contenido en colaboración

Compro café de Colombia, la nueva apuesta de la Federación Nacional de Cafeteros para impulsar el consumo entre los colombianos

Con la pandemia hubo una especie de despertar del café, que contribuyó a que muchos colombianos apreciaran el valor de una buena taza y la calidad del grano cultivado en el país. Roberto Vélez Vallejo, gerente general de la Federación, habla de este cambio y de los esfuerzos para promover la comercialización de café colombiano en el mercado nacional, a través de medios digitales.


A pesar de que Colombia es un país cafetero, que produce 14 millones de sacos de 60 kg al año aproximadamente, los colombianos que consumen habitualmente este producto muy poco saben de café. Por eso desde la Federación Nacional de Cafeteros se adelanta una iniciativa para que las distintas marcas nacionales lleguen no solo a los mercados internacionales, en donde tienen una gran acogida por su calidad y sabor, sino también a todos los rincones del territorio nacional.

Roberto Vélez, gerente general de la Federación, cuenta detalles de este proyecto que está posicionando a este tradicional producto ante los ojos ya no del mundo sino de los mismos colombianos.

SEMANA: ¿Cómo nace la idea de crear una plataforma para ampliar el alcance de las marcas de café colombiano dentro del mismo territorio nacional?

ROBERTO VÉLEZ: La idea nace del deseo que tienen todas esas asociaciones, cooperativas, emprendedores, gente común y corriente, de los diferentes departamentos cafeteros, de poder llegar a los mercados con sus marcas. En el marketplace podemos tenerlos a todos en un solo lugar y hacerles promoción para que los colombianos sepan que si quieren un buen café ahí lo pueden conseguir. Con la pandemia hubo un despertar para el café. A todos nos tocó quedarnos en la casa y aprendimos a comprar café, a prepararlo y a disfrutar de una buena taza. Hay mucha gente queriendo experimentar y esto se traduce en una oportunidad para las marcas presentes en comprocafedecolombia.com.

SEMANA: ¿Qué tanto conocen los consumidores colombianos sobre la variedad de café que se produce en el país?

R.V.: Muy poco. le aseguro que la gran mayoría de colombianos nunca ha hecho el trabajo de tratar de encontrar en una taza de café el verdadero placer que está allí guardado. Una buena parte de la gente toma café por costumbre. El café es una bebida muy compleja y tiene grandes encantos y uno los puede encontrar en un país como Colombia. Es triste saber que frente a la posibilidad de poder tomarse el mejor café del planeta, o más bien los mejores - porque dependiendo de las regiones hay diferentes perfiles de taza- algunos prefieran cafés de menor calidad. Hay que decirlo, buena parte del consumo del café en Colombia no es con producto colombiano.

SEMANA: ¿Puede comprocafedecolombia.com contribuir a revertir esta tendencia?

R.V.: Además de vender, este sitio busca educar. A través de la descripción de cada producto, es posible conocer los sabores que se pueden encontrar en una taza de café. Hay que transformar la idea de que el café es un proveedor de cafeína y comenzar a aproximarnos a él de forma correcta; encontrar la verdadera esencia de una taza, que tiene una complejidad igual o mayor a la de una copa de vino. Hay que transformar el orgullo que tenemos por el café colombiano en conocimiento, para que cada vez más gente pueda experimentar lo que es un buen café.

SEMANA: ¿Cuántas marcas y de qué regiones se encuentran ya disponibles en la plataforma?

R.V.: Hay más de 40 marcas que representan una buena parte de la geografía cafetera colombiana. Allí se encuentra café de Nariño y de la Sierra Nevada, pasando por Santander, Antioquia, Caldas y el Huila. Así que una buena parte de la zona cafetera tiene presencia. Ese número se va a ir incrementado en la medida que las marcas aprueben los procesos de calificación. Nosotros tenemos que estar seguros de que el café que estamos vendiendo es ciento por ciento colombiano, excelso y que cuenta con todas las características de un café colombiano para poderlo montar en la página.

La Federación Nacional de Cafeteros busca promover la comercialización de café colombiano en el mercado nacional, a través de medios digitales.
La Federación Nacional de Cafeteros busca promover la comercialización de café colombiano en el mercado nacional, a través de medios digitales. - Foto: Getty Images

SEMANA: ¿En qué consiste exactamente ese proceso?

R.V.: El café tiene que pasar por un cedazo. En estos momentos hay filas de cafés para pasar por un calificador independiente, quien se encarga de decirnos si efectivamente una marca cumple con la denominación de origen del café de Colombia.

SEMANA: Actualmente la plataforma permite la comercialización de café de distintas regiones del país. ¿Está previsto dar el salto al mercado internacional?

R.V.: Estamos tratando de ver cómo sería el esquema, porque primero, no es fácil el tema de los couriers, segundo, el café está sometido al pago de unos impuestos, a una legislación de exportación como cualquier otro producto; pero efectivamente la misión es abrir este marketplace al mercado internacional.

SEMANA: ¿Cuáles son los países más atractivos para comercializar el café colombiano a través de esta plataforma?

R.V.: Inicialmente tiene que ser Estados Unidos, que es hoy el principal consumidor de cafés especiales en el mundo, y Canadá; después Europa, pasando por España, Alemania, Francia, Italia e Inglaterra. También hemos estado pensando en cómo vincular colombianos en el exterior que quieran ser multiplicadores de este ejercicio, que puedan convertirse en grandes vendedores del producto. Hay un nuevo esquema mundial para vender café. En el pasado era difícil encontrar un espacio en los supermercados para comercializarlo, pero esto ya no es una limitante. Tenemos toda la virtualidad, aunque eso también implique un esquema de promoción y muchas otras cosas por hacer.

SEMANA: La Federación ha insistido en la importancia de exportar café tostado de origen, ¿por qué?

R.V.: El planteamiento es que los países productores de café puedan exportar su café con un sello que diga tostado en origen. Si el café se tuesta recién procesado y luego se empaca, se logra un elemento de frescura mayor al que se obtiene hasta dos meses después cuando esa misma materia prima llega a Japón, Italia o Francia para ser tostado por los industriales. Esta iniciativa puede ofrecer un valor agregado del producto final a los ojos del consumidor y en la taza.

SEMANA: ¿Cómo han recibido los caficultores esta propuesta?

R.V.: A los cafeteros este tipo de iniciativa les llaman fuertemente la atención porque apoderarse del valor que tiene y que genera el café una vez procesado es el sueño dorado de cualquier productor.

Lea también: El impacto del conocimiento de las especies en el bienestar de las comunidades de la Amazonia colombiana