mundo

Declarados culpables exagentes de Policía por violar derechos civiles de George Floyd

Cada uno se enfrenta a una condena de cadena perpetua y el juicio está programado para junio.


Los tres exagentes de la Policía de Mineápolis Thomas Lane, J. Alexander Kueng y Tou Thao fueron declarados culpables de violar los derechos civiles de George Floyd, que murió durante su detención después de que Derek Chauvin se arrodillara sobre su cuello durante más de nueve minutos.

Un jurado federal de Estados Unidos formado por doce miembros consideró que, durante la muerte de Floyd, hubo una indiferencia deliberada por parte de los exagentes hacia sus necesidades médicas y declaró culpables, además, a Thao y Kueng de un cargo adicional por no intervenir para detener a Chauvin, según recoge la cadena estadounidense CNN.

Lane, quien no se ha enfrentado a este cargo adicional, testificó que le pidió a Chauvin dos veces que reposicionara a Floyd mientras lo sujetaba por el cuello durante cerca de nueve minutos, pero se lo negaron en ambas ocasiones.

Según recoge la cadena estadounidense NBC, Thao, Kueng y Lane se enfrentan cada uno a cadena perpetua y el juicio está programado para junio por cargos estatales de complicidad en asesinato y homicidio involuntario.

“Estos oficiales intentaron idear cualquier excusa que les permitiera lavarse la sangre de las manos, pero después de estos veredictos, la sangre de George los manchará para siempre”, dijo su equipo legal tras conocerse la decisión.

Derek Chauvin, el policía condenado por la muerte de George Floyd, se declaró culpable en diciembre de 2021 de violar los derechos civiles de la víctima. El exagente compareció ante un tribunal federal para reconocer que hizo un uso excesivo de la fuerza, cambiando así su declaración de inocencia realizada en septiembre.

George Floyd marchas.
Un exagente de la Policía de Minneapolis acusado de violar los derechos civiles de George Floyd tomó el estrado este martes 22 de febrero para defenderse por primera vez durante el fatal arresto del hombre negro, cuya muerte generó protestas contra la discriminación racial en Estados Unidos. Foto: Chandan Khanna / AFP - Foto: AFP

En días pasados, uno de los expolicías acusados de la muerte de George Floyd se había eximido de las responsabilidades en este caso.

Un exagente de la Policía de Minneapolis acusado de violar los derechos civiles de George Floyd tomó el estrado este martes 22 de febrero para defenderse por primera vez durante el fatal arresto del hombre negro, cuya muerte generó protestas contra la discriminación racial en Estados Unidos.

Tou Thao, de 35 años, es uno de los tres policías en juicio por sus acciones en el asesinato de Floyd, un hombre negro de 46 años, y el primero en testificar públicamente sobre lo que ocurrió el 25 de mayo de 2020 en esa ciudad del estado de Minnesota (norte).

Derek Chauvin, el exagente de la Policía de Minneapolis, de tez blanca, quien se arrodilló sobre el cuello de Floyd (ya esposado) durante casi 10 minutos hasta que se desmayó y murió, está cumpliendo una pena de 22 años de cárcel tras ser condenado por asesinato.

Mientras Chauvin se arrodillaba en el cuello de Floyd, Thao mantenía alejados a los curiosos de la escena, que le decían al agente condenado que se apartara del hombre negro visiblemente afectado.

“Yo estaba controlando a la multitud todo el tiempo”, alegó Thao, quien se calificó a sí mismo por la función de ese momento como un “cono de tráfico humano”.

Según Thao, les dijo a las personas presentes durante el procedimiento que los agentes “no estaban tratando de lastimar” a Floyd, sino que estaban “tratando de contenerlo”.

Sostuvo que pensaba que Floyd estaba bajo la influencia de drogas, pero que “no tenía idea” de la seriedad de su condición hasta que los bomberos aparecieron en la escena. “Yo estaba asumiendo que estábamos ocupándonos de él”, justificó, refiriéndose a los otros oficiales presentes.

El abogado de Thao, de origen asiático, mostraba imágenes de técnicas de contención que se enseñan en los entrenamientos policiales.

Thao admitió que el uso de la rodilla como una técnica de contención “no era poco común”. “Nos enseñaron a hacerlo”, aseguró.