mundo

Difunden imagen del conductor de camión que transportaba a los 53 migrantes mexicanos muertos en Texas

El conductor intentó huir haciéndose pasar por inmigrante.


El número de migrantes muertos en un camión en San Antonio (Texas) aumentó a 53, informaron este miércoles los servicios de inmigración de Estados Unidos.

Por otra parte, la Policía Federal detuvo a dos hombres el martes en una dirección vinculada a la matrícula del camión, según documentos judiciales.

Juan Francisco D’Luna-Bilbao y Juan Claudio D’Luna-Méndez, dos ciudadanos mexicanos cuyas visas de turista habían expirado, están siendo procesados por llevar un arma prohibida.

Una tercera persona, sospechosa de haber conducido el camión, también fue detenida cerca de donde estaba estacionado el vehículo “bajo los efectos de metanfetaminas”, informó el diario San Antonio Express-News, citando a fuentes policiales.

Este fue identificado como Homero N e “intentó hacerse pasar como uno de los sobrevivientes”, afirmó Francisco Garduño.

El vehículo llevaba una matrícula de una empresa estadounidense de Álamo, Texas, la cual ha negado que fuera de su propiedad.

Asimismo, el Instituto Nacional de Migraciones (INM) de México hizo pública una imagen captada por cámaras de seguridad de un punto de control donde se ve al presunto conductor del camión.

De momento, después de esta tragedia, México, Estados Unidos, Guatemala y Honduras acordaron este miércoles “trabajar de manera conjunta” para apoyar a los heridos y las familias de las víctimas, así como cooperar en la investigación “para llevar a los responsables ante la justicia” y “establecer un Grupo de Acción Inmediata para intercambiar información y trabajar de manera coordinada para desmantelar las redes de traficantes de personas”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó el martes a fortalecer la lucha contra “una industria criminal que genera varios miles de millones de dólares”.

La escalofriante llamada al 911

Las autoridades estadounidenses abrieron este martes una investigación después de la muerte de al menos 51 migrantes que, pese a un calor asfixiante, viajaban hacinados en el remolque de un camión en Texas, una tragedia que el presidente Joe Biden atribuyó a los traficantes de personas.

El jefe de Policía de San Antonio, William McManus, dijo que las autoridades fueron alertadas sobre el camión abandonado por una llamada de emergencia de una de las personas que estaban dentro del tráiler.

La persona que llamó alertó diciendo que estaban “dentro de una pipa” (contenedor) y al fondo se oye a otro de los migrantes decir: no tenemos oxígeno. Luego de esto, la persona responde al operador del 911 que el camión estaba detenido y suponía que estaba al lado de una carretera porque se escuchaban pasar carros.

“Somos como 80 personas”, dijo el migrante en la llamada, en la que al fondo se escucha la angustia de quienes vivían esos momentos de incertidumbre al estar abandonados. “Ayuda (...) ayuda”, se escucha de fondo mientras la operadora del 911 hace preguntas de rigor para establecer en dónde puede estar ubicado el vehículo.

De momento, mientras preguntaba desde dónde había partido el camión, la llamada se cae y la operadora exclamó: “los perdí”.

Por otra parte, desde la Policía de San Antonio detallaron que un trabajador de un edificio cercano escuchó un grito de ayuda y fue a investigar, encontrando el remolque con la puerta parcialmente abierta y los cadáveres dentro.

¿Cómo murieron?

El camión con remolque fue abandonado a la vera de una carretera en una zona escasamente poblada a 14 kilómetros del centro de San Antonio, junto a una vía férrea y cerca de varios depósitos de chatarra y negocios de autopartes.

Asimismo, estaba a poca distancia de la ruta Interestatal 35, que conecta a San Antonio con Laredo, en la frontera entre Texas y México, 250 kilómetros al sur.

El jefe de bomberos de San Antonio, Charles Hood, dijo que el tráiler fue diseñado como un espacio refrigerado, pero que no tenía una unidad de aire acondicionado en funcionamiento.

Dieciséis personas, incluidos cuatro niños, fueron sacadas vivas del tráiler, con golpe de calor agudo y deshidratación. La temperatura máxima en San Antonio el lunes fue de 39,4 grados Celsius.

Y según Patterson, firma que refrigera tráileres, la temperatura dentro de un remolque sin ventilación ni refrigeración puede subir hasta los 65 °C con tiempo caluroso.

*Con información de la AFP.