alimentos

Precio de los granos se acerca a máximos históricos por la guerra en Ucrania

El mundo sigue afectado por los efectos inflacionarios que genera este conflicto en Europa.


Tal y como se pronosticó desde su comienzo, la guerra en Ucrania está golpeando seriamente la economía de las diferentes naciones en el mundo, que ven cómo crece la inflación sin que puedan hacer algo al respecto y, con esto, el bolsillo de millones de personas que sienten que el dinero alcanza cada vez para menos cosas.

No obstante, la mala noticia es que esto, según organismos como la FAO, es apenas el comienzo, ya que todavía hay stocks de diferentes clases de productos y no se siente con toda su fuerza el paro en la producción agrícola y de fertilizantes que trajo consigo la guerra declarada por Rusia.

El análisis de los expertos da cuenta de que el punto máximo de incremento en el precio de los alimentos y productos derivados del agro no se verá sino hasta el último cuatrimestre del año. Sin embargo, los precios de los granos volvieron a subir esta semana, en particular el trigo y el maíz, que rozan sus máximos históricos, en medio de la guerra en Ucrania y con la perspectiva de una caída de las reservas mundiales de trigo.

Los precios están “en niveles cercanos a los máximos registrados, la situación en Ucrania no mejora, y esto cobra más importancia a medida que nos acercamos a períodos cruciales para las siembras de primavera”, alertó Gautier le Molgat, analista de Agritel.

Antes de la guerra, Ucrania, un país que era conocido como “el granero de Europa”, exportaba 12 % del trigo, 15 % del maíz y 50 % del aceite de girasol a nivel mundial. No obstante, “la continuación del conflicto dilata la capacidad de Ucrania para volver al mercado y el momento en que los puertos podrán volver a exportar”, según advierte Edward de Saint-Denis, corredor de Plantureux y Asociados.

La capacidad de exportación de Ucrania se vio reducida al 10 % de su potencial, y únicamente por rutas y trenes. Los puertos vecinos del mar Negro en Bulgaria y Rumania están saturados.

“Está claro que plantaron trigo, pero ¿podrán cosechar y luego exportarlo? Esa es la pregunta que se hace el mercado e impulsa los precios al alza”, afirmó Jason Roose, de US Commodities.

Incluso las condiciones para sembrar son difíciles, ya que según Edward de Saint-Denis, “lo que constatamos con nuestros clientes en el lugar, es un gran problema por falta de carburante para las maquinarias” agrícolas.

Un duro golpe a la inflación que no baja

“El mercado continúa acumulando primas de riesgo cada día: prima por inflación, prima por la guerra, prima por el clima”, resume Jason Roose, de US Commodities, quien añadió que “el sector agrícola capta la atención del mundo entero”.

Los precios de los cereales son impulsados también por los del petróleo. El alza del crudo conlleva una subida de los oleaginosos, utilizados en la producción de gasoil, como la colza o la soja, y del etanol a base de maíz en Estados Unidos.

Precisamente en suelo estadounidense, el estado de los cultivos de trigo es mediocre y las siembras de maíz comienzan lentamente, según un informe del Departamento de Agricultura (USDA).

El tiempo frío y húmedo en el centro oeste del país, seco en las grandes planicies del sur, “no es ideal para el inicio de los cultivos”, lo cual también sostiene los precios, indicó Roose.

El maíz, cuyo precio en Chicago está en un máximo en más de diez años, también se benefició por las gigantescas compras de China en las últimas semanas.

“China fue un muy importante comprador de maíz estadounidense en las últimas dos semanas, pues necesita alimentos para animales, y Ucrania no puede ofrecerlos”, dijo Jack Scoville de Price Futures Group. China compró dos cargamentos de un millón de toneladas cada uno.

Roose, de US Commodities, se pregunta si Pekín “tendrá el poder de compra para adquirir más (granos) con precios a este nivel”.

En tanto, el alza de los precios de la soja, también cerca de máximos históricos, se tambaleó un poco en los últimos días por “preocupaciones sobre la demanda china, debido a los confinamientos por el covid allí”, sostuvo Scoville.

“China no fue mencionado (para la soja) en los informes de ventas cotidianos del USDA en las últimas dos semanas”, añadió el analista, quien matizó que la oferta disponible de la oleaginosa para exportar desde América del Sur es limitada.

“En general, los operadores están tensos, y la industria se ve obligada a enfrentar una inflación galopante en las materias primas y en sus costos de producción”, señaló Edward de Saint-Denis, de Plantureux y Asociados.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.