cartagena

Haciendo ‘vaca’, Alejandro Riaño busca cambiar caballos por coches eléctricos en Cartagena

El humorista hizo una Vaki en sus redes sociales con la que pretende darle el primer coche eléctrico a la ciudad en Cartagena sin la necesidad de seguir usando los caballos para halar.


El comediante Alejandro Riaño convocó a una recaudación de fondos, por medio de la plataforma Vaki, para que se empiece una transición de carruajes, típicos en Cartagena, sin necesidad de tracción animal.

La iniciativa tuvo lugar después que Riaño presenciara algunas carrozas haladas por caballos en la zona amurallada de la ciudad y diera a conocer por redes sociales su rechazo frente a la forma en la que ponen a trabajar a estos caballos.

“¿Cuántas veces toca decir que es un absurdo esto? (...) Expuestos a altas jornadas de trabajo a altas temperaturas. Ayer vi a 4 de estos completamente en los huesos. Búsquenle una solución a todas las personas que durante años trabajan de manera digna manejando estas carrozas, pero el animal no tiene por qué sufrir este tipo de trabajos, y menos mala alimentación y maltrato por algunos de ellos. Dejen de montarse en las carrozas. Provoca bajarlos del pelo por pendejos”, expresó en sus redes sociales.

El artista dio a conocer la información a través de su cuenta personal en Instagram. ”Ya tenemos una Vaki para lograr nuestro recaudo de $90.000.000 y entregarle a Cartagena el primer coche eléctrico de la ciudad. Ya hice mi aporte y tenemos $20.000.000. Ayúdenme a lograr la meta y dar el ejemplo para que en otras ciudades acaben con esta práctica y repliquen este modelo”, señaló.

Además, junto con el escrito compartió una imagen de lo que sería este coche eléctrico que, si bien es muy parecido al tradicional, no cuenta con un animal para su funcionamiento.

El también actor recalcó que, más allá de hacer la denuncia, también se trata de buscar soluciones a la problemática, por lo que escribió: ”No es dejar a los cocheros sin trabajo. Al contrario, es entregar un nuevo medio de transporte, amigable con el medio ambiente y que no necesita exponer a un animal a largas horas de trabajo en condiciones deplorables. Esto traerá muchos beneficios a la ciudad y mayor demanda a este medio de transporte. No es pelear, es solucionar. ¡Gracias a todos por la ayuda!”.

El ahorro en conjunto fue un éxito, solo algunas horas después de haber sido lanzado, pues al rededor de 400 personas ya habían realizado su aporte económico a la iniciativa.

Cabe mencionar que en la primera semana de enero se viralizó un video en el que se puede observar cuando un caballo, que es utilizado para halar las carrozas turísticas en Cartagena, está en el suelo, al parecer, por cansancio.

Las imágenes indignaron a los animalistas y a cientos de internautas que criticaron este servicio. Además, se conoció que desde el pasado mes de julio en la ciudad amurallada se registró el desplome de dos caballos cocheros. El primero fue en la Avenida Santander, aparentemente por deshidratación e hipocalcemia que le generaron debilidad, señaló la Policía. El otro fue en pleno centro de la ciudad, donde el animal se desplomó a causa del agotamiento como consecuencia de extenuantes jornadas de trabajo.

Días después, otro caballo murió en vía pública de Cartagena a causa del maltrato al que lo sometió su dueño. El animal fue traído al galope, por más de 23 kilómetros y bajo el sol, desde el municipio de Villanueva (Bolívar) arrastrado por el hombre quien se movilizaba en moto a gran velocidad, aseguró la Policía de Fauna y Protección Animal.