especial medicina estética

“La Enfermedad de Implantes Mamarios es una realidad y los síntomas mejoran al retirarlos”: Luis Pavajeau

El reconocido cirujano plástico habla sobre las verdades de la Enfermedad del Implante Mamario, los síntomas, las acciones que se deben tomar y los tipos de procedimientos para extraerlos.


Aunque los cirujanos plásticos siguen realizando intervenciones quirúrgicas de implantación mamaria, o de aumento de seno, existe otro procedimiento que ha tomado fuerza: la explantación mamaria, que consiste en retirar los implantes y no sustituirlos. En los últimos años, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha reportado eventos adversos relacionados con los implantes mamarios, como la Enfermedad del Implante Mamario (BII, por sus siglas en inglés) y un cáncer llamado linfoma anaplásico de células grandes.

El cirujano Luis Pavajeau, miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica desde 1995, explica en qué consiste esta enfermedad y cuál es la importancia de retirar los implantes. Hoy en día, Pavajeau realiza más procedimientos para quitar prótesis que para colocar.

¿Cuál es la realidad de la enfermedad de implante mamario?

LUIS PAVAJEAU: En algunas pacientes, los implantes mamarios provocan una fuerte reacción autoinmune, debido a que el cuerpo no reconoce los implantes, por considerarlos cuerpos extraños, y forma alrededor de estos un tejido llamado cápsula; genera, además, armas biológicas para defenderse, como si matara un virus o una bacteria.

¿Dónde empieza el problema?

L.P.: Todos los cuerpos rechazan la silicona. Aunque tiene una estructura química parecida a la del cuerpo, el organismo nunca la reconoce como propia. El cuerpo se defiende, se confunde y ataca a sus propias células. En la mayoría de casos el organismo se resigna y los acepta, pero en otros, el cuerpo se defiende.

¿Qué tan común es la enfermedad?

L.P.: Empezó a diagnosticarse y reconocerse como una enfermedad hace unos seis o siete años, por lo que para mí sigue siendo una ‘noticia en desarrollo’. Muchos cirujanos plásticos aún no están familiarizados con ella y les dicen a sus pacientes que no se retiren los implantes. Pero se han descrito casi cien síntomas asociados a los implantes. Se sabe que en el mundo podría haber unos 50 millones de pacientes con implantes mamarios, de los cuales solo el 1 por ciento ha desarrollado la enfermedad. Así mismo, existe la posibilidad de que el tejido desarrolle un tumor conocido como linfoma anaplásico de células grandes, del cual se presenta un caso entre 40.000 implantes colocados.

¿Cuáles son los signos de alarma?

L.P.: Si una paciente se coloca implantes de seno y empieza a tener una enfermedad autoinmune, debe consultar inmediatamente al reumatólogo. Otros de los síntomas presentados son resequedad en los ojos, en la boca o en la vagina, así como la caída del pelo, síntomas de fatiga crónica y alteraciones de la tiroides y de las articulaciones.

Hay mujeres que ni siquiera saben que tienen la enfermedad porque se acostumbraron a sentir fatiga y a que se les caiga el pelo. Pero cuando se quitan los implantes los síntomas desaparecen. Atendí a una paciente que no tenía los síntomas mencionados, pero sí una condición de acné en la cara, y con el procedimiento se mejoró.

¿Al cuánto tiempo aparecen estos síntomas?

L.P.: No aparecen ni son iguales para todas las pacientes. Mientras que algunas nunca presentan síntomas, a otras les aparecen a los seis meses. Una vez puesto el implante, el organismo detecta al cuerpo extraño e inmediatamente forma la cápsula. Con el paso de los años, se presenta el encapsulamiento. El implante puede presentar síntomas locales como endurecimiento y mucho dolor al tacto.

Nosotros vemos pacientes que, después de 12 o 15 años de haberse realizado el procedimiento, tienen una cápsula tan rígida que parece un hueso, pues ha formado capas de calcio alrededor del implante. Otras pacientes presentan un grado severo de encapsulamiento y ruptura del implante, lo cual es una indicación para retirarlos. Sin embargo, otras pueden tener únicamente síntomas locales en el seno, como consecuencia del encapsulamiento, y no tienen enfermedades autoinmunes.

¿Cómo es el procedimiento de explantación mamaria?

L.P.: Existen varias formas para retirar los implantes. Habitualmente, si el seno no está caído, se realiza una sola incisión alrededor de la areola, y se sacan el implante y la cápsula, dejando muy poca cicatriz. Esta es la forma más difícil para el cirujano, pero la mejor para las pacientes debido a que la cicatriz es periareolar. Es la que más practico. Cuando el seno está caído o es flácido nos toca recurrir a otras técnicas, como las incisiones en forma de ‘i’, ‘j’ o ‘t’ invertida. Todas estas las hacemos para reconstruir, mejorar la forma y evitar que el seno quede caído o plano.

¿Cuál es el resultado de la cirugía?

L.P.: Estéticamente, el resultado es bueno. El primer mes puede ser psicológicamente impactante debido a la disminución de tamaño de los senos, pero con la reacomodación de los tejidos, la paciente queda feliz con el resultado. En cuanto a los síntomas autoinmunes que se venían presentando, el 80 por ciento de las pacientes que explantamos mejoran el ciento por ciento de los síntomas; otro 10 por ciento mejora la mitad de los síntomas; y el 10 por ciento restante no han tenido ningún cambio.

¿Siempre se deben retirar los implantes?

L.P.: Si la paciente está teniendo los síntomas mencionados, presenta rupturas o líquido alrededor de los implantes, debe darse la posibilidad de estar sin ellos, o pensar en una reconstrucción con su propia grasa. Si no se presentan síntomas, las pacientes deben hacerse sus ecografías mamarias cada año, y solo si hay algo sospechoso, deben realizarse una mamografía o resonancia para confirmar. Sin embargo, no son exámenes con los que se pueda diagnosticar esta enfermedad. También hay una tendencia muy fuerte de pacientes que, aunque no tengan síntomas locales o autoinmunes, se retiran los implantes para sentirse naturales, saludables, y para no tener nada dentro de sus cuerpos.

¿En qué consiste la reconstrucción?

L.P.: En la mayoría de casos se puede reconstruir completamente, y este es el mejor de los escenarios. Aunque muchas de las pacientes no tiene suficiente glándula mamaria, por dentro hacemos una reconstrucción interna, utilizando sus propios tejidos que están escurridos o haciendo una especie de hamaca que se crea con suturas para que quede con una forma estética. Como complemento, se puede realizar algo de liposucción en alguna zona del cuerpo y hacer una lipoinyección en el seno, es decir que se inyecta grasa para sustituir el implante. Aunque no será del mismo tamaño, sí da un resultado estético y con mejor volumen.

¿Existe alguna forma de evitar esta enfermedad?

L.P.: Lo único que se puede hacer para evitar esta enfermedad es no ponerse implantes porque el cuerpo siempre va a generar una reacción.

*Contenido elaborado con apoyo de Luis Pavajeau

Lea también: ¡Cuidado con los biopolímeros! Estos son los riesgos según Jaime Pachón, cirujano y experto en la materia

Noticias relacionadas