mundo

Lo último: 18 policías desaparecieron tras ataque a comisaría en Puyo, Ecuador

El Gobierno ecuatoriano señaló que en el hecho seis policías más resultaron heridos y tres fueron retenidos por indígenas.


Un total de 18 policías se encuentran “desaparecidos” tras un ataque de indígenas contra instalaciones policiales en Puyo, zona ubicada en la Amazonia ecuatoriana, así lo informó el miércoles el ministro del Interior, Patricio Carrillo.

El ataque también dejó un manifestante fallecido, como informó el martes 21 de junio el Gobierno de este país, elevando a dos el número de víctimas en las protestas que cumplen 10 días.

Según información oficial, otros seis uniformados resultaron “heridos con traumas severos y con perdigones” y tres más fueron retenidos por los indígenas.

“Hay 18 policías desaparecidos”, enfatizó el ministro.

Previamente, la Policía expidió un comunicado en relación con los hechos ocurridos en Puyo, tras las acusaciones de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, Cofenaie, por la muerte de una persona en el cantón de esa ciudad, de la provincia de Pastaza.

“Este hecho se habría suscitado en el contexto de las manifestaciones que se realizaron (el martes). Se presume que la persona falleció luego de la manipulación de un artefacto explosivo”, señaló.

Y al rechazar las acusaciones, indicó que “la institución policial informa que no utiliza material explosivo para el control del orden público”.

“No obstante, como disponen las leyes, este caso será investigado por las autoridades judiciales y apoyaremos al esclarecimiento de todos los hechos violentos. La Policía reitera que sus actuaciones se enmarcan en el irrestricto respeto a los Derechos Humanos”, puntualizó.

El ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carrillo  junto al mando policial informó sobre los últimos acontecimientos en el marco de las protestas en Pastaza.
El ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carrillo junto al mando policial informó sobre los últimos acontecimientos en el marco de las protestas en Pastaza. - Foto: Ministerio del Interior de Ecuador/Twitter/@MinInteriorEc

El ministro del Interior dijo en relación con este caso, además, que “el riesgo es alto cuando se manipulan explosivos. Ante hechos fácticos actuaremos con transparencia. Peritos independientes deberán entregar a la justicia informes del suceso. La Policía de Ecuador no usó explosivos para el control del orden público”.

“En los actos violentos de anoche, la Policía cuidó y evacuó principalmente a mujeres y aspirantes a policías en formación. La turba violenta puso en riesgo y generó terror en la ciudad. Esto no es un disturbio, es un acto criminal”, indicó.

Así mismo hizo un llamado al diálogo público “al movimiento indígena y a estos grupos radicales que han generado actos que sobrepasan la racionalidad. El presidente Guillermo Lasso reconoce la reinvindicación justa y busca crear consensos”, enfatizó.

“No vamos a dejar que nos condicionen. Vamos a mantener los mismos dispositivos. Las posiciones y acciones como la del Puyo demuestran que ellos no buscan el diálogo”, señaló a los medios de comunicación.

Y enfatizó en que “en la ciudad del Puyo el día de ayer se realizó las mayores hostilidades, ciudadanos en estado etílico generaban turbas impresionantes, impedían que personas puedan atenderse en términos de salud, paso de ambulancias y víveres”.

En la ciudad amazónica de Puyo, a cinco horas en automóvil al sur de Quito, “la turba empieza a buscar incendiar con personal policial todavía al interior de los patrulleros, empieza a realizar saqueos, la quema de instalaciones público-privadas como el Banco de Guayaquil, como la Cruz Roja, hasta terminan incendiando las instalaciones de la policía en el centro de la ciudad”, dijo Carrillo.

El líder indigenista Leonidas Iza exige el fin del estado de excepción para retomar el diálogo

Entre tanto, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), Leonidas Iza, exigió el fin del estado de excepción declarado por el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, como condición para que se retome el diálogo entre el Ejecutivo y los líderes indígenas.

“Solicitamos al Gobierno que garantice nuestros derechos políticos, para que las organizaciones se puedan organizar para sus posturas y respuestas”, señaló en un comunicado en Facebook donde pidió la derogación del estado de excepción vigente en seis provincias del país.

En imágenes : Miles de manifestantes indígenas de Ecuador marchan sobre la capital
Manifestantes indígenas se reúnen alrededor de bloqueos de carreteras en llamas mientras marchan hacia la capital Quito después de una semana de protestas contra las políticas económicas y sociales del presidente Guillermo Lasso, en Machachi, Ecuador, 20 de junio de 2022. Foto REUTERS/Johanna Alarcon - Foto: REUTERS

Asimismo, Iza pidió que la Policía se retire del tradicional parque El Arbolito, en Quito, donde las organizaciones se concentraron en las protestas de octubre de 2019, para que las organizaciones movilizadas se puedan organizar para discutir “procedimientos para la atención de sus demandas”.

La CONAIE convocó a un paro nacional “indefinido” que va ya por su novena jornada y que en los últimos días ha derivado en que grupos de manifestantes hayan llegado a la capital, Quito, y hayan protagonizado enfrentamientos con las fuerzas públicas. El Gobierno ha denunciado ya más de 60 agentes de Policía heridos y decenas de vías cortadas.

La Secretaría de Derechos Humanos de Ecuador hizo un llamado para que organizaciones internacionales colaboren y medien en una mesa de diálogo entre Gobierno y manifestantes, con lo que Lasso estaría también de este modo recogiendo este guante.

Previamente, el ministro de Defensa de Ecuador, el exgeneral Luis Lara, advirtió de que, con los incidentes registrados en el país desde la semana pasada, la democracia ecuatoriana está “en serio riesgo”.

El gobierno de Ecuador se negó el miércoles a derogar el estado de excepción que rige en seis provincias del país, como demanda el movimiento indígena para poner fin a las protestas nacionales que llevan ya 10 días y han dejado dos muertos, decenas de heridos y detenidos.

Unos 10.000 indígenas llegaron a Quito esta semana para pedir la rebaja de los precios de los combustibles y han chocado con la policía en violentos enfrentamientos.

Con información de AFP y Europa Press