Home

Mundo

Artículo

El impacto al Pacific Zircon es considerado como una provocación por parte de Irán. (AP Foto/Nabeel Hashmi)
El impacto al 'Pacific Zircon' es considerado como una provocación por parte de Irán. (AP Foto/Nabeel Hashmi) - Foto: AP

mundo

Estados Unidos e Israel señalan a Irán de ser responsable del ataque a un barco petrolero en Medio Oriente

El ‘Pacific Zircon’ fue impactado por un proyectil este martes 15 de noviembre.

Estados Unidos e Israel acusaron este miércoles a Irán de haber lanzado el proyectil que alcanzó un barco que transportaba gasóleo frente a la costa de Omán, sin causar víctimas ni fugas de combustible.

“Tras revisar la información disponible, estamos convencidos de que Irán llevó a cabo este ataque con un dron”, indicó en un comunicado Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El ‘Pacific Zircon’ fue “alcanzado por un proyectil a aproximadamente 150 millas (241 km) de la costa de Omán hacia las 15H30 del 15 de noviembre”, dijo la empresa Eastern Pacific Shipping, con sede en Singapur, en un comunicado.

La compañía agregó que ningún miembro de la tripulación resultó herido y que no se produjo ninguna fuga de combustible en el mar, y que el casco del buque sufrió “daños menores”.

El ataque representa una “provocación iraní” pocos días antes del inicio del Mundial de fútbol en Qatar, sostuvo un funcionario israelí, quien recordó que el barco es propiedad de un empresario de Israel.

En los últimos años, se han producido incidentes similares en la región, en un contexto de tensiones entre Irán y Estados Unidos. Estados Unidos y varios países árabes del Golfo denuncian regularmente los actos de Teherán en esta zona marítima particularmente estratégica, vía de navegación casi exclusiva para conectar los países petroleros de la región.

¿Una cuerda a punto de reventar? Pentágono catalogó como “crímenes de guerra” los ataques de Rusia en Ucrania

Ocho días restan para que el conflicto en entre Rusia y Ucrania alcance los nueve meses sin una luz al final del túnel cercana. Entre acusaciones mutuas y ataques han transcurrido varios meses en los que la población civil ha recibido las consecuencias directas. Cuenta de ello son los más de 7,4 millones de desplazados desde el comienzo de la invasión, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Mientras el foco ha estado centrado este martes y miércoles en el misil que impactó una aldea de Polonia, las ofensivas entre las tropas rusas y ucranianas no han pasado a un plano de menor consideración. Los vientos de enfrentamientos siguen a la sombra, mientras un paso para adelantar conversaciones no va más allá de algunas menciones.

Durante esta jornada, el Pentágono (cabeza de la Defensa estadounidense) denunció como “crímenes de guerra” los avances de Rusia en su vecino país, con quien mantiene un conflicto desde 2014. Para el jefe del Estado Mayor, Mark Milley, los daños a la infraestructura constituyen, además, una búsqueda por difundir el temor.

Moscú “está usando el tiempo para intentar reagrupar fuerzas e impone una campaña de terror, una campaña de máximo sufrimiento sobre la población civil ucraniana, para derrotar la moral”, agregó el general Milley en una conferencia de prensa.

Washington no vislumbra cerca que Kiev pueda sacar a su rival del territorio en un corto plazo. “La probabilidad de una victoria militar ucraniana, expulsando a los rusos de toda Ucrania, incluyendo a Crimea y la probabilidad de que eso suceda pronto, no es alta militarmente”, apuntó Milley.

*Con información de AFP.