Home

Mundo

Artículo

FOTO DE ARCHIVO: El personal médico trata a pacientes en el Hospital Universitario de Milton Keynes (imagen de referencia).
FOTO DE ARCHIVO: El personal médico trata a pacientes en el Hospital Universitario de Milton Keynes (imagen de referencia). - Foto: Reuters / Autor: Toby Melville

mundo

Tras haber comido sobras de comida a un joven le amputaron las piernas. Esto fue lo que ocurrió

El joven presentó un cuadro que incluía dificultad para respirar y sarpullido en varias partes del cuerpo.

La ingesta de alimentos en mal estado terminó por convertirse en una pesadilla para un joven de Boston, Estados Unidos, quien perdió sus piernas luego de contraer una infección que se expandió rápidamente, al punto que los médicos no encontraron una solución diferente más que amputarle los miembros inferiores.

La conmoción comenzó cuando el adolescente fue a la casa de su amigo y comió un pollo con pasta y arroz que se había pedido de un restaurante el día anterior. Todo se imaginó menos que esa decisión, en apariencia habitual o sin problema para muchos, le saldría cara y lo conduciría al hospital, mientras que en menos de una semana estaría en una unidad de cuidados intensivos.

New England Journal of Medicine compiló el caso el año pasado, mismo que volvió a tomar relevancia en 2022 luego de que se hiciera una recreación animada de la ruta que tomó la infección. La revista académica señaló que el joven, a quien identificó solo como JC, no había experimentado anomalías el día siguiente que consumió estos alimentos.

Con el paso de las horas las cosas comenzaron a situarse en un escenario de alerta, luego de que JC registrara vómitos y dolor abdominal. Esos síntomas fueron seguidos por otros como escalofríos, complicaciones para respirar y afectación de la visión; siendo los primeros indicios de que el cuadro de salud podría derivar en mayores complicaciones.

Lo siguiente fue una serie de exámenes, mientras el bostoniano aseguraba que en una escala de 0 a 10, el dolor que lo invadía era de 8. Mientras le eran administrados varios medicamentos, la incertidumbre rodeaba a los familiares y personal médico que aguardaba expectante los resultados para saber, a ciencia cierta, qué estaba pasando.

El diagnóstico final

Al transcurrir media hora desde las primeras molestias, ya estando en el hospital, la respiración empezó a acelerarse, por lo que fue necesario que se le suministrara asistencia de oxígeno. El panorama para JC no era nada alentador, pues su presión arterial empezó a caer y lo que llevó a un mayor desconcierto fue que los pulsos en uno de sus pies eran bajos.

En ese punto, y tras empeorar su estado, el adolescente fue trasladado a otro hospital donde ya fue necesario que lo intubaran. En su cuerpo eran perceptibles sarpullidos y una erupción “rápidamente progresiva”, que terminó expandiéndose a varias zonas como la cara, el abdomen, el pecho y las piernas.

Finalmente, el equipo médico concluyó que JC había contraído Neisseria meningitidis, una infección bacteriana que le generó afectaciones en su hígado y coágulos en su sangre. Esta, y el desarrollo de gangrena, había derivado en un caso severo de septicemia meningocócica y llevó a que perdiera sus piernas desde la rodilla, concluyó New England Journal of Medicine.

OMS cambia nombre de viruela símica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este lunes que cambiaba el nombre de la viruela del mono, a fin de procurar que no se propagara un “lenguaje racista y estigmatizante”. En adelante, esa patología empezará a conocerse como ‘mpox’, la abreviación de la nomenclatura en inglés ‘monkeypox’.

El organismo señaló que esas denominaciones empezarán a usarse con mayor frecuencia, mientras que el nombre tradicional se eliminará poco a poco. Esto tras considerar que había registrado algunos problemas con la designación con la que, hasta ahora, se conocía, esa enfermedad, según informó Europa Press.

“Cuando el brote de viruela del mono se extendió a principios de este año, se observó y se informó a la OMS de un lenguaje racista y estigmatizante ‘on line’, en otros entornos y en algunas comunidades. En varias reuniones, públicas y privadas, varias personas y países plantearon su preocupación y pidieron a la OMS que propusiera una vía para cambiar el nombre”, dijo la máxima autoridad sanitaria en un comunicado.