clima

Reportan 835.000 personas afectadas por inundaciones en Sudán del Sur

La ONU advierte que se necesita ayuda antes de la temporada de lluvias para las personas más vulnerables.


De acuerdo con la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), más de 835.000 personas se han visto afectadas por las inundaciones en Sudán del Sur, un país ya frágil y agitado por el conflicto desde que se independizó de Sudán en 2011.

Las inundaciones han afectado gravemente a 33 de los 79 municipios de esta nación sin litoral, haciendo que la vida de las personas afectadas sea cada vez más precaria.

“A veces voy a pescar, pero en un día ajetreado como el de hoy, solo me enfocaré en reparar el dique”, dijo a Acnur Cholul Jock, de 70 años, agobiada por el cansancio. “El único reto es que este trabajo necesita energía: cuando las personas no comen bien, tampoco pueden trabajar”, añade.

El cambio climático está provocando fenómenos meteorológicos y climáticos extremos más frecuentes e intensos, como ciclones, inundaciones y sequías, lo que repercute negativamente en la producción agrícola, los recursos de agua y alimentación, y los medios de vida de la población. Estos efectos pueden provocar conflictos y desastres humanitarios, y están contribuyendo cada vez más a los desplazamientos en diferentes regiones del mundo.

Sus impactos se dejan sentir de forma desproporcionada en los países más pobres, como Sudán del Sur, que son los que menos contribuyen a las emisiones de carbono. Aunque la región de los pantanos de Junqali siempre ha sido propensa a las fuertes lluvias e inundaciones, quienes ahí residen dicen que los patrones cambiaron bruscamente hace cuatro años.

“En aquellos días, incluso durante las fuertes lluvias las personas podían seguir cultivando sus granjas y produciendo alimentos. Pero este tipo de inundación es diferente”, asegura James Kai, un residente local que cultivó la tierra durante la mayor parte de sus 80 años.

Kai ha sido desarraigado cuatro veces en los últimos dos años. Ahora se aloja en casa de su hermano, rodeado de diques en Old Fangak con sus cuatro esposas y algunos de sus 17 hijos, luchando cada día para evitar que las aguas inunden la barrera de tierra.

Su familia recibe raciones del Programa Mundial de Alimentos que no cubren sus necesidades. Para completar su dieta, teje redes de pesca para atrapar peces del fango y tilapia, mientras sus esposas buscan nenúfares y frutos silvestres en una canoa.

Antes llevaban sus cosechas al mercado por caminos de tierra, los cuales ahora están inundados. Los viajes en barco hacia y desde el mercado más cercano cuestan entre 200 y 400 libras sursudanesas (entre 0,45 y 0,90 dólares USD), una cantidad que pocos pueden permitirse.

Incluso una pequeña pista de aterrizaje cercana está bajo el agua, lo que deja a la comunidad en gran medida aislada del resto del país, con un transporte limitado a canoas y lanchas de motor. Los servicios de atención de salud primaria son inexistentes, salvo en Old Fangak, que cuenta con el único centro de salud en funcionamiento del condado, gestionado por Médicos Sin Fronteras.

En la actualidad no hay ayuda alimentaria para los estudiantes, y las familias tienen que pagar las canoas locales para transportar a sus hijos a clase, cuando antes iban a pie, un trayecto sin coste alguno.

“Tenemos que pagar las canoas, y no tenemos suficiente dinero para enviar, por ejemplo, a 10 niños a la escuela”, explica Kai. “Cuando no hay dinero, significa que los niños tendrán que quedarse en casa ese día o esa semana”, añade.

El hambre y las inundaciones han hecho que muchas familias abandonen Old Fangak y se dirijan a Malakal y otros pueblos de la región. Quienes se han quedado se han unido para construir y reparar los diques que rodean sus casas. Pero al no volver a la normalidad entre las temporadas de lluvias – y al aproximarse otra en mayo – su antigua capacidad de recuperación se ha ido erosionando hasta el punto de que ahora se enfrentan a una amenaza inminente para su supervivencia.

Kai dice que las comunidades necesitan bombas de agua para sacar de apuros sus complejos abandonados antes de las lluvias. También se necesita maquinaria pesada para ayudar a hacer barreras resistentes contra las inundaciones y construir barreras para mantener su ganado por encima del agua.

“No hemos sido derrotados por ninguna insurgencia, así que esta inundación no debe hacernos desistir”, afirma. “Debemos luchar hasta el final y seguir siendo fuertes”.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) precisó que ha proporcionado láminas de plástico, azadas, palas y sacos de arena para ayudar a reforzar sus defensas contra las inundaciones, y está apoyando a las familias desplazadas a Malakal y otras ciudades por las inundaciones. Sin embargo, el acceso a la ayuda humanitaria es limitado, ya que las carreteras están inundadas o arrastradas por las aguas, y las pistas de aterrizaje están bajo el agua.