estados unidos

El extraño paquete que iba a ser entregado en una cárcel de EE. UU., pero que terminó en un colegio

Al parecer, el paquete había sido enviado en un dron y debía haber caído dentro del Centro Correccional Lawrenceville en Virginia.


Las autoridades de Brunswick, Virginia, reportaron un hecho curioso esta semana, pues encontraron un extraño paquete en una escuela cercana a una cárcel.

Según la investigación, un dron dejó caer el paquete en los terrenos de un colegio, pero el objetivo de este era el Centro Correccional Lawrenceville.

La Oficina del Sheriff emitió un comunicado de prensa en el cual afirma que las autoridades recibieron una llamada hacia las 8:24 de la mañana del 13 de septiembre por parte de un empleado de la Academia Brunswick, la cual está ubicada al lado de la prisión.

La Policía cree que quienes controlaban el dron calcularon mal y terminaron dejando caer el paquete en el lugar erróneo.

Un testigo le dijo a la Policía que el dron incluso llegó a aterrizar hacia las 5:40 de la mañana, pero luego fue recogido.

“Poco después, vio a un pequeño auto sedán color negro entrar al estacionamiento de la escuela y recoger el dron”, dice el comunicado policial.

La investigación de la policía arrojó que el paquete estaba destinado a ser entregado en el centro carcelario, que es operado por una empresa de seguridad privada llamada Grupo GEO.

Dentro del paquete había varias libras de marihuana, tabaco, un convertidor USB y tres teléfonos celulares.

Según la policía, no es la primera vez que se utilizan drones o dispositivos similares para hacer llegar objetos a las personas que están dentro de las cárceles.

Capturas recientes en EE. UU.

Esta semana dos adolescentes fueron capturados en el estado de Florida luego de que se descubriera que tenían planes para llevar a cabo un tiroteo en la escuela de educación media a la que asistían.

El hecho ocurrió en Fort Myers, en la costa oeste de la península de Florida, donde fue detectado el plan, que según la Policía hubiera sido comparable con los asesinatos realizados el 14 de febrero de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, de la ciudad de Parkland en el sur de ese mismo estado, donde murieron 17 personas, 14 estudiantes y 3 empleados de la escuela.

Según la información, un estudiante de la escuela media Marsh avisó a una maestra que uno sus compañeros tenía un arma en su mochila, lo que llevó a las autoridades a intervenir, tras lo cual se permitió determinar que ese alumno junto con otro estaban planeando un ataque en el centro educativo.

Se trata de dos estudiantes de 13 y 14 años de octavo grado, quienes fueron detenidos y trasladados a una cárcel de menores. Ahora deberán enfrentar cargos de conspiración para realizar un tiroteo masivo.

Esta pudo haber sido la nueva masacre de Parkland, pero logramos frenar todo cuando estaba en el período de planeación”, señaló el jefe de la policía del condado de Lee, Carmine Marceno.

En una entrevista con New Day que fue compartida en Twitter, agregó que “los padres deben ser padres y no ignorar las señales de alerta”.

Las autoridades advirtieron, sin embargo, que en el momento de realizar una requisa a las pertenencias de los dos menores no encontraron armas, pero sí un mapa del colegio donde estaban marcadas las cámaras de seguridad.

Dentro de la investigación se logró determinar que estaban estudiando detalladamente la manera cómo había ocurrido la masacre de Columbine, en el año 1999. En esa ocasión dos estudiantes ingresaron armados a la escuela secundaria de Littleton, Colorado, y asesinaron a 12 estudiantes y un maestro.

Según el plan descubierto, los menores estaban investigando cómo construir bombas caseras y cómo conseguir armas en el mercado negro, mientras que en el hogar de uno de ellos se encontró una pistola y varios cuchillos de caza.