Tendencias
Este programa ha galardonado a 44 mujeres por sus investigaciones en diferentes campos desde el 2009, integrándolas el grupo de más de 3.000 mujeres en 115 países que desde 1998 premian L’Oréal y la Unesco.
Este programa ha galardonado a 44 mujeres por sus investigaciones en diferentes campos desde el 2009, integrándolas el grupo de más de 3.000 mujeres en 115 países que desde 1998 premian L’Oréal y la Unesco. - Foto: Cortesía Paula Giraldo

ciencia

Para las mujeres en la ciencia, el programa que busca impulsar la participación femenina en el mundo científico

Siete colombianas dedicadas a la investigación podrán participar para ganar becas por 40 millones de pesos. Sus organizadores aseguran que el mundo necesita de la ciencia y la ciencia de las mujeres.

De acuerdo con la última medición de grupos e investigadores registrados en MinCiencias, en el país 2.040 mujeres lideran proyectos científicos, a los cuales están vinculadas 6.411 colombianas. Aunque es una cifra que en los últimos años ha aumentado, en Colombia solo dos de cada diez mujeres eligen estudiar una carrera relacionada con ciencia y tecnología. Con el propósito de hacer crecer esta cifra llega una nueva convocatoria del programa “Para las mujeres en la ciencia”, promovido por L’Oréal, la Unesco, Minciencia y el Icetex.

“Estos eventos y premios son plataformas ideales para lograr la visibilización del trabajo que realizamos quienes nos dedicamos a esto”, cuenta Paula Giraldo, profesora del departamento de física de la Universidad de los Andes, ganadora en el 2018 de este estímulo y en el 2020 del programa International Rising Talents.

Esta científica colombiana se recuerda como una niña curiosa y exploradora en los temas de ciencia, tanto que la biología y la física se convirtieron en sus materias favoritas. “En décimo empecé a ver física y me llamó muchísimo la atención todos los temas relacionados con astronomía”. A ese gusto se sumó el acompañamiento y apoyo de Anita Páez, una profesora que la motivaba a conocer más allá de lo que pasaba en las clases.

Decidió estudiar física y aunque su familia, de tradición comerciante, fue un poco reticente al inicio, al final la apoyaron. “En la universidad descubrí otros gustos y decidí irme por la línea de materiales”. Realizó física teórica en este campo, después física experimental en laboratorios y a medida que avanzaba se daba cuenta que algo sucedía con la representación femenina.

“Cuando inicié la carrera éramos muchas mujeres, prácticamente un 50 por ciento, pero en los posgrados la representación femenina disminuye considerablemente”, comenta Giraldo y explica que esto seguramente se debe a lo complicado que es lograr un equilibrio entre una vida científica, con las exigencias que esto implica, y una vida familiar. “En el doctorado las mujeres éramos menos del 30 por ciento”, añade.

Giraldo lidera el grupo de investigación de materiales cuánticos de la Universidad de los Andes, en el que se intenta comprender las propiedades fundamentales de los materiales que tienen potenciales aplicaciones en generación de energías limpias. “Nuestro objetivo es contribuir a que se reemplacen en el mundo fuentes fósiles de energía que contaminan, por fuentes limpias que nos permitan aprovechar la luz del sol o el calor residual que se genera en otros procesos que consumen energía”, explica.

El grupo estudia materiales como los termoeléctricos, los cuales utilizan el calor para generar electricidad. También están los superconductores, que permiten transportar electricidad sin ninguna pérdida de energía. Por último, están los topológicos que pueden ser usados en temas de computación cuántica. “Actualmente estamos trabajando en el estudio de estos en condiciones extremas, como bajas temperaturas y altos campos magnéticos que permiten entender la dinámica y el comportamiento de esas cargas eléctricas en los materiales, para revelar secretos de su comportamiento”, añade.

Tras una carrera exitosa, la investigadora destaca que el apoyo familiar es fundamental para explorar, conocer y ser. “La clave está en creerse el cuento, uno puede ser lo que se proponga”, y hace énfasis en que Colombia tiene un potencial en talento humano al que se le deben brindar oportunidades. “Hay muchos colegas que salieron a hacer sus doctorados, regresan al país para contribuir, pero se encuentran barreras de acceso a puestos de trabajo en áreas científicas”.

La convocatoria

Giraldo es consciente de que los reconocimientos como “Para las mujeres en la ciencia” e International Rising Talents son fundamentales para visibilizar el trabajo de científicas. “Estos permiten que otras mujeres y niñas vean que sí es posible dedicarse a esto, porque somos capaces como cualquier persona”, añade.

La convocatoria está dirigida a mujeres colombianas que residan actualmente en el país y estén cursando doctorados o realizando estancia posdoctoral, y lleven como mínimo un año en dichos procesos. Adicionalmente, deben estar adelantando una investigación vinculada a una entidad pública o privada.

“El mundo necesita de la ciencia y la ciencia necesita de las mujeres, el objetivo de esta iniciativa es seguir destacando y visibilizando sus grandes aportes en esta materia, fomentando escenarios para su participación y facilitando la ejecución de proyectos que contribuyan al avance de la ciencia en el país y el mundo”, expresó Alberto Mario Rincón, gerente general de L’Oréal Colombia.

Por su parte, Mabel Gisela Torres, ministra saliente de Ciencia, Tecnología e Innovación, comentó que el cierre de brechas de género en el desarrollo de las llamadas áreas STEM, es decir, la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, se debe realizar con enfoque diferencial y con especial énfasis en las mujeres que trabajan en los territorios. “Este programa pretende que mujeres diversas puedan participar y demostrar que mujeres científicas podemos ser todas”, señaló.

Desde el 1 de junio y hasta el 1 de agosto, las científicas colombianas interesadas en participar podrán aplicar a través de la plataforma.

Lea también: Río Negro, un tesoro natural que se conserva gracias al turismo de aventura

Lea también: Así protegen a los últimos tres ejemplares del cóndor andino en el Cauca