Home

Mundo

Artículo

De izquierda a derecha: el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; el expresidente peruano, Pedro Castillo, y el mandatario de Colombia, Gustavo Petro.
De izquierda a derecha: el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; el expresidente peruano, Pedro Castillo, y el mandatario de Colombia, Gustavo Petro. - Foto: Reuters / Autor: Leonardo Fernández (izquierda), Sebastián Castañeda (centro), Luisa González (derecha)

mundo

“Lo llevaron al extremo”: Nicolás Maduro coincide con Gustavo Petro en la defensa a Pedro Castillo y arremete contra la derecha

Contra el ahora expresidente peruano, Pedro Castillo, se dictaminó que estará bajo custodia policial por siete días. “Rebelión” se suma a la lista de acusaciones e investigaciones vigentes.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, coincidió con su par colombiano, Gustavo Petro, en que una presión interna fue lo que llevó a que Pedro Castillo disolviera el Congreso y, con ello, terminara por agudizar la crisis en la que ya estaba inmerso Perú. Los ojos del mundo han estado puestos en una nación suramericana que ha tenido seis gobernantes en cuatro años.

Durante un acto público, Maduro señaló que, pese a mantenerse “al margen” en la situación de otros territorios, consideraba que el ejercicio gubernamental de quien asumió el poder en julio de 2021 había estado permeado desde un comienzo por la “persecución”. También afirmó que esperaba que ese país retornara su ruta democrática.

“Nosotros no nos metemos en los asuntos internos de ningún país, solo hago una reflexión y espero que el pueblo peruano en el marco de su Constitución consiga más temprano que tarde su camino de liberación, de democracia verdadera, su camino de felicidad y de realización plena”, dijo, a la vez que avanzó en sus cuestionamientos.

“Eligen a un maestro presidente, Pedro Castillo, y desde el primer momento de la elección no le quieren reconocer el triunfo, al final, obligados por la realidad tienen que reconocerle el triunfo como presidente, y una vez que se juramenta (...) comienza la conspiración para un golpe parlamentario”, aseguró. Su pronunciamiento llegó este jueves 8 de diciembre, un día después de que el caos se desatara.

El mandatario venezolano aprovechó su intervención para enviar indirectamente un mensaje a la derecha en la región. Así las cosas, apuntó a que la “oligarquía” es la que “no permite que un maestro sea presidente”, y la responsabilizó de haber llevado entre “golpes y una persecución parlamentaria, política y judicial sin límites” a disolver el Congreso de Perú”.

Todo un choque de opiniones ha derivado desde este miércoles el espectro político en el vecino país, ahora bajo el gobierno interino de Dina Boluarte, quien hace menos de una semana ejercía como vicepresidenta en el Gobierno de Castillo. Decisiones como el cierre del Legislativo y el estado de excepción fueron el resultado de lo que para algunos expertos ya era una “situación anunciada”.

Un “suicidio político”: Petro

Entre tanto, varios mandatarios latinoamericanos no tardaron en expresar abiertamente su posición sobre el panorama en la nación vecina. Entre ellos, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien comentó que la separación del pueblo en Perú había significado una “derrota” en la que estuvo marcado el “irrespeto” ante los resultados en las urnas.

“Pedro Castillo por ser profesor de la Sierra y presidente de elección popular fue arrinconado desde el primer día. No logró la movilización del pueblo que lo eligió, se dejó llevar a un suicidio político y democrático (...). No es con juicios sin delito, o con golpes parlamentarios, que el progresismo no debe jamás imitar, como se construirá un camino pacífico, sólido y democrático para América Latina”, enfatizó el presidente colombiano Gustavo Petro.

Además, en las últimas horas solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que aplique medidas cautelares, a favor del ahora expresidente peruano. Por su parte, el jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, atribuyó la caída de la ‘era Castillo’ a intereses de las “élites económicas y políticas”.

“[Que] desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución (...). Con el sui géneris precepto de ‘incapacidad moral’. Ojalá se respeten los derechos humanos y haya estabilidad democrática en beneficio del pueblo”, concluyó Obrador.

Castillo permanece detenido durante siete días, mientras avanza una nueva investigación en su contra por presunta rebelión tras su decisión de disolver el Congreso. De acuerdo con lo estipulado por la Constitución, la “segunda al mando”, Dina Boluarte, tomó desde el mismo miércoles funciones presidenciales.

*Con información de Europa Press.