Tendencias

Home

Gente

Artículo

El príncipe Andrés ha estado alejado del público en Balmoral, el castillo de descanso de la familia real en Escocia. Muchos creen que su silencio es un error.
El príncipe Andrés ha estado alejado del público en Balmoral, el castillo de descanso de la familia real en Escocia así como ahora se mantiene en el Royal Lodge en Windsor. Foto: Getty Images - Foto: Ian Forsyth-getty images

gente

El príncipe Andrés se esconde ante denuncias de abuso sexual

El tercer hijo de la reina Isabel II atraviesa acusaciones de abuso sexual a una menor de edad, además de que es investigado por sus vínculos con Jeffrey Epstein.

Andrés ha desaparecido de la imagen pública después de ser declarado como una ‘persona de interés’ en el caso de Jeffrey Epstein, depredador sexual condenado con quien, según denuncias, tuvo grandes vínculos. Además, Andrés fue acusado de haber violado, en tres ocasiones, a la víctima de tráfico sexual de entonces 17 años Virginia Roberts, por lo que ahora el hermano de Carlos se refugia en las propiedades reales por todo el Reino Unido.

Según el diario The Sun, el hecho de que el príncipe se mantenga encerrado en su casa se debe a una intención de evadir las citaciones judiciales, ya que los guardias de la realeza detuvieron “múltiples intentos” de abogados de entregar el documento al duque de York en Royal Lodge, la residencia de campo oficial del hijo tercero de la reina Isabell II. Aún así, parece que no podrá huir de las acusaciones y denuncias de los tribunales estadounidenses, que pretenden hacerle responder preguntas sobre qué tan cercana era su relación con el magnate Jeffrey Epstein.

Se dice que será cuestión de tiempo antes de que Andrés tenga que afrontar la realidad de su caso, ya que Virginia Roberts lo acusó de haberla violado en varias ocasiones cuando ella era una “niña asustada y vulnerable”. Además, según su testimonio, el príncipe fue “uno de los hombres poderosos a quien fue entregada” por el magnate Jeffrey Epstein para fines sexuales. Afirma, además, que Andrés estaba al tanto de que ella era víctima de tráfico sexual, pidiendo el pago de una indemnización de parte de él.

El príncipe y Viriginia Giuffre, entonces Roberts, en la casa de Ghislaine Maxwell, en Londres. A pesar de esta evidencia, Andrés ha dicho que no recuerda haberla conocido.
El príncipe y Viriginia Giuffre, entonces Roberts, en la casa de Ghislaine Maxwell, en Londres. A pesar de esta evidencia, Andrés ha dicho que no recuerda haberla conocido. - Foto: © 2020 REX Features/Shutterstock /The Grosby Group

Desde Estados Unidos siguen existiendo múltiples presiones para que el príncipe Andrés tenga que comparecer ante la justicia. Según un funcionario del gobierno de Estados Unidos le dijo a un reportero del periódico británico The Sun: “Estados Unidos y el Reino Unido tienen una relación cercana, productiva y resistente en la aplicación de la ley y la asistencia legal mutua. Permanecemos en estrecho contacto en muchos casos activos a diario y continuaremos buscando asistencia en asuntos penales a medida que proporcionamos una asistencia similar a cambio“.

Aunque el comentario no mencionó a Andrew por su nombre, The Sun dejó en claro que la respuesta se dio en el contexto de consultas sobre el tercer hijo deshonrado de la reina.

La gran preocupación y frustración que ha llegado desde Norteamérica es la falta de cooperación del monarca con el Departamento de Justicia estadounidense, a pesar de haberse comprometido a responder a cualquier pregunta y a cooperar en los casos de Epstein en una notoria entrevista con la BBC en 2019 y en posteriores ocasiones. Pero que según la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York, han querido hablar con él, pero no han podido hacerlo.

Andrés perdió su trabajo en la realeza por el caso Epstein. La reina también le quitó sus honores militares y no ha vuelto a aparecer en eventos oficiales. Foto: Getty

Esa oficina trató de presionar a Andrew este mes al informar que era una “persona de interés” en la investigación del alcance del poder de Epstein, considerándolo “al menos” un testigo. El año pasado se informó que el Departamento de Justicia había enviado un documento formal conocido como una solicitud de asistencia legal mutua al Ministerio del Interior de Gran Bretaña para tratar de forzar la cooperación del príncipe.

Pero hasta ahora ha demostrado ser capaz de hacer caso omiso de esta y otras demandas para que coopere, incluida la presentación de una demanda civil contra él por Virginia Roberts.

Si bien, entregar documentos al príncipe Andrés en persona no es una necesidad legal, se sospecha que el abogado de Virginia Roberts, David Boies, está interesado en crear una narrativa visual de que el monarca no quiere responder ante las acusaciones, manteniéndose escondido en el Royal Lodge en Windsor. Por ahora, se considera poco probable que Andrés responda a la demanda civil.