coronavirus

Israel le muestra al mundo la urgencia de la tercera dosis y redobla sus esfuerzos

Los datos del gobierno sobre la vacuna Pfizer-BioNTech tenía solo un 16 % de efectividad contra la infección sintomática en personas que habían recibido dos dosis en enero. Para las personas que habían sido vacunadas por completo en abril, la vacuna fue 79 % efectiva contra la infección sintomática, lo que sugiere que la inmunidad obtenida a través de la inmunización se agota con el tiempo”.


Israel es el país del mundo que se ha convertido en un faro en la vacunación. Alrededor del 63% de la población de ese país está vacunada, pero los casos covid-19 siguen al alza. La variante delta ha estremecido al país y ha hecho retornar el miedo. Los nuevos casos diarios en el país alcanzaron un máximo histórico de 12.113 el 24 de agosto, superando el pico de enero de 11.934.

La esperanza, por ahora, es la tercera dosis. Israel anunció este domingo que rebajó a los 12 años la edad mínima para recibir una tercera dosis de vacuna anti-covid, con el objetivo de combatir un aumento de los contagios a causa de la variante delta.

“Hoy, ampliamos la posibilidad de recibir el refuerzo, o sea, la tercera inoculación de la vacuna, a toda la población, siempre y cuando hayan pasado cinco meses desde la segunda dosis”, indicó en una conferencia de prensa televisada el director general del Ministerio de Salud, Nachman Ash.

“La tercera vacuna está disponible en lo inmediato para todas aquellas personas mayores de 12 años”, tuiteó por su parte el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, subrayando “la eficacia del refuerzo” de acuerdo a “los últimos estudios”, e instó a todos los ciudadanos a vacunarse.

Israel lanzó una campaña a finales de julio para que las personas de 60 o más años se inyectasen una tercera dosis, en particular la del gigante farmacéutico Pfizer/BioNTech. Después ha ido reduciendo gradualmente la edad mínima para recibir este refuerzo, a pesar del llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a decretar una moratoria sobre estas terceras dosis, con el objetivo de dejar más vacunas para los países pobres, cuya tasa de vacunación continúa siendo baja.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, argumentó que la administración de este refuerzo en Israel, país con nueve millones de habitantes, no afectaría a las reservas mundiales de vacunas y, en cambio, permitiría probar la eficacia de esta tercera dosis. El Estado hebreo alcanzó un acuerdo con el gigante Pfizer, a cambio de datos sobre la campaña de vacunación. El 24 de agosto, Israel superó el millón de casos desde el comienzo de la pandemia. En total, han fallecido por covid-19 más de 6.950 personas.

Según un informe de CNB, “los datos preliminares publicados por el gobierno israelí en julio mostraron que la vacuna Pfizer-BioNTech tenía solo un 16 % de efectividad contra la infección sintomática en personas que habían recibido dos dosis en enero. Para las personas que habían sido vacunadas por completo en abril, la vacuna fue 79 % efectiva contra la infección sintomática, lo que sugiere que la inmunidad obtenida a través de la inmunización se agota con el tiempo”. El informe agrega que muchos virus comenzaron como pandemia y que luego se ha ido estabilizando.

¿Vendrá confinamiento?

Pese a que Israel fue uno de los pocos países que vacunó contra el coronavirus a la mayoría de su población en un tiempo récord, ahora no descarta un nuevo confinamiento por el repunte de infecciones.

La pandemia ha repuntado en ese país en los últimos días y el dato de enfermos graves se ha elevado. Israel ha vuelto en la última semana a datos de enero.

Naftali Bennett (AP Photo/Ariel Schalit)
La pandemia ha repuntado en ese país en los últimos días y el dato de enfermos graves ya se ha situado este jueves por encima de los 600, en un contexto en el que el gobierno de Naftali Bennett quiere evitar a toda costa un nuevo confinamiento por los efectos económicos que llevaría aparejados. - Foto: AP

Por su parte, las autoridades israelíes han endurecido en estas últimas semanas las medidas contra la pandemia, por ejemplo generalizando el ‘pasaporte Covid’ para acceder a numerosos lugares. “Aunque el confinamiento sea el camino más simple para el Gobierno, hemos optado por el difícil, adoptar decenas de medidas”, declaró Bennett.

Asimismo, el primer ministro instó a los ciudadanos a vacunarse, advirtiendo que el Estado judío podría enfrentarse a un bloqueo “destructivo” durante la temporada alta de vacaciones, que comienza con las celebraciones de Año Nuevo el 6 de septiembre.

El Ejecutivo no oculta que un nuevo confinamiento acarrearía graves problemas económicos, en la medida en que estima que los anteriores habrían supuesto pérdidas que rondan los 200.000 millones de séqueles (unos 53.000 millones de euros). “Un confinamiento es el último recurso, solo cuando se ha agotado el resto de opciones”, advirtió el primer ministro, según The Jerusalem Post.

Israel fue uno de los países que más rápido avanzó en la campaña de vacunación, aunque se ha estancado y alrededor del 60 % de la población tiene las dos dosis. Más de un millón de personas se han puesto ya una inyección de refuerzo –la tercera–, destinada a los colectivos de riesgo, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Nuevas restricciones

Algunos países advierten que Israel es un destino de alto riesgo para viajeros. Los casos de covid han aumentado constantemente desde mediados de julio. El Gobierno asegura que se trata principalmente de niños no vacunados, pero hay también un número importante de infecciones irruptivas (o sea, de personas completamente vacunadas que se han infectado).

Por esto, en este país entraron en vigor nuevas restricciones sanitarias, luego de que el martes registrara su mayor número de contagios desde enero pese a una gran campaña de vacunación contra la covid-19.

Coronavirus: Israel podría eliminar el uso de tapabocas en espacios públicos
El Gobierno restableció la obligación de mostrar el certificado de vacunación o test PCR negativo para ingresar a restaurantes, hoteles, museos y bibliotecas, y asistir a eventos culturales y deportivos. - Foto: AFP

El Gobierno restableció la obligación de mostrar el certificado de vacunación o test PCR negativo para ingresar a restaurantes, hoteles, museos y bibliotecas, y asistir a eventos culturales y deportivos.

Esta medida también se aplica a los lugares de culto que reciben a más de 50 fieles, se indicó.

También se había restablecido en julio la obligación de usar mascarilla en oficinas y lugares públicos cerrados.

Por su parte, el Ministerio de Salud de Israel ha citado estudios que sugieren que el nivel de protección que ofrecen las vacunas cae con el tiempo, especialmente frente a la variante delta.

Por eso, Israel quiere que las personas reciban una tercera dosis para estimular sus anticuerpos y aumentar sus posibilidades de luchar contra la enfermedad. Y ha estado impulsando esa iniciativa a una velocidad increíble, con decenas de miles de personas recibiendo inyecciones de refuerzo todos los días desde principios de agosto.

Con información de Europa Press y AFP.