Tendencias
Harry de Gran Bretaña y Meghan
El príncipe Harry de Gran Bretaña, a la izquierda, y Meghan, duquesa de Sussex, salen del ayuntamiento en Düsseldorf, Alemania, el martes 6 de septiembre de 2022. - Foto: AP

mundo

Harry y Meghan Markle ya tuvieron su primer disgusto con el rey Carlos III, ¿qué pasó?

Harry estaría furioso con su padre a causa de una decisión que el monarca tomó y que afectaría a sus hijos.

La prensa británica ha reportado que recientemente se habría dado un tenso enfrentamiento al interior de la familia real. Según una publicación de diario británico The Sun, aparentemente Meghan Markle y el príncipe Harry estarían sumamente molestos por una decisión que habría tomado el rey Carlos III.

El motivo del disgusto se debería a que el nuevo monarca del pueblo británico habría decidido que los hijos de Markle y el príncipe Harry (Archie y Lilibet) no recibirían el título de su alteza real.

Al parecer, una fuente anónima le aseguró al medio inglés que los nietos del hijo menor del rey solo obtendrían los títulos de príncipe y princesa, pero nunca lograrían acceder al estatus de su alteza real.

Así las cosas, los hijos de Meghan Markle y el príncipe Harry no tendría acceso a beneficios como la subvención soberana, que otorga una especie de pago a los nobles por representar a la corona británica en eventos públicos, además de contar con un esquema de seguridad privada que es pagado por la realeza.

Cabe recordar que tanto Harry como Meghan, quienes están radicados en Estados Unidos desde hace poco más de dos años, decidieron no usar sus títulos de su alteza real. No obstante, la pareja estaría sumamente molesta por el hecho de que se les niegue a sus hijos el poder acceder al mismo título que ellos tienen.

Según la publicación realizada por The Sun, la determinación del rey Carlos III habría producido una tensa discusión entre Harry y su padre. Parece ser que la conversación no habría producido un resultado que agradara el príncipe y por ello Harry estaría furioso con el monarca.

El medio inglés sostiene que la furia de Harry se habría incrementado aún más al conocer que las hijas del príncipe Andrés sí recibirían el título de su alteza real, pese a que ellas no son miembros de la realeza.

“Harry y Meghan estaban preocupados por el tema de la seguridad y ser príncipe y princesa les da derecho a tener ciertos niveles de seguridad real. Ha habido muchas conversaciones durante la última semana”, sostiene la fuente que habló con The Sun.

¿Por qué se afirma que la corona que llevará Camila Parker está “maldita”?

Luego del ascenso del rey Carlos III al trono de Reino Unido y la Mancomunidad de Naciones, se han revivido ciertos misterios y creencias sobre la familia real, sus joyas y el trono británico; esto unido con la polémica por la esposa del monarca, Camila Parker, quien ahora será la reina consorte.

Además de los pequeños cambios significativos, se informó que la nueva reina británica será coronada con una pieza de joyería que tiene dentro de su composición un diamante que muchos consideran como “maldito”, debido a su larga historia, y la forma en cómo se estima, habría sido conseguido por el imperio de Reino Unido en una de sus excolonias, según recalcan medios locales.

La corona que portaría Camila tiene consigo el diamante conocido como Koh-i-noor, que significa montaña de luz en persa, la joya de 105 quilates es reclamada por varios países a nivel mundial, sin embargo, el más reconocido es India, ya que según la historia, esta piedra preciosa fue extraída del país asiático y se estima que habría sido tomado por Reino Unido mientras Delhi fue colonia.

Sin embargo, la historia por la que se señala a esta joya como “maldita”, y por lo que sería usada solamente por las mujeres que llegan al alto cargo, y no por los hombres coronados como reyes o reyes consorte, es por las batallas que se habrían librado para obtener el valioso diamante, que incluso perteneció a los gobernantes de las dinastías indias desde que fue encontrado, pero tras la invasión persa al país asiático cambió de dueño, pasó a ser un símbolo del poder del rey de Persia.