Home

Mundo

Artículo

Imágenes del canal TLC publicadas por el diario británico The Mirror
Irreconocible: así quedó una de las mujeres más gordas del mundo tras cambio extremo. Imágenes del canal TLC publicadas por el diario británico The Mirror - Foto: Imágenes del canal TLC publicadas por el diario británico The Mirror

mundo

Irreconocible: así quedó una de las mujeres más gordas del mundo tras cambio extremo

La mujer tuvo que bajar más de 100 kilos de peso antes de que se le realizara la cirugía. Mantenerse tampoco ha sido fácil.

Durante dos años estuvo Christina Phillips en una cama postrada por su sobrepeso. La báscula, en su caso, llegó a marcar 317 kilos de peso. Ahora, después de una operación de bypass gástrico, su vida cambió por completo.

Phillips apareció por primera vez en 2012, en la serie de televisión “My 600-lb Life”, más conocido en España y América Latina como “Mi vida con 300 kilos”, una serie de tele-realidad emitida por el canal TLC, que muestra en cada capítulo, la vida de personas con obesidad mórbida en el transcurso de un año.

Los protagonistas son personas que inician con un peso cercano a los 300 kilos y van perdiendo peso en un proceso progresivo, por medio de una dieta estricta y posteriormente un cirugía, que en unos casos es de bypass gástrico y en otros de gastrectomía en manga, según cada paciente.

En ese capítulo de “Mi vida con 300 kilos”, Phillips le dijo a los los productores: “Estoy atrapada dentro de este cuerpo en el que no quiero estar”, tenía 22 años en ese momento.

Phillips contó como cómo caminar a su habitación la dejaba sin aliento y admitió que no había salido de su casa en más de dos años debido a sus problemas de peso.

La operación

En el programa, los pacientes son colocados bajo el cuidado del cirujano iraní-estadounidense, Younan Nowzaradan. Inicialmente, el doctor le explicó a Phillips que debía llevar a cabo una estricta dieta, antes de considerar cualquier cirugía. El programa inició con ella en 2012, y la cirugía se llevó a cabo en 2014.

Cristina decía que su deseo de comer en exceso se debía a que su mamá y su esposo, ya de adulta, la dejaban comer distintos tipos de comida rápida todo el tiempo, mientras ella luchaba por controlar su dieta.

La joven logró bajar más de 110 kilos de peso antes de la operación. Luego, gracias a la cirugía de bypass gástrico, perdió 227 kilos, así que terminó su proceso con 84 kilos.

Ella, como muchos otros pacientes del programa, se tuvo que someter también a una operación para manejar el exceso de piel, después del primer proceso quirúrgico.

La ansiedad por volver a engordar

El mismo programa de TLC tiene una serie asociada llamada “Where are they now?”, es decir ¿Dónde están ellos ahora?, que hace seguimiento a los casos de las personas obesas que pasaron por el programa.

En el caso de Christina Phillips, la mujer cuenta que siente ansiedad permanente por volver a subir: “Últimamente, cada vez que veo la báscula subir, tiendo a enloquecer, así que dejo de comer por varios días... no sé como cambiar lo que siento”.

Además, Phillips dice que aunque ya no pesa más de 300 kilos, en su mente sigue sintiéndose como si así fuera.

Después del proceso decidió separarse de su esposo: “Quedó claro que independizarme (de su esposo) no iba a funcionar para él”, afirmó a TLC. La mujer calificó su relación con su ex esposo como abusiva, las imágenes de su antigua pareja permiten ver que no era una persona que sufriera de sobrepeso.

La mujer agradece cada día por tener una segunda oportunidad, y poder hacer cosas que antes creía imposibles, como correr por diversión. Phillips ha llegado a participar en carreras de 5 kilómetros.

De acuerdo con el diario británico The Mirror, la mujer se encuentra esperando su segundo bebé. El primer embarazo dio a feliz término en julio de 2021.