Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Las casas destruidas se ven después del bombardeo ruso en Soledar, región de Donetsk, Ucrania, el martes 24 de mayo de 2022.
En video fue captada la solitaria y heroica acción de un soldado ucraniano que, desde las trincheras intentó repeler el ataque ruso en el Donbás - Foto: AP

ucrania

Guerra en Ucrania: drones captan en video la heroica resistencia de un solitario soldado ucraniano

El hecho ocurrió a comienzo de la guerra en la región del Donbás, uno de los lugares donde el ejército ruso centra sus operaciones tras tres meses del inicio de la ocupación al territorio de Ucrania.

Impresionantes, así son las imágenes captadas por un dron en el marco de la guerra que se libra en territorio ucraniano entre fuerzas de la resistencia, y unidades de escuadrones prorrusos y rusos que buscan tomar el control de las principales ciudades de la región del Donbás.

Precisamente, en el marco de dichas imágenes, retomadas y difundidas recientemente por medios internacionales como el Mail de Reino Unido y El Mundo de España, se puede ver la heroica acción de un miembro de la resistencia ucraniana que, tras la muerte de varios de sus compañeros y buscando dar lugar a la retirada de un contingente remanente de las fuerzas locales, decide enfrentarse en solitario a los miembros de un escuadrón prorruso, emprendiendo la defensa desde las trincheras en la ciudad de Severodonetsk, lugar ubicado en Lugansk.

En las imágenes se aprecia la forma en la que el soldado se escabulle por una serie de pasillos en las trincheras, buscando repeler ráfagas de bala, e incluso logra tomar algunas de las granadas que le son lanzadas, para usarlas a su favor al regresarlas, incluso, logrando por momentos que sus atacantes retrocedan.

El ‘soldado solitario’, evoca con sus acciones algunas de las tácticas empleadas en los combates propios de la Primera Guerra Mundial, donde las confrontaciones fueron prácticamente cuerpo a cuerpo.

Según detallan medios internacionales, las imágenes captadas por el dron, y difundidas recientemente, datan de las primeras semanas de la guerra, que el pasado 24 de mayo cumplió tres meses desde el inicio de la incursión armada rusa, denominada por el Kremlin como una ‘operación especial’, pero vista por el mundo occidental como una invasión y violación a la soberanía de Ucrania.

Las imágenes muestran cómo, tras repeler ataques de bala y lograr evadir algunas de las granadas que le eran enviadas, el ‘soldado solitario’, quien lucha contra la superioridad numérica y las capacidades armamentísticas de sus atacantes, comienza a debilitarse con las secuelas que le van dejando el estallido próximo de algunos explosivos que, poco a poco, fueron minando su movilidad al afectar sus piernas, hasta que finalmente, y sin lograr escapatoria, termina siendo víctima de las detonaciones de elementos aturdidores, que lo dejan sentado en el suelo, donde finalmente yace tras ser alcanzado por un nuevo artefacto.

Tras una nueva explosión, que sacude la trinchera, se aprecia una columna de humo negro, y posteriormente se puede observar allí al ‘soldado solitario’ tendido inmóvil en medio de los restos de una ciudad afectada por los bombardeos y la invasión de los usurpadores rusos.

Esta confrontación es solo un fragmento de lo que se vive cotidianamente en los territorios ucranianos en disputa, como por ejemplo aquellos lugares próximos a la región del Donbás, donde la resistencia ucraniana intenta repeler las intenciones de las tropas rusas para hacerse con el control total de los llamados territorios prorrusos; los mismos que detonaron la confrontación, luego de que tras el Euromaidan, en 2014, practicaran un referendo separatista que, pese a arrojar resultados positivos para la independencia, esta no fue reconocida por el poder central en Kiev, desencadenando una ola de represalias contra las células independentistas.

Actualmente, según los reportes locales, fuertes confrontaciones se viven en la zona de las ciudades de Severodonetsk y Lysychansk, donde los dos bandos intentan el avance empleando armas de alto poder.

Según las autoridades de la zona, como efecto del conflicto, esas ciudades se encuentran sin servicios de electricidad ni telefonía móvil y la gran mayoría de sus habitantes han decidido abandonar las para buscar resguardar su vida. En la zona tampoco hay suministro hídrico, por lo que los habitantes deben desplazarse varios kilómetros para acudir a pozos que les permitan recaudar un poco del líquido.

Se estima que, de los 100.000 habitantes del sector, 1.500 han perecido en medio del fuego cruzado y debido a las difíciles condiciones sanitarias.

Precisamente, de acuerdo con autoridades ucranianas, la ciudad de Lysychansk fue escenario de fuertes bombardeos durante el pasado fin de semana.

Se calcula, según lo afirmado recientemente afirmado por el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que cerca del 90 % de los edificios de referida ciudad se encuentran averiados y un aproximado de dos tercios de las viviendas de ese lugar están totalmente destruidas.

En la zona, otra de las ciudades en disputa es Lyman, cuyo control estaría bajo dominio ruso según detalló el Kremlin el pasado sábado, pero sobre la que Ucrania afirma que no es cierto, advirtiendo que la defensa sigue en pie.

Desde la presidencia de Ucrania se ha abogado ante sus aliados internacionales por el envío de lanzacohetes de largo alcance, refiriendo que son necesarios dada la naturaleza que ha tomado el conflicto; no obstante, EE. UU. ha advertido que no enviará a ese país armas capaces de, desde territorio Ucraniano, alcanzar blancos en Rusia.

Sobre el particular, Podolyak, asesor de la Presidencia ucraniana, advirtió a través de su cuenta de Twitter que “es difícil luchar cuando te atacan a 70 km de distancia y no tienes nada con lo que luchar... necesitamos armas eficaces”.

Por su parte, otros países como Dinamarca han comenzado la entrega de misiles antibuque Harpoon y obuses autopropulsados, según ha informado el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov.