calificadoras

Las 10 entidades a las que S&P Global Ratings les bajó la calificación tras decisión sobre Colombia

Luego del recorte de la nota a Colombia, la calificación de 10 empresas, entre públicas y privadas, se vio afectada.


Este miércoles, la agencia calificadora de riesgo S&P Global Ratings anunció la rebaja en la calificación crediticia soberana de Colombia a ‘BB+’ desde ‘BBB-’, con lo que el país perdió el grado de inversión y le asignó una perspectiva estable.

En línea con lo anterior, la agencia anunció el recorte de la nota a diez entidades financieras, corporativas y de infraestructura nacionales, así como les asignó una perspectiva estable porque están vinculadas de manera directa o indirecta al Soberano. Asimismo, la entidad afirmó la calificación de un proyecto.

La perspectiva estable de estas empresas refleja la de Colombia, porque en la agencia esperan que las calificaciones de estas entidades se muevan a la par con la del Soberano.

Al igual que la nota de Colombia, quedaron en ‘BB+’ las calificaciones de Ecopetrol S. A., Grupo de Inversiones Suramericana S. A., Isagen S. A. E. S. P. y Oleoducto Central S. A. (Ocensa).

De otro lado, quedaron con nota ‘BBB-’ desde el ‘BBB’, con una perspectiva estable asignada por la entidad, Enel Américas S. A. y Emgesa S. A. E. S. P.

La calificadora explicó que la nota de ambas entidades es más alta que la del país, principalmente por el apoyo potencial que recibirían en caso de dificultades financieras por parte de sus matrices, Enel S. .A en el caso de Enel Américas, y Enel Américas para Emgesa.

También bajaron las calificaciones de emisión de A.I. Candelaria España a ‘B+’ desde ‘BB-’, debido a que aún ven un nivel de diferencia debido a su dependencia total de los pagos de dividendos subordinados de su única inversión, Ocensa, que los distribuye después de fondear sus necesidades operativas y financieras.

Por último, confirmaron la calificación de ‘AA’ de la Sociedad Concesionaria Vial Montes de María S. A. S. (Puerta de Hierro). La perspectiva se mantiene estable.

Esta última acción de calificación se da tras el retiro de la propuesta de reforma fiscal del Gobierno en medio de altas presiones de gasto, lo que deriva en una probabilidad mucho menor de que Colombia mejore su posición fiscal luego de un reciente y marcado deterioro.

De igual manera, se vieron afectadas las calificaciones de tres entidades financieras del país, por el “riesgo país” al que se enfrentan, por ser emisoras de deuda de corto y largo plazo para la nación. Estas son Banco Davivienda, Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y Financiera de Desarrollo Territorial.

“Por lo tanto, bajamos las calificaciones crediticias de emisor de largo plazo del banco comercial Banco Davivienda S. A. y de dos entidades de crédito gubernamentales, Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y Financiera de Desarrollo Territorial S. A. (Findeter) a ‘BB+’ desde ‘BBB-’. Adicionalmente, bajamos las calificaciones de corto plazo de Banco Davivienda y Findeter a ‘B’ desde ‘A-3’”, señaló la calificadora.

A esto, la entidad sumó que la perspectiva de los tres bancos es estable, lo que refleja la calificación de Colombia. “La perspectiva estable de Colombia refleja nuestra opinión de que la recuperación económica, junto con algunas medidas fiscales, estabilizará el reciente empeoramiento de la carga de la deuda del Gobierno en los próximos dos o tres años”.

Para los casos específicos, S&P señaló que en el caso de Davivienda, la perspectiva estable permanecerá para los próximos 12 o 18 meses y la calificación se debe a que es poco frecuente que se califique a instituciones financieras por arriba de la calificación soberana de largo plazo, pues en periodos de estrés, las potestades regulatorias y de supervisión podrían restringir la flexibilidad financiera del banco.

“Esperamos que Banco Davivienda mantenga su posición de liderazgo en la industria bancaria colombiana, particularmente en el segmento de consumo, junto con su generación de capital interno estable para respaldar un índice de capital ajustado por riesgo (RAC, por sus siglas en inglés) proyectado por encima de 5 %”, señaló la calificadora.

En cuanto a las entidades financieras de propiedad estatal, FDN y Findeter, las calificaciones se moverán conforme cambien las del país. “No obstante, podríamos bajar las calificaciones de Findeter y FDN si revisamos nuestra evaluación de la probabilidad de apoyo extraordinario del Gobierno a una categoría más débil, debido a un cambio en nuestras expectativas de la relación de los bancos con el Gobierno”, destaca el informe.

Pese a las proyecciones, S&P fue enfático en señalar que espera que ambas entidades sigan desarrollando e implementando políticas públicas para apoyar el financiamiento de proyectos de infraestructura urbana sostenible.