búsqueda de trabajo

Mentir en una entrevista laboral: ¿es tan malo como parece?

Ron Friedman, psicólogo y autor del libro ‘The Best Place to Work’, manifestó que el 81% de las personas mienten en una entrevista de trabajo.


Mentir en una entrevista laboral es uno de los errores más frecuentes que cometen los aspirantes a un trabajo determinado. En este sentido, el nerviosismo o la posibilidad de no obtener el puesto suelen ser los principales motivos para decir falsedades en este tipo de escenarios.

Sin embargo, algunos expertos aseguran que no todas las mentiras pueden considerarse como algo negativo. El autor de El libro de la entrevista de trabajo, Luis Puchol, le explicó al diario El País que “los candidatos a un empleo, en general, más que mentir, exageran”. En ese sentido, utilizar un discurso donde se potencian las habilidades no es propiamente un gran error al momento de enfrentar una entrevista laboral. Ahora bien, no es recomendable abusar de las exageraciones.

Cuando un profesional en recursos humanos detecta que el candidato miente, suele anular todas sus opciones. “Alguien que afirma haber trabajado en una empresa donde no lo ha hecho o asegura tener una formación que no ha recibido, nunca será de fiar”, subrayó Puchol.

El experto le comentó al diario español que magnificar los méritos propios o aumentar la suma de dinero que realmente se percibía en el trabajo anterior no es precisamente un agravante. “Estas exageraciones entran dentro de lo tolerable e incluso de lo admisible, porque es normal que la persona intente vender de la mejor manera posible su candidatura. Es más, en cierto modo, es una forma de mostrar interés y motivación por conseguir la vacante”, añadió Puchol.

Así las cosas, la directora de selección de Adecco, Patricia Castañeda, destacó que también es importante evitar maximizar los aspectos frágiles. “Se trata de disfrazar una fortaleza con una debilidad. Es decir, la idea es que el entrevistador perciba como algo positivo una actitud que se ha presentado como un punto débil. Un buen ejemplo sería que el candidato dijera: ‘No sé poner límites entre el trabajo y la vida personal, siempre me llevo los problemas de la oficina a casa’. En este caso, la interpretación que haría el entrevistador sería que el postulante adolece de una alta capacidad de implicación con la empresa, algo que, lejos de ser negativo, favorecerá su candidatura”, dijo Castañeda en El País.

Cabe destacar que Ron Friedman, psicólogo y autor del libro The Best Place to Work, manifestó que el 81% de las personas mienten en una entrevista de trabajo.

¿Cuáles son las mentiras más comunes en una entrevista de trabajo?

El principal error que cometen los candidatos es mentir en la información relevante de su hoja de vida. Añadir estudios que nunca se realizaron o asegurar que se hablan varios idiomas cuando no es verdad son detalles inadmisibles para los reclutadores o expertos de recursos humanos.

Una investigación de la plataforma ResumeLab en Estados Unidos determinó que el 36% de los aspirantes a un trabajo mintieron en su hoja de vida, mientras que el 93% de los encuestados aseveró conocer a personas que falsearon sus CV (curriculum vitae).

Otras falacias frecuentes son exagerar el tiempo que se trabajó en los empleos previos o asegurar que se tienen conocimientos en determinados programas computacionales.

Finalmente, un estudio del Harvard Business Review determinó que es mucho mejor adoptar una postura auténtica y ser uno mismo antes que decirle al personal de recursos humanos lo que quiere oír.

“La gente experimenta más ansiedad cuando se ciñe a las preferencias de otra persona ‒lo que en última instancia dificulta su desempeño‒ en comparación a cuando se comportan de forma auténtica”, puntualizó el estudio.

Los expertos concluyeron que una entrevista laboral exitosa puede representar, en muchos casos, hasta el 60% de probabilidades de conseguir el puesto.