conflicto ucrania - rusia

Rusia asegura que abrió tres corredores humanitarios en Ucrania

El ministro de Defensa ruso aseguró que se detuvo el alto al fuego en Mariúpol para permitir la salida de civiles.


El Gobierno de Rusia ha anunciado este martes 19 de noviembre la apertura de tres corredores humanitarios para evacuar una acería de la localidad ucraniana de Mariúpol, Azovstal, horas después del inicio de una ofensiva por parte de las milicias de la autoproclamada República Popular de Donetsk contra la central, uno de los últimos focos de resistencia en la localidad.

El ministerio de defensa ruso ha señalado en un comunicado publicado en su página web que la decisión ha sido adoptada “ante la situación catastrófica” en la acería y “siguiendo principios puramente humanitarios”. Así, ha destacado que los corredores humanitarios buscan “la retirada de militares ucranianos y milicianos de formaciones nacionalistas que entregaron sus armas de forma voluntaria”.

En este sentido, ha destacado que ha aplicado un alto el fuego desde las dos de la tarde (hora local) para permitir estas evacuaciones, con lo que “se han detenido todas las operaciones militares” y se ha procedido a la retirada de militares rusos y milicianos de Donetsk a “una distancia segura”.

El Ministerio de Defensa ruso ha destacado que en cada uno de los convoyes humanitarios han sido desplegados 30 autobuses y vehículos y 10 ambulancias, al tiempo que ha pedido al Gobierno ucraniano que “muestre prudencia y dé las instrucciones apropiadas a los milicianos para que pongan fin a una resistencia sin sentido”.

“Siendo conscientes de que los comandantes de las unidades ucranianas podrían no recibir estas órdenes por parte de las autoridades de Kiev, les pedimos que adopten esta decisión por su cuenta y entreguen las armas”, ha explicado, al tiempo que ha hecho hincapié en que garantiza la seguridad de aquellos que se rindan.

Por último, ha reclamado al Gobierno de Ucrania que libere a todos los civiles que se encuentran “retenidos” en las instalaciones y ha incidido en que el uso de civiles como escudos humanos equivale a “terrorismo”, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

Horas antes, el portavoz de las milicias de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Eduard Basurin, había destacado que se había iniciado un asalto de las instalaciones. “En el futuro próximo, estos pseudodefensores del pueblo ucraniano se rendirán y la población (de la ciudad) podrá respirar aliviada”, manifestó.

Por su parte, el jefe del Centro de Control de Defensa Nacional de Rusia, el coronel Mijail Mizintsev, ofreció a las fuerzas ucranianas, entre las que destaca el Batallón Azov ―un grupo armado neonazi integrado en las fuerzas de seguridad ucranianas―, que pongan fin a los combates a las 12.00 horas (hora local).

Las autoridades de Mariúpol han afirmado durante los últimos días que en la planta de Azovstal se encuentran refugiados miles de civiles que huyen de los combates en la ciudad, si bien Rusia sostiene que centra sus operaciones contra las fuerzas ucranianas y grupos armados.

La cifra de refugiados de Ucrania roza ya los cinco millones

Casi cinco millones de personas se han visto obligadas a abandonar Ucrania desde que Rusia lanzó su invasión el 24 de febrero, según las estimaciones del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), que vienen a confirmar las peores previsiones que se plantearon en los primeros compases del conflicto.

Solo a Polonia han llegado ya más de 2,8 millones de refugiados, si bien en los últimos días las autoridades locales han registrado una inversión puntual en el flujo migratorio, con más retornos a Ucrania que salidas, que podría deberse a visitas temporales de ucranianos a su país de origen.

Rumanía acumula más de 750.000 llegadas, mientras que Acnur tiene registradas otras 466.000 en Hungría, 425.000 en Moldavia y 340.000 en Eslovaquia. Además, estima que más de 535.000 refugiados han llegado a Rusia, si bien las autoridades locales aseguran que la cifra es superior.

Los datos de Acnur y de los propios países no discriminan a los refugiados que se han quedado en el Estado vecino a Ucrania de aquellos que han seguido su ruta hacia otras zonas de Europa. Solo a Alemania habrían llegado ya unos 360.000 ucranianos, según la agencia de noticias DPA.

Además, el flujo de desplazamiento interno es incesante, especialmente en la zona este de Ucrania. La ONU estima que hay más de 7,1 millones de desplazados internos, que se sumarían a los 5 millones de refugiados que han abandonado el país.

*Con información de Europa Press

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.