Tendencias

Home

Mundo

Artículo

(Cecilia Fabiano/LaPresse vía AP)
El sumo pontífice aseguró que en muchos casos este tipo de hechos generan una “cancelación de la infancia” y una “llaga” que es difícil de borrar. (Cecilia Fabiano/LaPresse vía AP) - Foto: AP

mundo

El papa Francisco rompe el silencio y dice que abuso a menores es “una especie de asesinato psicológico”

El sumo pontífice pidió dejar de encubrir este tipo de hechos al interior de la Iglesia Católica y otras instituciones.

La máxima autoridad del Vaticano se refirió este sábado a los abusos sexuales cometidos contra niños, niñas y adolescentes y rechazó este tipo de actos a los que calificó como “una especie de asesinato psicológico” que tiene que dejar de ser encubierto, ya sea en el caso de la pederastia al interior de la Iglesia Católica o en escenarios intrafamiliares.

El papa Francisco rechazó esta problemática y aseguró que “aún hoy vemos cuántas veces en las familias, la primera reacción es taparlo todo”, aunque reconoció que ese interés por ocultar los abusos también está presente en otras instituciones, incluida la Iglesia Católica, según declaraciones citadas por la agencia EFE.

En ese sentido, el sumo pontífice fue enfático al criticar los abusos, pues aseguró que en muchos casos este tipo de hechos generan una “cancelación de la infancia” y una “llaga” que es difícil de borrar.

Sus declaraciones fueron hechas en el marco de una audiencia que mantuvo en el Vaticano con miembros de la asociación italiana Meter, una entidad que trabaja desde 1989 para luchar contra la pederastia. El papa se refirió a la labor que lleva a cabo la asociación Meter como la de un “hogar” para muchos niños, niñas y adolescentes que han sido violados.

“Muchos niños han sido violados en su inocencia o esclavizados por el egoísmo de los adultos”, agregó el sumo pontífice, quien destacó que “la protección de los niños contra la explotación sexual es un deber de todos los Estados, llamados a identificar tanto a los traficantes como a los abusadores”.

El papa Francisco llega a la plaza de San Damaso en el Vaticano para su audiencia general semanal. (AP Foto/Alessandra Tarantino)
El papa Francisco llega a la plaza de San Damaso en el Vaticano para su audiencia general semanal. (AP Foto/Alessandra Tarantino) - Foto: AP

Para ello, la máxima autoridad católica solicitó promover las denuncias y fortalecer los mecanismos de prevención en los distintos ámbitos de la sociedad, por ejemplo, el escenario escolar, deportivo, recreativo, las comunidades culturales, sociales, religiosas, entre otros espacios que requieren “intervenciones específicas para una ayuda eficaz a las víctimas”.

“Lamentablemente continúan los abusos perpetrados contra los niños. Me refiero en particular a las solicitudes que se realizan a través de Internet y las distintas redes sociales, con páginas y portales dedicados a la pornografía infantil. Este es un flagelo que, por un lado, requiere ser abordado con renovada determinación por parte de las instituciones públicas y, por otro, requiere una mayor concienciación de las familias y de los diversos organismos educativos”, concluyó el papa Francisco.

El papa liderará la excomulgación de mafiosos

Otro de los más recientes anuncios hechos desde el Vaticano tiene que ver con la creación de una comisión especial dentro de la Iglesia Católica para que se encargue de cerrarle la puerta a los miembros de la mafia italiana que aún participan en actividades o ritos religiosos, a pesar de que el papa Francisco viene trabajando en esa tarea desde hace aproximadamente siete años.

“Los mafiosos no están en comunión con Dios. Están excomulgados”, aseguró el papa en un discurso que dio en el año 2014, poco tiempo después de que fuera elegido como sucesor de Benedicto XVI.

(AP Foto/Andrew Medichini, Pool)
(AP Foto/Andrew Medichini, Pool) - Foto: AP

Sin embargo, la labor de expulsar definitivamente a los miembros de organizaciones criminales de la Iglesia no ha sido fácil, razón por la cual la máxima autoridad del Vaticano ahora impulsará una comisión especial encargada de analizar cada caso y tomar las decisiones correspondientes para que este tipo de personas no tengan cabida en la congregación católica.

La comisión estará formada por juristas y expertos laicos y religiosos que deberán estudiar los mecanismos más idóneos para excomulgar a los mafiosos. “No es posible pertenecer a la mafia y ser parte de la Iglesia”, sentenció Vittorio Alberti, coordinador del equipo de la comisión que hace parte del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano.