NO USAR, USO EXCLUSIVO MEJOR COLOMBIA, Precumbre Líderes por la Educación, Educación Híbrida
Para que el modelo de educación híbrida sea exitoso, el aprendizaje debe salir de las aulas y los estudiantes tener un rol más activo. - Foto: Getty Images

especial cumbre líderes por la educación

El modelo híbrido, la nueva tendencia de la educación en el mundo. ¿Cómo avanza en Colombia?

Más allá de las clases remotas, el potencial de las herramientas tecnológicas ha sido fundamental para consolidar nuevos modelos pedagógicos.

La educación híbrida no se limita a una videollamada o a una clase re - mota. “Hablar de educación híbrida implica analizar toda una experiencia, es la posibilidad de recolectar datos, de hacer intervenciones personalizadas a los estudiantes, de lograr más cobertura y darles accesibilidad a personas con discapacidades o en otras regiones. Es democratizar el conocimiento”, precisó Natalia Jaramillo, directora de Educación de Microsoft Andino Sur.

Esta, precisamente, será la idea central de una de las conversaciones sobre educación posmedia que se dará en el marco de la Cumbre Líderes por la Educación, en la que habrá espacio para varias visiones: los maestros en el aula, los líderes que gestionan la educación en una ciudad capital y emprendedores que están liderando proyectos innovadores al servicio del aprendizaje. Uno de los primeros elementos para analizar será el camino que deberán retomar los procesos educativos después de todos los cambios generados por la pandemia.

Hoy, la mayoría de instituciones en el mundo están regresando a la presencialidad pero, así mismo, se están adoptando modelos híbridos. “La educación híbrida implica que el aprendizaje sale del aula”, puntualizó Jaramillo. Es decir, que los procesos ya no se limitan a lo que haga el docente con el estudiante, sino que gracias al aprovechamiento de diversas herramientas los estudiantes pueden tener un rol más activo y continuar su proceso desde casa o en otros momentos. “En estas nuevas dinámicas es importante tener en cuenta que ahora los niños y jóvenes pueden ser los dueños de su proceso de aprendizaje y el docente ahora es más un habilitador de herramientas, un guía”, agregó.

Los ejemplos son variados. Existen herramientas digitales que detectan falencias cuando se hace una lectura en voz alta, lo que permite que un estudiante reciba apoyo en sus clases. Además, el profesor puede obtener información y detectar tendencias en un estudiante en particular o en todo su curso, para así replantear y reforzar su currículo de acuerdo con lo que haya encontrado. Una muestra de que, en vez de distraer el proceso de aprendizaje, la tecnología puede ser un medio para dinamizarlo.

Además, genera otros beneficios, como facilitar que los padres de familia se acerquen a la escuela. “La pandemia demostró que la familia tiene un rol importante en el aprendizaje de los niños. Hoy, gracias a la tecnología, padres, docentes y estudiantes se pueden conectar de forma extracurricular. Un padre de familia no tiene que movilizarse presencialmente hasta el aula para entender o informarse sobre el pro - ceso de su hijo”, aseguró Jaramillo.

Cambios en la educación superior

Hoy existen plataformas que además de permitir realizar un seguimiento constante a las responsabilidades de cada estudiante, facilitan detectar, por ejemplo, que alteró su rutina y dejó de ir al gimnasio de la universidad. En el sector de la educación no formal también hay muchas novedades. Las plataformas de cursos virtuales han logrado acaparar la atención de jóvenes o profesionales que simplemente quieren actualizarse o desarrollar una habilidad en un corto lapso de tiempo. Estas tendencias migraron también a las universidades y se han dado convergencias”, contó Jaramillo.

Si bien en Colombia aún hay muchos retos en cuanto a la conectividad, los avances en los últimos años han generado un escenario ideal para desarrollar modelos híbridos. “Hemos avanzado mucho. Ya contamos con todo un ecosistema en Colombia de más de 100 startups de tecnología agremiadas. Tenemos, además, sistemas de inteligencia artificial, tecnologías de cuarta generación, entre otras, al servicio de la educación”, concluyó Jaramillo.

Nuevas posibilidades

Desarrollos como Reading Coach y Reading Progress, de Microsoft Teams, que ayudan al seguimiento del progreso de lectura en voz alta, son ejemplos del gran potencial que tienen las herramientas tecnológicas para fortalecer las habilidades de los estudiantes. Estas funcionalidades de práctica de lectura generan automáticamente ejercicios individualizados en función de las necesidades específicas de cada estudiante.