mintrabajo

Pensiones, cajas de compensación y sindicatos, en la mira de la nueva ministra de Trabajo

En entrevista con SEMANA, Gloria Inés Ramírez expone la forma en la cual abordará estos temas dentro del sistema pensional.


Colombia lleva dos décadas sin tocar el sistema pensional, pues se trata de uno de los temas más sensibles, lo que lleva a los gobiernos a aplazar y aplazar la tarea.

En consecuencia, tenemos las estadísticas más inverosímiles: dos regímenes pensionales, uno público y el otro privado. El primero tiene 6,7 millones de afiliados y el segundo, en cuatro administradoras de fondos de pensiones, cuenta con 18,2 millones. Colombia gasta billones de pesos para pagar las pensiones y, sin embargo, los viejos están desamparados, el 4,9% de los pensionados está en condición de pobreza y, aún peor, un 0,2% registra en la franja de pobreza extrema. En general, el 94,5% en el total nacional de los mayores en condición de pobreza monetaria no tienen acceso a pensión.

La Ocde recomendó al país, recientemente, transformar de pies a cabeza el sistema pensional. Por ello, será una de las prioridades de la nueva ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, quien habló en SEMANA sobre varios de los temas gruesos que abordará.

Pensiones

Varios estudios en Colombia, donde el tema pensional está sobrediagnosticado, se ha mencionado la necesidad de hacer una revisión a la edad de las pensiones, teniendo en cuenta que ahora la población vive más, principalmente las mujeres, que se jubilan a los 57 años, cinco años antes que los hombres (a los 62 años).

Con respecto al tema pensional, esto dijo la ministra. “Vamos a propender para que este beneficio temporal que es un derecho para quienes terminaron su actividad laboral puedan tener una vida digna al final de sus días. Vamos a generar políticas para que la mayoría de colombianos tengan el beneficio pensional”.

Para ella, igualar la edad de pensión de las mujeres con la de los hombres, lo que a juicio de algunos expertos podría nivelar la cancha en materia salarial al final de la vida laboral, pues, hasta el momento, el género femenino recibe menos ingreso por mesada, al cotizar menos, Ramírez dijo que es un tema polémico y que está dispuesta a dar el debate. “Algunos piensan que aumentar las licencias de maternidad es quitarle oportunidades a las mujeres. Yo creo que hay que hacer es lo contrario, trabajar para que las mujeres sean beneficiadas”.

Davivienda estrena la Cuenta Móvil Pensión, para que los jubilados administren su dinero desde el celular.
Pensionados, muchos ganan pero salarios muy bajos. - Foto: Getty Images

Ramírez argumentó que, cuando hablamos de edad diferencial, no se trata solo de un capricho, “es una compensación a un tema biológico, a la realización de las tareas formativas más allá de las productivas a expensas de su propio desarrollo”.

Por esa razón, ante la diversidad de puntos de vista, sostuvo que es necesario buscar caminos para llegar a un acuerdo.

Cajas de compensación

Sobre las cajas de compensación, que en varias ocasiones han estado en el ojo del huracán, como candidatas para que los recursos que manejan, los cuales son aportados a título de parafiscales, por los empleadores, la ministra Ramírez también destapó sus cartas.

“Yo soy defensora de las cajas de compensación, pero eso no quita que haya que revisar el papel que están cumpliendo, los servicios que están ofreciendo. Sobre ellas hicimos un debate profundo en el Congreso de la República, enfocado al subsidio al desempleo”.

A juicio de la ministra, el subsidio al desempleo está mal estructurado y cree que “el no fue el mejor manejo que le dieron las cajas”.

En general, expresó que las cajas “ha perdido la esencia social que tienen”. Por ello, sostuvo que viene con el ánimo, “no de destruir, sino de hacer que se cumplan las metas misionales para las cuales fueron creadas, las cuales, siento que están distorsionadas”.

Compensar cuenta con varios programas enfocados en los adultos mayores.
Cajas de compensación. - Foto: Cortesía Compensar

Esto piensa de los sindicatos

La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, ha sido la única presidenta que ha tenido Fecode, gremio de educadores. Su activismo sindicalista ha sido bien conocido en el país, al igual que su militancia en la izquierda, lo que ha causado expectativa, de cara a las negociaciones del salario mínimo que se darán en el segundo trimestre del año en la mesa tripartita: gobierno, empresarios y sindicatos.

Por ello, SEMANA la indagó sobre su pensamiento con los sindicatos, ahora que está en el lado del gobierno, el cual es mediador en las mesas de concertación con los trabajadores.

A su juicio, es necesario revisar la razón por la cual, “Colombia solo tiene el 4 % de la población económicamente activa sindicalizada. Eso ya debe motivar un cuestionamiento para la democracia”.

Es así como, uno de los interrogantes que tratará de resolver es el motivo por el cual, en el país, no se ha avanzado en el sindicalismo si, “es un tema de democracia”.

Además, la misma Ocde ha sugerido que los países deben avanzar en permitir las formas de organización de los trabajadores.

Las actividades académicas retornan a la normalidad el viernes 15 de julio.
Sindicatos, en la mira de la ministra de trabajo. - Foto: Sindicato SES.

Durante la entrevista, a la ministra se le indagó acerca de si creía o no que una de las causas del menguamiento de los sindicatos es que algunos se han torcido y entran en terrenos de corrupción.

Al respecto sustentó. “Puedo estar de acuerdo en muchas de esas percepciones. Pero lo que si quiero es llamar la atención acerca del hecho de que en un país con una población económicamente activa, de 23 millones de personas, solo el 4 % sea sindicalizado”.

Para Ramírez, la misma institucionalidad en Colombia es perversa y va en contra de la asociación de los trabajadores. “Los contratos laborales se han precarizado. Cuando te dan uno advierten que la persona no te puedes sindicalizar, si lo hace se arriesga a que le quiten el contrato. Entonces, los trabajadores tienen que exponerse a armar sindicatos para lograr fueros sindicales y de esa manera estamos deformando el derecho a la asociación”, explicó.

La solución, desde su perspectiva, es, “romper esa cadena perversa, trabajando en una nueva visión en la que todos entendamos que los sindicatos son parte importante de la democracia, son lo que demuestra cuán fuerte democráticamente es un país”.