invasión a ucrania

“Hay una rusofobia en todo Occidente dirigida desde Estados Unidos”, dice canciller ruso

El ministro de asuntos exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, acusó a medios occidentales de presentar únicamente “el punto de vista ucraniano”.


Esta semana, el hospital infantil de Mariúpol, en Ucrania, fue blanco de bombardeos rusos, en el marco del conflicto entre ambos países. “Los rusos están bombardeando hospitales, casas, iglesias. ¡Solo envíenos aviones para detener esta locura!”, señaló en su cuenta de Twitter el miembro del parlamento ucraniano Roman Hryshchuk.

El funcionario ucraniano, además, compartió imágenes de los destrozos causados por los ataques desarrollados por bombarderos rusos la tarde de este miércoles, a la vez que aboga por la intervención y ayuda de otros países para lograr ejercer un efectivo control del espacio aéreo ucraniano, en pro de neutralizar nuevas incursiones aéreas.

Ante el ataque al hospital infantil de Mariúpol, algunas versiones indicaban que dentro de las instalaciones había pacientes, por lo que la condena de la acción bélica fue aún mayor. Sin embargo, en una reciente rueda de prensa, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, manifestó que dichas afirmaciones no son ciertas.

En ese sentido, el funcionario ruso aseguró que no había pacientes en el hospital bombardeado y acusó a los medios occidentales de presentar únicamente “el punto de vista ucraniano”.

Hay una rusofobia en todo Occidente dirigida desde Estados Unidos”, aseveró el ministro Lavrov, luego de reunirse con su homólogo ucraniano, Dmitro Kuleba, y turco, Mevlut Cavusoglu, en Turquía.

La versión de Rusia

De acuerdo con las declaraciones de Lavrov, el ataque al hospital ocurrió porque las instalaciones de la edificación “servían de base para los extremistas ucranianos”. Incluso, agregó que el Gobierno ruso presentó documentos al Consejo de Seguridad de la ONU en una reunión “que corroboran que el centro hospitalario estaba en manos de un grupo nacionalista llamado Azov y otras organizaciones radicales”.

Sobre la presencia de extremistas en el centro médico, el cual fue definido por Rusia como “una base del batallón ultrarradical”, el funcionario ruso señaló que estos expulsaron a los pacientes que se encontraban allí previamente, así como al personal sanitario y de servicio. De este modo, con su versión, el funcionario ruso sugiere que el hospital infantil de Mariúpol no albergaba civiles al momento del bombardeo.

Sin embargo, según reseñó el ayuntamiento de Mariúpol, “Tres personas murieron, entre ellas una niña”. Un anterior balance de las autoridades daba cuenta de 17 personas heridas. Así mismo, una cuarta persona falleció este jueves, 10 de marzo, en otro bombardeo, de acuerdo con la información recogida por la AFP.

El ataque contra el hospital provocó la indignación de las autoridades ucranianas y occidentales. El presidente ucraniano Volodímir Zelenski, que condenó un “crimen de guerra”, mostró videos de la destrucción de este establecimiento, que albergaba una zona de maternidad y un hospital pediátrico. En ellos se pueden ver edificios destruidos, escombros y papeles y cristales esparcidos por el suelo.

Vaticano rechazó el bombardeo del hospital infantil

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, tachó de “inaceptable” el bombardeo del Ejército aéreo ruso contra un hospital infantil y una sala de maternidad en Mariúpol (Ucrania), que ha provocado al menos 17 muertos.

Según informan los medios italianos, Parolin ha condenado el ataque que se produjo durante un supuesto período de alto el fuego de 12 horas destinado a la evacuación de civiles.

Autoridades locales han advertido, desde el inicio de los bombardeos, sobre cómo los aviones rusos han sido tristemente selectivos en sus ataques aéreos, advirtiendo que en la mayoría de los casos, los blancos han sido de corte civil; es decir, centros o instalaciones urbanas de alta concurrencia o presencia de niños y familias en general, como hospitales, escuelas y barrios residenciales.

En el video difundido a través de las redes sociales se puede ver el alcance del ataque, con la infraestructura hospitalaria visiblemente afectada e, incluso, con espacios de vegetación aledaños aún humeantes tras las llamas derivadas del ataque bélico infringido por los rusos.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA