gastronomía

Piqueteaderos en Bogotá proyectan despachar más de 90 mil cajas en la segunda edición del Fritanga Fest

El evento busca contribuir con la reactivación económica de este segmento del sector gastronómico que se concentra principalmente en sectores populares y plazas de mercado de la ciudad.


Hasta el lunes 16 de agosto festivo, los habitantes de la ciudad de Bogotá tendrán la oportunidad de comprar cajas con porciones de costilla de cerdo, morcilla, longaniza, rellenas, papa y plátano por 10 mil pesos. La promoción hace parte del segundo Fritanga Fest, una iniciativa que nació en 2020 con el objetivo de reactivar las ventas de piqueteaderos y restaurantes que estuvieron afectados económicamente por las restricciones de la pandemia.

Santo Piquete es una de los restaurantes participantes; desde 2019 ofrece en su local, ubicado en el occidente de Bogotá, comida típica de Cogua, Boyacá. María del Pilar Ruiz, su administradora, asegura que allí se prepara una de las mejores rellenas de Colombia. Este fin de semana esperan superar la meta de 2.500 cajas vendidas. “Ojalá que el Fritanga Fest nos ayude a darnos a conocer, porque queremos apoyar a jóvenes desempleados para que puedan crecer en la parte de atención al cliente y operativa de la empresa”.

El festival de la fritanga busca motivar a los bogotanos para que visiten las 19 plazas públicas de mercado de la ciudad. Cada uno de estos espacios acoge distintos piqueteaderos y restaurantes con recetas únicas de las regiones del país. Se espera que en este fin de semana festivo la ciudad supere la meta de 90 mil cajas vendidas.

Esta es la segunda edición del Fritanga Fest, una iniciativa distrital que busca reactivar la economía de plazas de mercado y otros restaurantes de la ciudad.
Esta es la segunda edición del Fritanga Fest, una iniciativa distrital que busca reactivar la economía de plazas de mercado y otros restaurantes de la ciudad. - Foto: Roberto Africano

Jenny Gutierrez es la nieta de la fundadora y dueña del Piqueteadero Doña Segunda. Su abuela, Maria Segunda Fonseca, llegó a Bogotá desde el municipio Socotá, en Boyacá, en busca de oportunidades; pero no encontró muchas opciones. María era madre soltera de cuatro hijos y para sobrevivir decidió vender papa salada y rellena en un terreno baldío, que ahora es la Plaza de Mercado del 12 de octubre. Actualmente, el negocio lo administran sus familiares, quienes conservan la receta de la papa rellena de la abuela, que fue declarada patrimonio gastronómico colombiano en 2019.

Durante los primeros meses de la pandemia les tocó incursionar en la venta por domicilios, que hacían ellos mismos, para poder sostenerse económicamente. Los pedidos fueron creciendo, a tal punto que llegaron a tener 15 domiciliarios entregando sus productos al mismo tiempo. Hoy en día la morcilla es el producto estrella del piqueteadero. Jenny cuenta que la preparan de manera artesanal, “con mucho amor”, respetando cada uno de los pasos que seguía la abuela Segunda.

El Fritanga Fest es un impulso para el negocio familiar que se ha dado a conocer en Bogotá. Este fin de semana, aspiran a vender más de 6 milcajas; es lo que necesitan comercializar para recuperar la inversión y garantizar que el trabajo del fin de semana se retribuya en ganancias significativas.

Por su parte en el Piqueteadero Don Hernando la longaniza es el producto más buscado. Milena Forigua, su administradora, asegura que es una referencia para los bogotanos desde hace 45 años. Sus padres, unos boyacenses emprendedores, diseñaron su propia receta y eso permitió que se dieran a conocer entre sus vecinos, al sur de Bogotá. “Rellena, longaniza, plátano, papa y costilla de cerdo son los principales ingredientes de la caja que ofrecemos; esperamos vender 1.000 unidades en el marco del festival”.

Lea también: Lasaña y longaniza del Chocó: así está cambiando la cocina del Pacífico colombiano

Lea también: Comida mexicana con sabores colombianos, la receta de un premiado chef boliviano que desde su cocina en el centro de Bogotá sorprende con recetas de comida fusión