretón. - Foto: Getty Images

sector financiero

Deudores podrían entrar en mora con los créditos, pero la banca tendría su colchón, según la calificadora Moody’s

La expectativa es con la banca global, lo que podría darse también en Colombia, teniendo en cuenta que los ciudadanos en esta nación, tradicionalmente han sido buenas pagas. La calificadora puso el ojo en el panorama político.

El panorama económico para 2023, si bien nunca deja de ser un enigma, porque es mucha el agua que puede correr bajo el puente en los próximos meses, hay consenso en que será de apretón.

La economía crecerá menos y la inflación, aunque en el mundo empieza a ceder, en países como Colombia aún se experimenta un retraso en la entrada de este indicador en una senda reduccionistas. Es así como, las personas, que han mantenido su consumo, principalmente con créditos, podrían empezar a entrar en mora, debido a los altos intereses que hay en el sector financiero, como consecuencia de la política monetaria aplicada por los bancos centrales de los países.

En ese contexto, la calificadora Moody’s publicó un informe, según el cual, aunque se espera un aumento de la morosidad en 2023, los bancos globales estarían protegidos. El colchón del sistema financiero estaría reforzado por las sólidas reservas que han acumulado, al igual que los ingresos por mayores tasas de interés. Por lo tanto, “la perspectiva del sector se mantiene estable”, señaló Moody’s Investors Service en un nuevo informe.

“Los bancos reportarán utilidades sólidas en 2023. El aumento de los márgenes de interés permitirá una generación de capital continua, además de un capital ya sólido, mientras que la liquidez y el financiamiento seguirán siendo robustos, aun con el deterioro del rendimiento de los préstamos por las débiles condiciones económicas en gran parte del mundo. La calidad crediticia de los bancos se mantendrá ampliamente estable”, afirmó Edoardo Calandro, Vice President-Senior Credit Officer de Moody’s.

Panorama en bancos latinoamericanos

De acuerdo con lo establecido en el informe, en América Latina ‘el palo no estará para cucharas’, como dice el adagio popular.

“El débil crecimiento del producto interno bruto en América Latina afectará las perspectivas de negocio. El aumento de las tasas de interés seguirá ejerciendo presión sobre el crecimiento económico en 2023, y el impulso en la implementación de reformas estructurales caerá, lo que afectará la confianza de los inversionistas”, dice el informe.

Con esas realidades, “la demanda de crédito se debilitará y, dado que las tasas de interés ya son altas, los bancos tendrán un menor beneficio en sus márgenes. Los países de América Latina, incluyendo Chile y Brasil, probablemente comenzarán a recortar las tasas de interés a fines del primer semestre de 2023, a medida que disminuyan las presiones inflacionarias”, agregan.

¿Qué esperan de Colombia?

Moody’s puso el ojo en la situación de Colombia, alrededor de la cual, dice: “Los riesgos políticos persisten tras los recientes cambios de gobierno. Los cambios de gobierno en las principales economías como Chile, Colombia, México, Perú y Brasil se traducen en una incertidumbre que persistirá en 2023″.

Casos como el de Brasil fueron señalados en el informe. “La nueva administración ejercerá presión sobre los fundamentos financieros de los bancos estatales en el mediano plazo. El elevado uso del dólar en Uruguay y Perú conlleva otros riesgos, aunque los estrictos estándares limitan la exposición de los bancos a la devaluación de la moneda”.

La inflación en Chile sigue obligando al Banco Central del país a subir sus tasas de interés
En varias oportunidades, la Superfinanciera ha alertado sobre el riesgo de deterioro de la cartera de créditos, por comprar con tarjetas que tienen altos intereses hasta los alimentos. - Foto: Getty Images / Ibrahim Akcengiz

Tomará tiempo

En Colombia se dio a conocer este 5 de diciembre que la inflación, hasta noviembre, se trepó a 12,53 %. Según Moody’s, en general, “tomará tiempo hasta que la caída de la inflación repercuta en el rendimiento de los préstamos”.

La calificadora parte del supuesto de que “la inflación está bajando, pero por ahora se mantiene elevada, la cual, junto con la débil actividad económica, seguirá ejerciendo presión sobre la capacidad de pago de la deuda de los individuos en 2023, lo que aumentará los riesgos de activos”.

Agregan además que “los estrictos estándares de originación y los altos niveles de provisión de los bancos atenuarán el impacto. La diversificación de las utilidades ayudará a compensar el aumento de los cargos por pérdidas crediticias”, señala el documento.

Los bancos tienen plata, pero...

Una de las condiciones que destaca Moody’s es que los bancos tienen una elevada liquidez, lo que “les ayudará a manejar las ajustadas condiciones financieras en el extranjero”.

De igual manera, “la baja dependencia de los mercados de capitales internacionales limitará el impacto de la volatilidad global en los bancos latinoamericanos. Los grandes volúmenes de depósitos estables y la fuerte demanda de los mercados de capitales locales son fortalezas clave”.

Pero eso si, “los plazos de vencimiento más cortos y los mayores costos financieros en los mercados locales ejercerán presión sobre los márgenes y podrían reducir los volúmenes de negocio en instituciones más pequeñas”.