alemania

Canciller alemán pronostica 100 años de secuelas de la guerra en Ucrania

El político llamó a los países de occidente para unirse en la labor de reconstrucción del país fuertemente afectado por la ocupación rusa.


Si bien el panorama que vive actualmente Europa no es el mejor por cuenta del conflicto que se libra en Ucrania; y que ha alcanzado su punto más tenso desde que el pasado 24 de febrero tropas rusas invadieron ese país, el futuro que se avizora en dichos territorios tampoco es alentador, según describen los expertos.

Precisamente en ese sentido se pronunció este miércoles, durante una rueda de prensa, el canciller alemán, Olaf Scholz, quien afirmó que el panorama ucraniano estará marcado por esta guerra durante los próximos 100 años.

Así, el político alemán explicó que los nacionales de Ucrania, estarán, durante el próximo siglo, viviendo las consecuencias del conflicto desatado por la invasión rusa, y comparándolo con las secuelas que dejó para Alemania la Segunda Guerra Mundial, el canciller afirmó que los pobladores de ese país estarán desactivando, durante las venideras décadas, las bombas sin explotar que dejarán como legado las tropas invasoras.

Según Scholz, esa es una realidad que aún hoy, décadas después del fin de la Segunda Guerra Mundial, siguen viviendo sus coterráneos.

En declaraciones entregadas durante una conferencia de prensa desde Berlín, y retomada por medios internacionales, el canciller Scholz afirmó que “quienes viven en Alemania saben que hasta ahora se descubren con frecuencia bombas sin explotar”, reiterando que consecuencias similares le esperan a los ucranianos.

En su intervención, el político también habló de la tarea que le espera a los países de occidente en el periodo post guerra, diciendo que de la cooperación mundial dependerá la reconstrucción física de Ucrania, admitiendo que las secuelas sobre su población, serán más ondas y difíciles de recomponer; si es que existe espacio a ello.

“Sabemos que este tipo de guerras tienen largas consecuencias”, dijo el alemán, llamando a otros países occidentales a “trabajar juntos para reconstruir” a Ucrania.

Las secuelas que ya son tangibles

Además de las pérdidas económicas, y el gran daño que se ha generado a la infraestructura de decenas de ciudades en Ucrania, las consecuencias más dolorosas que deja como legado esta guerra son precisamente las pérdidas humanas, y las situaciones de miles de familias que han quedado desgarradas por la separación derivada de la ola migrante conformada por millones de personas que han salido de sus hogares para buscar huir de la cruenta guerra.

En el marco de esos millones de personas que se han convertido en refugiados, y las miles de personas que han perdido la vida por las acciones violentas, las autoridades ucranianas también destacan las miles de vidas de uniformados que se han perdido en la defensa de la soberanía de su país.

Precisamente, como parte de la elevada cifra de militares muertos en la defensa ucraniana, autoridades como la Guardia Nacional de Ucrania, han destacado la muerte de cerca de 561 de sus hombres, en un informe entregado este miércoles, señalando que en esta cifra se incluyen los miembros de su fuerza que fallecieron recientemente en Azov, punto clave de la resistencia de la ciudad portuaria de Mariúpol.

Dentro de esas cifras, la Guardia Nacional también indicó que otros, cerca de 1.700 soldados, de su fuerza, han resultado heridos desde el 24 de febrero, un informe que ratifica la postura que tanto las autoridades ucranianas como rusas tienen al momento de entregar las cifras de las bajas en sus filas.

Estos datos contrastan con lo informado hace algunas semanas por el propio presidente Zelenski, quien afirmó que las bajas de los uniformados de su país rondaban entre los 2.500 y 3.000 soldados, afirmando también que cerca de 10.000 estaban heridos, advirtiendo que muchos de estos últimos corrían el riesgo de no sobrevivir.

Sobre la llamada Guardia Nacional de Ucrania, medios internacionales precisan que esta es una entidad dependiente del Ministerio del Interior, y no de Defensa, que se creó en 2014, con ocasión de la separación de Crimea, y la toma de control del territorio por parte de Rusia.

Este cuerpo, creado para ejercer control en las costas del mar Negro, tiene como característica que puede contar con hasta 60.000 efectivos, y que ha sido un cuerpo que, en los últimos meses también ha absorbido a algunos grupos de autodefensa surgidos en el marco de las disputas territoriales.

*Con información de AFP

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.