Home

Gente

Artículo

.
Socorro OliverosEsposa de Rodolfo Hernández - Foto: cortesía RH

elecciones

“Es una macha”: la historia de cómo la esposa de Rodolfo Hernández fue la que lo hizo rico, según él

Ella ha logrado mantener un bajo perfil, a pesar de la creciente popularidad de su marido. Pero es su gerente de campaña, su mayor consejera y quizás la única que le jala las orejas. Hay quienes dicen que es Rodolfo en versión femenina.

A Socorro Oliveros de Hernández nunca la vieron por la alcaldía de Bucaramanga. A pesar de que su esposo comandaba la bella capital de Santander, ella jamás hizo presencia por esos lares. Mientras el ingeniero tuvo el mando de la ciudad, a Socorro, en cambio, sí se le veía mucho por la constructora HG. Allá siempre está de bota, casco y gafas protectoras. Conoce el negocio como nadie y ha estado al frente de este por dos décadas.

Siga la transmisión de SEMANA

En campaña no apareció casi nunca públicamente. Apenas hizo una entrevista para televisión, en la que recibió a los periodistas en una obra en Bucaramanga. Igual de simpática que el ingeniero en esa entrevista se mandó varios apuntes de antología. Describió su relación con Rodolfo como es google trends, con subidas y bajadas, “con dificultades. Pero aseguró que la gente ve a su marido muy bravo en lo público, pero que en lo privado es un “merengue” y quela que más lo regaña es precisamente ella.

El ingeniero suele decir que la “macha” para la plata es ella y que sino fuera por su inteligencia y don de mando no habrían construido lo que tienen. En Bocas reveló que incluso es quien administra el dinero. “Ella ahorra todo, tiene un sentido de la racionalización del gasto. Yo soy más suelto. Si un hombrecito me está vendiendo un lote de hierro en un almacén, yo pido rebaja, pero ella es la que lleva la plata y le dice: “Aquí tengo la plata, pero le doy tanto”. Es terrible para el que vende, pero es muy bueno para la empresa”, dice.

Rodolfo Hernández con la esposa e hijo foto antigua
Cortesía campaña Rodolfo Hernández - Foto: Cortesía campaña Rodolfo Hernández

El mes, la pareja llegó a sus bodas de oro: 50 años de casados. Se conocieron en un paseo de río al que el fue con otra amiga. Allá conoció a Socorro y cuando volvieron decidió llamarla. Rodolfo cuenta que casarse con ella fue lo más acelerado que ha hecho. Adelantó la misa para sellar esa unión por lo católico y el evento sucedió finalmente el 6 de abril de 1976.

La pareja comenzó su vida de casados con gran amor, pero con los años comenzó a sentir la ausencia de los niños que no llegaban al hogar. Decidieron entonces adoptar un bebé. Como contó SEMANA en un reciente reportaje, un día Socorro tomó un carro y pidió que la llevaran a un orfanato dirigido por religiosas católicas, en Bucaramanga.

Y allí, después de cumplir con las normas y documentos exigidos, le entregaron a Juliana. Fue tanta la alegría que inundó el hogar con la niña, que Hernández pidió a su esposa regresar al mismo lugar y adoptar un segundo bebé. Querían un hombre y completar la pareja. Uno de los huérfanos, Mauricio, se aferró al dedo de Socorro al verla y no se desprendió de ella. Ambos entendieron que se trataba de un mensaje divino. Era el escogido.

Después de que los dos bebés iluminaron el hogar, Socorro finalmente quedó embarazada y nacieron sus otros dos hijos, Luis Carlos y Rodolfo José. La historia de Juliana fue ampliamente conocida en esta campaña y es el mayor dolor que carga la pareja, especialmente Socorro que tenía con ella una relación entrañable.

En 2004, La joven se fue de paseo con sus amigas de quinto semestre de derecho de la Universidad Santo Tomás. Todas se quedaron en una finca cerca de Ocaña. Según cuentan, hombres armados se llevaron a Juliana y a una de las compañeras, a la que liberaron al poco tiempo, pues era claro que su familia no tenía con qué pagar el rescate. A Juliana se cree que la mataron, aunque nunca apareció el cuerpo.

Rodolfo Hernández de joven junto a su esposa
Cortesía campaña Rodolfo Hernández - Foto: Cortesía campaña Rodolfo Hernández

La familia de Socorro lleva años intentando sanar este dolor. Han buscado por muchos medios encontrar la verdad, han hecho meditación, se han entregado a la oración. Rodolfo ha dicho que se arrepiente de no haber pagado el rescate, pues el sufrimiento ha sido inmenso, pero también se ha sostenido en que lo que hicieron para evitar una historia sin fin de extorsión.

Socorro ha vivido las duras y las maduras con Rodolfo. Lo de Juliana ha sido lo más duro, pero no lo único. En 1994 casi quiebran. Rodolfo le contó a Vicky Dávila en una portada de SEMANA que ese momento juró no volver al banco. No porque fuera malo ni bueno, sino porque se puso a hacer cuentas de cuánto pagaba de intereses por la financiación de los proyectos de vivienda y resolvió hacer un plan para cancelar todo y trabajar con capital propio.

Desde ahí la pareja comenzó a ser muy parca en los gastos. “Uno no se quiebra de vivir bien, sino de hacer negocios pendejos”, suele decir él. La pareja hoy maneja una fortuna cercana a los 100 millones de dólares. Son una de las grandes fortunas del departamento. Pagan 20 millones en impuestos diarios. 7.000 millones al mes.

Si su esposo es presidente, Socorro será una primera dama muy atípica, quizás la más distinta que ha tenido el país. Comenzando porque ya anunciaron que no vivirán en la Casa de Nariño, sino que la convertirán en un museo de arte contemporáneo, arte moderno y una sala de arte itinerante de nivel internacional. Abrirá a las 10:00 a. m. y cerrará a las 4:00 p. m. Tampoco tendrán avión grande, pues considera él que se monta mucho lagarto.

Rodolfo ha sido polémico en lo que respecta a su familia. En la semana previa a la elección se conoció un audio en el que él, a propósito de Socorro, decía “es bueno que ella haga los comentarios y apoye desde la casa. La mujer metida en el Gobierno, a la gente no le gusta… ven que es invasiva, que ella no fue a la que eligieron, al que eligieron fue al marido. Entonces, si hay algo que me tenga que decir, Socorro, mi esposa, ella me lo va a decir en la casa. ‘Hombre, yo estoy viendo eso, analicemos eso’”.

Las redes cayeron con ferocidad contra Rodolfo, pero la realidad es que fue descontextualizado. El ingeniero no decía eso por machismo, sino porque piensa que la familia no debe inmiscuirse en los gobiernos. A Vicky Dávila le había dicho: “mi familia no tiene ningún poder allá. Es más, después de la posesión voy a mandar una circular a todas las dependencias del Estado, a los ministros, a los directores de los departamentos, que ni mi esposa, ni mis hijos, ni mi mamá, ni nadie de mi familia puede intervenir en el funcionamiento del Estado”.

Lo que siempre ha dejado claro el candidato es que la que manda en la casa es ella. Es Rodolfo en versión femenina. “La gente piensa que mi esposo es cascarrabias, pero no. La malgeniada soy yo”, le dijo a SEMANA recientemente.

Socorro, declarada fanática número uno del exalcalde de Bucaramanga, ha leído la Constitución Política en busca de algún artículo que diga que ella, en caso de que su esposo sea presidente, puede seguir siendo como es: una mujer común y corriente, alejada de la prensa, de los fotógrafos y otras tantas obligaciones que no van con su personalidad.

Con Rodolfo llevan cinco décadas de conocidos y nunca imaginó que terminaría convertido en político. Hernández siempre fue empresario, un ingeniero destacado que un día, según cree Socorro, creyó que había hecho todo en la empresa privada y quiso saltar al escenario público. En 2005, cuando se lanzó a la alcaldía de Bucaramanga, ella tuvo más de un disgusto, pues la política no le gustaba.

Pensaba, por ejemplo, que ser alcalde no era un honor, sino un deshonor. “Yo llamaba a mis hijos y les decía: ‘Miren la locura en que está su papá’”.

Días después le preguntó sin rodeos a su esposo por qué quería ser alcalde y él prefirió guardar silencio. Pero en el computador personal sorpresivamente apareció una carta con la respuesta. Socorro entendió y se convirtió en una obrera más de su campaña política.

Con un chaleco y una cachucha, empezó a recorrer las calles de su ciudad natal para ayudarlo. Y en su empeño de conquistar la Presidencia ha desempeñado un papel clave. En la recolección de firmas “se me encalambraban las manos recogiendo apoyos”.

En cuanto llega ese momento, desde su propia oficina, Socorro golpea la pared que separa el espacio de su cónyuge y ambos salen a un almuerzo familiar hasta las cinco de la tarde. El domingo reservan la jornada para hijos y nietos. Todos viajan a la finca para coger fuerzas para la siguiente semana.