mundo

Más de 20 expresidentes latinoamericanos piden al papa una “firme postura” frente a la represión en Nicaragua

En los firmantes de la carta se encuentran Álvaro Uribe, Andrés Pastrana e Iván Duque.


Más de 20 expresidentes latinoamericanos pidieron este miércoles al papa Francisco brindar “una firme postura de defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa” tras la creciente represión ejercida por el régimen de Daniel Ortega sobre miembros del clero.

Los exmandatarios agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (Idea), entre quienes se encuentran los expresidentes Álvaro Uribe, Andrés Pastrana e Iván Duque, ven “con preocupación agravada” que ahora “la primitiva dictadura de los Ortega-Murillo” haya extendido a la comunidad religiosa la represión que ya venía ejerciendo sobre la disidencia política.

Según el comunicado de los exdirigentes, el propósito del régimen de Ortega pasa por “destruir las raíces culturales y espirituales del pueblo nicaragüense a fin de dejarlo en la anomia y hacerlo fácil presa de dominio”. Comparan esta persecución y la destrucción de iglesias e imágenes con las purgas de la Alemania nazi.

“Exhortamos a la opinión pública de nuestros países a mantener una respuesta comprometida con el rechazo de este morbo que amenaza la paz; instamos a las distintas confesiones religiosas a expresar igual rechazo, y, en lo particular, dado a la que acontece bajo la dictadura Ortega-Murillo, esperamos una firme postura en defensa del pueblo nicaragüense y su libertad religiosa por su santidad Francisco, cabeza de la Iglesia católica universal”, subrayaron.

La carta fue firmada por los expresidentes Mauricio Macri, Jamil Mahuad, Mireya Moscoso, Nicolás Arditto Barletta, Felipe Calderón, Rafael Ángel Calderón, Laura Chinchilla, Alfredo Cristiani, Iván Duque, Vicente Fox, Federico Franco, Eduardo Frei, Lucio Gutiérrez, Osvaldo Hurtado, Luis Guillermo Solís, Álvaro Uribe, Luis Alberto Lacalle, Carlos Mesa, Andrés Pastrana, Sebastián Piñera, Jorge Tuto Quiroga, Miguel Ángel Rodríguez, Julio María Sanguinetti, Juan Carlos Wasmosy, Óscar Arias y José María Aznar.

Iglesia católica de Nicaragua vive momento crítico

La Iglesia católica de Nicaragua enfrenta su momento más álgido en la relación con el gobierno del presidente Daniel Ortega, tras la retención en días pasados del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, uno de los más críticos a la gestión oficial.

Persecución, allanamientos, cárcel, cierre de medios de comunicación católicos y exilio de religiosos son algunas de las acciones oficiales represivas que enfrenta la Iglesia, en medio de la crisis que vive el país desde 2018, cuando se produjeron protestas masivas contra el gobierno de Ortega.

“La Iglesia católica es la (institución) más creíble, de confianza y credibilidad en la población. El sitio al obispo Álvarez es un episodio más en el forcejo y represión que Ortega y (su esposa y vicepresidenta, Rosario) Murillo están ejerciendo para que se pliegue a sus posiciones”, dijo a la AFP la socióloga Elvira Cuadra.

“Tienen una relación de confrontación abierta contra la Iglesia desde 2018 (...) y antes, en 2014, cuando la Conferencia Episcopal (CEN) hizo publica una carta que contenía puntos fuertes sobre la institucionalidad y rumbo del país. Esa carta fue ignorada y molestó mucho a Ortega”, recordó Cuadra.

Ortega, un exguerrillero de 76 años, gobierna desde 2007 y es acusado de corrupción y nepotismo por sus rivales, lo cual él niega al asegurar que está construyendo el país restituyendo derechos que fueron quitados a los nicaragüenses durante los gobiernos neoliberales que les antecedieron.

“Vamos adelante. Sabemos que el porvenir nos pertenece (...) un pueblo que no se dejará, jamás, nunca más, arrebatar la paz”, acostumbra a decir Murillo en sus alocuciones cotidianas de mediodía en medios afines a su gobierno.

El obispo de Matagalpa Rolando Álvarez se encuentra retenido desde hace dos semanas, bloqueado por las fuerzas de seguridad en la Curia de esa ciudad situada a 127 km al norte de Managua, acusado de intentar desestabilizar al país. Este jueves, aseguró que tanto él como la decena de personas que lo acompañan están bien de salud.

“Nos encontramos gracias a Dios bien de salud, viviendo en comunidad (...) estamos en las manos de Dios”, dijo Álvarez en una misa que transmitió por Facebook, en la que añadió que están viviendo el “encierro como un retiro espiritual”.

Las autoridades investigan al religioso por intentar “organizar grupos violentos” e incitar “a ejecutar actos de odio (...) con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua”, indicó la Policía el pasado viernes.

Álvarez fue retenido después de denunciar el cierre de cinco emisoras de radio religiosas y exigir al gobierno de Ortega que “respete” la libertad de culto ante los “hostigamientos” a la Iglesia.

Álvarez, de 55 años, fue nombrado obispo de Matagalpa por el Vaticano en 2011.

En su misión pastoral acostumbra visitar los pueblos rurales donde tiene aceptación de las comunidades. En 2015 encabezó una marcha multitudinaria, en Rancho Grande (Matagalpa), para oponerse a una concesión minera que el Gobierno había otorgado a una compañía canadiense.

La confrontación con la Iglesia católica ha motivado mensajes de solidaridad de sus pares de América Latina, con llamados al diálogo en Nicaragua.

En marzo, el representante del Vaticano, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, salió del país de forma intempestiva y según autoridades eclesiales, sus relaciones con el Gobierno “no eran buenas”.

El Vaticano, mediante un comunicado, había calificado de “incomprensible” la expulsión de su representante.

En julio, monjas Misioneras de la Caridad, de la orden de Santa Teresa de Calcuta abandonaron Nicaragua luego que el Congreso cerrara sus oficinas y se alegara que no estaban acreditadas para realizar operaciones de asistencia social.

Durante las protestas de 2018, mientras se presentaba un ataque armado de paramilitares contra manifestantes, Álvarez salió en procesión con el Santísimo, uno de los símbolos sagrados de los católicos, en rogativa para que cesará la agresión.

El mandatario, un exguerrillero de 76 años, gobierna el país desde 2007 y enfrenta una crisis política que se ha mantenido en los últimos cuatro años, detonada por las manifestaciones opositoras en 2018, por una reforma a la seguridad social que derivó en un pedido de su renuncia.

Antes de regresar al Gobierno, Ortega pidió perdón a la Iglesia por las relaciones tensas durante su primer administración (1979-1990). Las mismas se deterioraron en 2018, cuando varios templos abrieron sus puertas para refugiar a manifestantes heridos.

El Gobierno sostiene que estas manifestaciones fueron parte de un intento de golpe de Estado promovido por la oposición con el apoyo de Washington y del cual los obispos fueron cómplices.

El papa Francisco se abstuvo de hacer comentarios públicos sobre la situación en Nicaragua desde los recientes incidentes.

*Con información de Europa Press y la AFP.