Home

Mundo

Artículo

Foto: Belga Image.
Sam Bankman-Fried, director de general de FXT, se perfilaba como el primer trillonario en el mundo. - Foto: Foto: Belga Image.

mundo

El joven fundador de FTX, empresa de criptomonedas, contó su versión sobre la quiebra

Sam Bankman-Fried, el empresario que perdió más del 90 % de sus ganancias, reconoció que había fallado, pero que estaba intentando hacer lo mejor para sus clientes.

El escándalo que se ha desatado por la declaración de quiebra de la empresa de criptomonedas FTX, de Sam Bankman-Fried, le costó a este su puesto en la compañía, así como una investigación por parte de la Policía de las Bahamas por posibles irregularidades en sus operaciones contables.

Sin embargo, apenas comenzó el escándalo mundial por la caída de una de las más grandes empresas de criptomonedas, Bankman-Fried comenzó a contar su versión de lo que estaba pasando a través de su cuenta de Twitter, dejando en claro que había cometido errores, pero aun así, intentaba buscar “lo mejor para sus clientes”, por lo que ahora su principal objetivo sería el “limpiar y centrarse en la transparencia” de la compañía, así como “satisfacer a sus clientes”.

Tal vez falle. Quizá no consiga nada más para los clientes de lo que ya hay. Ciertamente he fallado antes. Todos ustedes saben eso ahora, demasiado bien. Pero todo lo que puedo hacer es intentarlo. Ya he fallado bastante este mes. Y una parte de mí piensa que podría llegar a alguna parte”, reflexionó Bankman-Fried en su cuenta oficial.

A reglón seguido, el joven de 30 años indicó que hace un mes su empresa iba “viento en popa”, por lo que resaltó que era invitado a diferentes lugares y entrevistado por medios de alto nivel por su empresa, la cual era valorada a nivel internacional. “Y fuimos tenidos como modelos de dirigir una empresa eficaz”, indicó Bankman-Fried.

Luego de esto, según cuenta Bankman-Fried, fue que vino la crisis y con ella una caída del 50 % de los activos, por lo que se quedaron sin liquidez y muchas personas comenzaron a abandonar la empresa; el joven empresario no deja culpas explícitas, es más, indica que los reguladores tienen un trabajo “imposible” y afirma que lamenta que las cosas hayan terminado de esa manera.

“En un período de unos pocos días, hubo una caída histórica: más del 50 % en la mayoría de los activos correlacionados, sin liquidez del lado de la oferta. Y al mismo tiempo hubo una corrida en el banco(...) Es “realmente” difícil ser un regulador. Tienen un trabajo imposible: regular industrias enteras que crecen más rápido de lo que les permite su mandato. Y muy a menudo terminan en su mayoría incapaces de vigilar tan bien como lo harían idealmente”, puntualizó el empresario.

Sin embargo, también dejó clara su crítica hacia el sistema de regulación, insistiendo en que las personas que utilizan este tipo de moneda deberían tener reguladores que protejan a los usuarios sin restringir las libertades características de la criptomoneda.

Lo que significa que interactuar con estructuras regulatorias puede ser realmente frustrante: una ‘enorme’ cantidad de trabajo, en gran parte arbitraria, y relativamente poca protección al cliente. A la mierda eso. Todos ustedes merecen marcos que permitan a los reguladores proteger a los clientes mientras permiten la libertad”, indicó Bankman-Fried.

La solvencia de FTX había quedado en entredicho después de que su rival Binance decidiera dar marcha atrás en su intención de acudir al rescate de la plataforma, después de haber realizado la diligencia debida y ante la apertura de investigaciones por agencias gubernamentales en Estados Unidos.

Previamente, en una conferencia con inversores, el entonces todavía consejero delegado de FTX, Sam Bankman-Fried, había cifrado en unos 8.000 millones de dólares (una cifra similar en euros) el agujero de la plataforma, incluyendo la necesidad de alrededor de 4.000 millones de dólares para que la firma pudiera mantener su solvencia.

La firma Sequoia Capital informó este miércoles que había reducido a cero el valor de su posición en la plataforma de intercambio de ‘criptos’, subrayando que su exposición a FTX “es limitada”.

“Estamos en el negocio de tomar riesgos. Algunas inversiones sorprenderán al alza y algunas a la baja (...) En el momento en que invertimos en FTX realizamos unas rigurosas diligencias”, señaló la firma.

*Con información de Europa Press.