pandemia

“La humanidad no está lista para una nueva pandemia”, asegura Bill Gates

El empresario hizo un llamado a los líderes mundiales a que realicen las inversiones a largo plazo necesarias para desarrollar y fabricar vacunas.


Mientras el mundo intenta avanzar hacia la normalidad, aún en medio de la pandemia contra el coronavirus, que deja 225.630.856 contagiados y 4.645.139 fallecidos, la experiencia vivida deja muchas lecciones frente a la capacidad de reacción ante una situación que puso en vilo a las autoridades sanitarias y a los científicos.

La puesta en marcha de medidas como las cuarentenas, el uso de tapabocas, el distanciamiento social, la virtualidad de la educación y de las actividades laborales, entre otras, fueron puestas a prueba para controlar la expansión del virus.

Y en el campo científico, desarrollar en el menor tiempo posible una vacuna y dotar los sistemas de salud de elementos para atender los casos de contagio, como el caso de las unidades de cuidados intensivos, también han sido retos que debieron ser enfrentados ante la sorpresiva aparición del coronavirus.

Aún sin superar la pandemia, el fundador de Microsoft, Bill Gates, consideró que la humanidad no está preparada para enfrentar una nueva pandemia, a no ser que se realicen esfuerzos para poder crear vacunas más rápidamente.

El empresario señaló que la aparición y expansión de la covid-19 provocó un retroceso importante en las tasas de vacunación rutinaria infantil, amplió la brecha educativa entre las naciones pobres y ricas y aumentó las inequidades en el acceso a los servicios de salud.

Así quedó consignado en un nuevo informe de la Fundación Bill y Melinda Gates en el que el filántropo indicó que está “un poco preocupado de que ahora se esté prestando menos atención de la que esperaba a la preparación para responder a la pandemia”.

En su análisis sobre el progreso mundial en el acceso a las vacunas, la reducción de la pobreza y otros problemas de salud, el informe indicó que la pandemia de covid-19 trajo consigo un agravamiento de la situación de millones de personas en materia social y económica.

En el reporte se hizo un llamado a los líderes mundiales a que realicen las inversiones a largo plazo necesarias para desarrollar y fabricar vacunas y mejorar la infraestructura de salud pública, particularmente en países de bajos ingresos.

“La única solución real a este problema es tener fábricas que puedan producir suficientes dosis de vacunas para todo el mundo en 100 días. Es factible”, señaló Gates.

En ese sentido, el director ejecutivo de la Fundación Gates, Mark Suzman, dijo a medios de comunicación que la mayoría de los países ricos, en los que ya se ha avanzado en la vacunación a gran parte de su población, verán una recuperación del ingreso per cápita anterior a la crisis “este año”.

Por el contrario, dos tercios de los países en desarrollo seguirán estando por debajo de sus indicadores de 2019, según dijo, y advirtió que algunos de ellos “se enfrentarán a muchos más años (de problemas) antes de volver a los niveles de 2019”.

También aseguró que las consecuencias económicas de la pandemia frenarán el progreso hacia la igualdad de género, tanto en las naciones pobres como en las ricas, ya que las mujeres se han visto desproporcionadamente afectadas por la crisis.

“Se han perdido 13 millones más de trabajos en todo el mundo para las mujeres que para los hombres”, explicó Suzman. “Las mujeres también soportan la peor parte de las responsabilidades relativas a los cuidados tanto en el mundo rico como en el pobre”, puntualizó.