inversión

Estafas: estos son algunos de los métodos más comunes en Colombia

El esquema piramidal, el phishing o la estafa por premios o loterías son algunos de los tipos más utilizados por los estafadores.


A lo largo de la historia han existido individuos reconocidos por sus métodos de estafa. Desde el italiano Carlo Ponzi, a principios del siglo XX, quien diseñó lo que hoy se conoce como las estructuras piramidales; hasta Berrnardf Madoff, un exfinancista estadounidense condenado a 150 años de prisión por timar a miles de personas y crear un sistema que le reportó ingresos valorados en 68.000 millones de dólares, son muchos los embaucadores que se han aprovechado de ingenuos inversionistas para robarles su dinero.

En este sentido, y de acuerdo con el Reporte Global de Fraude 2021, realizado por la central de información financiera Experian Datacrédito, Colombia es la tercera nación de América Latina más afectada por los fraudes.

Aunque los tipos de estafa son variados, existen una serie de técnicas que son replicadas por los estafadores en este país y en el mundo en general. Aquí una lista de las más comunes.

Fraude en línea

Según Colombia Fintech, durante el 2020 el fraude en línea creció en un 409% a raíz de la pandemia del coronavirus.

La asociación de empresas fintech de Colombia remarcó que en el país se han visto afectados micro, macro empresarios y personas, debido a los fraudes y suplantación de identidad que se hace a través de canales digitales.

Los tipos de fraudes más frecuentes fueron la suplantación de identidad (fishing), la creación de páginas falsas de empresas para captar información y contraseñas de los usuarios, y el fraude por redes sociales.

Estafa piramidal

La estafa piramidal o “esquema Ponzi” es un sistema que promete altas rentabilidades en poco tiempo a través de la captación de dinero de nuevos inversores. Ese dinero se reutiliza para cubrir los dividendos de los viejos inversionistas y generar la apariencia de liquidez. Sin embargo, todo se acaba cuando dejan de ingresar nuevos aportantes de capital.

Pese a que fue un método aplicado por el inmigrante italino Carlo Ponzi en Estados Unidos durante los primeros años del siglo pasado, todavía es común que muchas personas sean víctimas de este esquema que, por lo regular, ofrece intereses de 8% o 10%.

Cabe destacar que “muchas estafas piramidales se asemejan a las empresas de mercadeo multinivel, las cuales también implican la incorporación sucesiva de personas nuevas a la operación. Sin embargo, la diferencia fundamental es que una empresa legítima de mercadeo multinivel se concentra en reclutar gente para que venda el producto, mientras que los promotores de estafas piramidales ponen énfasis en el reclutamiento en sí”, señaló un artículo de la American Association of Retired Persons (AARP).

Phishing

El phishing, por su parte, es una técnica de fraude cibernético que utiliza el engaño para manipular a las víctimas y obtener información personal confidencial. En este caso, el estafador realiza el timo mediante correos electrónicos, mensajes de texto y, en algunos casos, llamadas telefónicas con el fin de obtener los números de tarjeta de crédito o los datos de cuentas de ahorros.

Un informe de la Universidad Nacional de Luján de Argentina indicó que una de las mejores formas de evadir ese tipo de fraude es filtrar bien los correos basura (SPAM), ya que son el principal medio de distribución de mensajes engañosos. También es importante saber que ninguna entidad responsable le solicitará a alguien los datos confidenciales por correo electrónico, teléfono o fax. Por último, es determinante verificar la fuente de la información y comunicarse telefónicamente con la empresa en cuestión mediante los números que figuran en la guía telefónica.

Estafas de sorteos o loterías

Este tipo de estafa se hace regularmente por llamadas telefónicas. Los estafadores le aseguran a la persona que ganó un premio pero debe depositar dinero para cobrarlo. Otros solicitan información personal para ser parte del “concurso”.

En este sentido, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos advirtió: “los verdaderos premios son gratis. Así que si alguien le dice que pague un cargo para cubrir ‘impuestos’, ‘gastos de despacho y envío’ o ‘cargos de procesamiento’ para poder recibir su premio, usted está tratando con un estafador. Y si le piden que pague con una transferencia de dinero, enviando dinero en efectivo o con tarjetas de regalo o criptomonedas para obtener su premio, no lo haga. Los estafadores usan estos medios de pago porque es difícil rastrear quién cobró el dinero”.

Los métodos de persuasión se enmarcan en asegurar que la víctima debe “actuar ya” para reclamar el premio sin darle tiempo para evaluar lo que realmente está sucediendo.