gente

Julián Román, Adriana Lucía y otros famosos que asistieron a la posesión de Gustavo Petro

La posesión de Petro se llevó a cabo este domingo en la Plaza de Bolívar de Bogotá.


Este domingo 7 de agosto, el presidente Gustavo Petro tomó posesión de su cargo como mandatario de los colombianos por los próximos cuatro años.

Ante miles de personas que asistieron a la Plaza de Bolívar, en Bogotá, Petro expuso 10 compromisos para cumplir durante su mandato. El presidente aseguró, en primer término, que trabajará para “conseguir la paz verdadera y definitiva”. En ese sentido, dijo que cumplirá el acuerdo de paz de La Habana y aceptará las recomendaciones del informe de la Comisión de la Verdad.

También manifestó que gobernará “para las mujeres de Colombia” y reiteró el proyecto de la creación del Ministerio de la Igualdad. Así mismo, señaló que su administración dialogará “sin excepciones ni exclusiones” con todos los sectores del país.

Al evento de este domingo asistieron líderes del continente, congresistas de la República, simpatizantes del mandatario y figuras del espectáculo, como los cantantes Adriana Lucía, Poncho Zuleta y los actores Julián Román y Fabio Rubiano, quienes compartieron en sus redes sociales fotografías del evento.

“Un día muy importante para Colombia. Junto a mi esposo”, escribió en Twitter Adriana Lucía.

Por su parte, Poncho Zuleta agradeció la invitación que le hizo Petro para asistir a la posesión. “Gracias al señor presidente de la República @gustavopetrourrego por la invitación. Viva Colombia”, señaló en Instagram el cantante vallenato.

“Las caras lo dicen todo… felices de estar en la posesión del señor presidente @gustavopetrourrego”, escribió el actor Julián Román en una fotografía en la que aparece junto a Adriana Lucía, Fabio Rubiano y la actriz Marcela Valencia, quien también compartió en sus redes sociales una foto de la posesión.

“Lo sienten en la atmósfera social de Colombia, nosotros no podemos fallar”, les dijo Petro a sus ministros

El presidente Gustavo Petro les habló a sus ministros. Tras el acto protocolario en el cual ellos firmaron, para oficializar su ingreso al nuevo gabinete, el mandatario les pidió sentir el ambiente, ver cómo Colombia reclama por un cambio que no sea retórica. “Lo sienten en la atmósfera social de Colombia, nosotros no podemos fallar. Este es el gobierno del cambio, y el cambio es de verdad, no es retórico”, aseguró.

“Lo vieron en la Plaza de Bolívar, lo vieron el 19 de junio, este es el gobierno del cambio. Y el cambio es de verdad. ¿Un cambio hacia dónde? Difícil responderlo, pero más democracia”, aseguró. “La situación actual es insostenible. Desde el punto de vista ambiental no lo repitamos”, agregó.

En su primer discurso como jefe de Estado, el exsenador y exguerrillero, de 62 años de edad, delineó profundos cambios para este país de 50 millones de habitantes, acosado por la inequidad, los rezagos económicos de la pandemia y una violencia cíclica de más de 60 años. “Es la hora del cambio (...) Hoy empieza la Colombia de lo posible. Estamos acá contra todo pronóstico, contra una historia que decía que nunca íbamos a gobernar, contra los de siempre, contra los que no querían soltar el poder”, destacó.

Ante cientos de miles de personas congregadas en los alrededores de la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, y nueve presidentes invitados, Petro se comprometió a “conseguir la paz verdadera y definitiva” en sus cuatro años de mandato.

Con la asunción de Petro, Colombia ingresa por primera vez en la órbita de la izquierda en la región que podría consolidarse con el probable triunfo de Lula en Brasil.

En ese sentido, dijo que cumplirá lo pactado con las Farc, la guerrilla que firmó la paz en 2016 para convertirse en partido político, y ofreció a los grupos que siguen en armas beneficios penales si renuncian a la violencia. “Convocamos (...) a todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado. A aceptar beneficios jurídicos a cambio de la paz”, dijo. Sin embargo, no especificó si su ofrecimiento implica rebaja de penas o sanciones alternativas a la cárcel como las acordadas con las disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).