Tendencias

Home

Mundo

Artículo

La presión ejercida por la comunidad internacional reunió nuevamente al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y al líder opositor, Juan Guaidó, en una mesa de negociación por el futuro del país.
La presión ejercida por la comunidad internacional reunió nuevamente al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y al líder opositor, Juan Guaidó, en una mesa de negociación por el futuro del país. - Foto: JHONN ZERPA-afp

mundo

La agenda que el régimen de Maduro y la oposición negocian en México

La mesa de diálogo, que durará hasta el lunes 6 de septiembre, fue facilitada por Noruega y cuenta con el apoyo de México.

El Gobierno y la oposición de Venezuela llegaron a México para retomar este viernes una nueva ronda de negociaciones, cuyo objetivo más próximo es establecer un cronograma y garantías para la participación de partidos contrarios a Nicolás Maduro en los comicios regionales de noviembre.

Ambas delegaciones, que ya se encuentran en el país, se verán durante la horas de la tarde, según fuentes cercanas a esta mesa de diálogo, que durará hasta el lunes 6, facilitada por Noruega y con el apoyo de México.

Una comitiva de 11 personas encabezada por Jorge Rodríguez, presidente del Parlamento oficialista y hombre de confianza de Maduro, llegó la tarde del viernes al aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México. En representación del mandatario chavista, la delegación “llevará un petitorio para el cese del bloqueo de los activos en el extranjero y el levantamiento de las sanciones”, informó el Parlamento en Twitter.

La oposición, por su parte, arribó a México con cambios: el dirigente Freddy Guevara –cercano colaborador del líder opositor Juan Guaidó– reemplazará a Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Estados Unidos, cuya presencia generó incomodidades en el bloque oficialista, confirmó a la AFP una fuente cercana a la negociación.

El nombre de Guevara sonaba para sumarse a las conversaciones desde que fue excarcelado en agosto, tras pasar un mes detenido acusado de traición a la patria y terrorismo. Tras confirmar esta semana que competirá en las elecciones de alcaldes y gobernadores del 21 de noviembre, la oposición rompe con tres años de boicot electoral y reafirma los acuerdos trazados el pasado 13 de agosto en un memorando de entendimiento durante la primera ronda de negociaciones.

En ese documento se plantearon siete puntos de discusión, entre los que destacan derechos políticos, garantías electorales y un cronograma para elecciones observables, temas prioritarios de la agenda opositora desde este viernes.

“Nuestro objetivo es lograr un acuerdo que solucione el conflicto a través de una elección presidencial y parlamentaria libre y justa, con garantías”, dijo Guaidó en un video difundido en sus redes sociales. “Hoy no hay condiciones para un proceso electoral libre y justo en Venezuela, (y) por eso estamos en México. Estamos luchando para lograr esas condiciones”, agregó el opositor, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países.

Gobierno lleva agenda económica

El memorando también incluye aspectos como el levantamiento de sanciones y restauración de derechos, convivencia política y social, protección de la economía, así como seguimiento y verificación de lo acordado.

En declaraciones a la cadena Telesur, Rodríguez dijo el jueves que las propuestas del Gobierno se enfocarán “en el tema económico y social (...) y en la devolución de recursos que le pertenecen a Venezuela para poder atender las necesidades de toda la población”.

El levantamiento de las sanciones económicas internacionales, que le han cortado al gobierno chavista vías de financiamiento, es una de sus principales peticiones en las conversaciones.

NICOLÁS MADURO Presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. - Foto: getty images

Washington, Ottawa y Bruselas se han mostrado abiertos a revisar su política de sanciones si Maduro facilita “avances significativos” en el diálogo.

“Dar la pelea”

Guaidó agregó que la decisión de los partidos opositores de participar en los comicios de noviembre fue producto de “un proceso arduo (...) para dar la pelea en otro frente de lucha, pero trabajar por el mismo fin”.

Saludó también a aquellos que optaron por no hacerlo al considerar que no existen condiciones. “Todos son parte de la plataforma unitaria, de la unidad”, dijo.

La oposición se marginó de las presidenciales de 2018, cuando Maduro fue reelegido en unos comicios tachados de fraudulentos y que dieron pie al reconocimiento de Guaidó como presidente encargado, aunque en la práctica el mandatario chavista ejerce el control institucional y territorial del país.

De cara a las elecciones, Guaidó no ha llamado a la abstención como hizo por última vez en 2020, cuando perdió el Parlamento, que volvió a manos del chavismo.

El chavismo considera que participar en elecciones equivale a reconocer las instituciones venezolanas, buscando desmontar el discurso que sostiene a Guaidó.

La mesa en México sigue a los fallidos intentos de Barbados, en 2019, y República Dominicana, en 2018.

Con información de la AFP.