Home

Gente

Artículo

Una investigación sobre las denuncias de intimidación por parte de Meghan Markle contra el personal de la familia real ha llevado a un cambio en la política de recursos humanos, pero los detalles no se publicarán, según una fuente importante de la familia. (Photo by Matt Dunham / POOL / AFP)
Los duques de Sussex han tenido una relación polémica desde 2018, cuando llegaron al altar. - Foto: AFP

mundo

¿Meghan Markle y el príncipe Harry en crisis de pareja? esto dijo un allegado

La pareja real estaría pasando momentos difíciles, pero sin querer afectar a sus hijos.

Aunque la familia real frecuentemente se encuentra en noticias polémicas, un nuevo libro sobre lo que pasa al interior del hogar de los Windsor estaría indicando que el matrimonio entre Markle y Harry no ha sido todo color de rosas, es más, podría estar terminando con “lágrimas” y pronto.

Según indicó The Palace Papers: Inside the House of Windsor, el nuevo libro de Tina Brown, en el que se habla sobre la familia real británica luego de la muerte de la princesa Diana, entre ellas el matrimonio de los herederos del trono y claramente, la relación del rey Carlos III con Camila Rosemary, quien es ahora la reina consorte.

Pues bien, la relación de los duques de Sussex no ha sido bien recibido desde su inicio en 2018, por lo que además de los comentarios en contra, también se dejaron escritas varias “profecías” sobre la duración del matrimonio, una de ellas quedó presente en el libro mencionado.

Los duques de Sussex suelen ser más acelerados y propensos al drama por lo que actúan sin pensar en las consecuencias”, indicó Brown en su libro, resaltando el temperamento similar de los duques, y recordar también que las decisiones de estos dos los han llevado a alejarse cada vez más de Reino Unido y dejar atrás sus deberes dentro de la familia.

Incluso, dentro del libro se recordó una frase de una de las damas de honor de la difunta reina Isabel II, Lady Susan Hussey, quien en medio de la boda de Harry y Meghan. “Este matrimonio terminará en lagrimas. Recuerda mis palabras”, habría profetizado la mujer ante las dificultades de la pareja.

Sin embargo, el medio local Closer UK indicó recientemente, que el príncipe Harry estaría “cansado” del comportamiento “controlador” de la duquesa de Sussex, según una fuente cercana al matrimonio, quien agregó que a pesar de las dificultades, el hijo del rey Carlos III no estaría pensando en un divorcio definitivo, sino que buscaría mejorar su relación por el bien de sus hijos y el amor a su esposa.

Meghan Markle siente culpa con sus hijos

Markle sigue posicionando su podcast ‘Archetypes’, en el que invita a mujeres famosas y relevantes de la escena internacional para tocar temas tan profundos como la maternidad y la salud mental.

Esta vez, la duquesa estuvo acompañada de Sophie Trudeau, la esposa del primer ministro de Canadá Justin Trudeau. Las dos mujeres han tenido una amistad duradera desde que se conocieron cuando Markle aún era actriz y estaba dentro de las grabaciones de la serie ‘Suits’, que se grabó en Toronto.

Durante la charla, las dos mujeres se sinceraron sobre lo que significa “ser mamá y estar en el foco público”, asunto que las dos han tenido que vivir desde diferentes aspectos, Meghan siendo blanco de la prensa rosa y sensacionalista y Trudeau blanco de la política internacional.

Sobre el tema declararon que el hecho de tener que mostrarse exitosas y maternales al mismo tiempo genera una dualidad casi imposible de llevar a cabo.Hemos caído en esta trampa de que nosotras, como mujeres modernas, podemos hacer cualquier cosa. Y aunque suena como un mensaje liberador, no lo es. De hecho podría asegurar que es algo tóxico… (Se está cayendo) en creencias equivocadas sobre quiénes deberíamos ser, unas personas perfeccionistas y con delirios de grandeza de que podemos hacerlo todo. Y no es así. Deberíamos salir por completo de esa locura”, declaró Trudeau.

Por su parte, Markle apoyó la teoría de Sophie y mencionó que dichas expectativas generan culpa, que también se afianza cuando se ve crecer a los hijos expuestos a los medios de comunicación porque su madre es reconocida. “Se sabe muy bien lo demoledora que puede ser la culpa derivada de las grandes expectativas. Esa culpa que sentimos las madres y las mujeres y que, en general, nos imponemos nosotras mismas”.