Tendencias
Hablar de disrupción digital en la educación implica analizar la transformación de los
modelos pedagógicos.
Hablar de disrupción digital en la educación implica analizar la transformación de los modelos pedagógicos. - Foto: Getty Images

especial cumbre líderes por la educación

Así transformó la tecnología el aprendizaje en las aulas

Este cambio que impulsó la pandemia permite fortalecer las competencias digitales de profesores y estudiantes, y promover aprendizajes colaborativos. Hoy la disrupción digital es protagonista.

La mayoría de instituciones de educación superior tuvieron que valerse de distintas herramientas para continuar con las clases durante la pandemia. Pero más allá de la virtualidad a la que forzosamente obligó esta circunstancia, la pregunta que hoy se hacen muchos expertos es si esta nueva realidad impulsó una transformación en los modelos pedagógicos. “Nos enfrentamos a un cambio en el paradigma educativo.

No se trata de tener las herramientas sino de cómo nos apropiamos de ellas”, explicó Harold Castilla, rector de la Universidad Minuto de Dios. Al respecto, David Romero, vicerrector de Proyección de la Universidad Cooperativa, aseguró que la clave es contar con un modelo crítico que tenga enfoque en competencias para poder aprovechar herramientas TIC en la presencialidad.

La flexibilidad debe ser una característica intrínseca de los modelos híbridos de educación.
La flexibilidad debe ser una característica intrínseca de los modelos híbridos de educación. - Foto: Getty Images

Esta articulación se puede mejorar si utilizamos apropiadamente dichas herramientas para brindar mayor flexibilidad curricular, propiciar trayectorias de formación, apoyar la planeación, el desarrollo y seguimiento a los resultados de aprendizaje de los estudiantes, fortalecer las competencias digitales de profesores y estudiantes, así como promover la colaboración y el trabajo académico y científico a través de comunidades virtuales de práctica y aprendizaje”.

Castilla explicó que la flexibilidad debe ser una característica intrínseca de los modelos híbridos, que tienen que ajustarse rápidamente a las necesidades de estudiantes, docentes y habilidades que exige el mercado laboral. “Todo esto tiene que estar amparado por perspectivas de innovación pedagógica y didáctica. Hoy, el modelo de aprendizaje debe ser muy flexible, y más orientado a logros integrales”, agregó.

Castilla y Romero concuerdan en que gran parte de esa transformación en sus instituciones fue posible gracias a un avance que se venía trabajando desde varios años y que la pandemia aceleró, pues el sector ya se estaba planteando una ruta en la que los modelos de educación a distancia, híbridos y virtuales tuvieran cabida. Hoy, esta disrupción digital es protagonista.

Lea también: Así es el nuevo campus de la Fundación Universitaria Compensar que estará listo en 2024 y recibirá a más de 16 mil estudiantes

Noticias relacionadas