Tendencias
José Antonio Ocampo, exministro de Hacienda de Colombia y profesor de la Universidad Columbia de Estados Unidos.

macroeconomía

¿Se equivocó S&P al bajarle el grado de inversión a Colombia?

José Antonio Ocampo, excodirector del Banco de la República, afirmó que la decisión de la calificadora fue equivocada.

La decisión que tomó la calificadora de riesgo Standard & Poor’s en la noche de este miércoles llamó la atención de los colombianos: decidió rebajar la calificación de Colombia desde BBB- hasta BB+, lo que provocó que el país perdiera su grado de inversión.

Colombia fue duramente golpeada por la pandemia, no solo a nivel sanitario sino en materia económica. Hace pocos días, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) daba una buena nueva al país: en el primer trimestre del año la economía colombiana creció un 1,1 %, volviendo a números positivos desde que inició la pandemia.

La reacciones a la decisión de S&P no se hicieron esperar y pronto el excodirector del Banco de la República José Antonio Ocampo calificó este anunció como un “error” a través de su cuenta de Twitter. Pero, ¿a qué se refería el economista con un error? En diálogo con Semana Noticias, el excodirector habló sobre la decisión de S&P, los efectos que acarrea para la economía, entre otros temas.

SEMANA: ¿Por qué dice que se equivocó S&P al bajar el grado de inversión de Colombia?

José Antonio Ocampo: Yo he sido, desde hace mucho tiempo con otros analistas, muy crítico de la decisión de las calificadoras de riesgo de aumentar o mejorar las calificaciones durante los auges económicos y, después, recortarlos durante las crisis. En nuestra jerga, tener un sistema de calificaciones procíclico.

Creemos que esa no es la función de una calificadora de riesgo. La calificadora tiene, más bien, que juzgar la sostenibilidad de largo plazo de un país o de una empresa, no estar -digamos- brincando con lo que pasa coyunturalmente, porque eso no necesariamente refleja ninguna situación de largo plazo.

Por eso yo considero que esos cambios de calificación durante las crisis o durante los auges, cuando suben las calificaciones, son equivocados. Ese no es el criterio con el cual deben trabajar las calificadoras de riesgo.

SEMANA: Es de recortar que Colombia ha sido un país que se ha destacado porque ha sido macroeconómicamente estable para los inversionistas. Empiezan a surgir muchas dudas sobre las decisiones que vayan a tomar las otras calificadoras de riesgo, Moody’s y Fitch Ratings. ¿A usted qué opinión le merece?, ¿cuáles serán esas medidas que tomarán estas calificadoras de riesgo?

J. A. O.: No sabemos, obviamente. De todas maneras, hay que resaltar que precisamente estas dos calificadoras siguen manteniendo a Colombia con lo que se llama el grado de inversión, entonces Colombia sigue teniendo grado de inversión. Si una de ellas cambia su visión, podría verse afectada.

Ahora, yo tengo la impresión de que en esos dos casos la situación es relativamente positiva en el sentido de que Fitch ya dijo que, si Colombia hace una reforma que aumente el recaudo en el 1 % del PIB, mantendría la calificación. No dijo eso exactamente, pero fue lo que dio a entender.

Hay que recordar que en el nuevo ministro de Hacienda está hablando de una reforma tributaria que recaudaría unos 15.000 millones de dólares, que son más o menos un punto y medio del PIB. Además, es lo que han planteado las propuestas del sector gremial, que tendrían una gran probabilidad de ser aceptadas por el Congreso, a mi juicio.

En el caso de Moody’s, Colombia está dos niveles por encima de lo que se llama el grado de inversión, entonces aun si nos bajan un nivel, continuaríamos teniendo grado de inversión. Es muy probable que Colombia mantenga el grado de inversión. Incluso lo que dijo S&P es que la situación de Colombia es estable, eso quiere decir. Que es probable que si, por ejemplo, se toma la decisión de promover una reforma tributaria de ese tamaño modesto que mencioné, entonces volverían a poner a Colombia con el nivel de grado de inversión.

SEMANA: Esta decisión que tomó S&P está basada en esa reforma tributaria fallida que fue retirada del Congreso de la República el pasado 2 mayo, ¿qué significa eso del grado de inversión y cómo traducirlo para que sea más amable ese lenguaje económico, para que la gente entienda qué significa, qué pierde Colombia con estas medidas que toma S&P?

J. A. O.: Lo que significa el grado de inversión es que algunas entidades que tienen que invertir en títulos financieros muy seguros no pueden hacerlo. Yo diría que, en particular, los fondos de pensiones. Quiere decir que cuando se pierde el grado de inversión nos saca de una parte del mercado. Es como decir “bueno, ese título es seguro”, frente a los que no tienen grado de inversión, a los que en la jerga de estos debates se les llama especulativos. No es que necesariamente lo sean, pero sí que así se le denominan. Entonces, S&P nos pasó a grado especulativo en vez de tener grado de inversión.

El impacto más grande es que al sacarnos de una parte del mercado, el atractivo de comprar títulos colombianos baja, eso hace que baje el precio de los bonos colombianos y suban las tasas de interés. En el mundo financiero, en un bono, cuando uno baja el precio, está subiendo la tasa de interés y viceversa. Ha venido ocurriendo ya. Esperando a que en Colombia se redujera la calificación, ya los bonos colombianos habían aumentado ligeramente su precio en su tasa de interés en el mercado.

Hoy lo que ocurrió, sin embargo, fue lo mínimo, subió inicialmente el margen de riesgo y después bajó, de manera que el impacto fue muy poco, como se vio en la tasa de cambio. La tasa de cambio también reaccionó al alza al comienzo de la jornada y después se redujo la tasa de cambio. Fue un impacto relativamente moderado.

Curiosamente, el impacto de esta decisión de S&P fue bastante moderado.

Vea la entrevista completa aquí.