Home

Mundo

Artículo

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo cubano, Miguel Mario Diaz-Canel, inauguraron un monumento a Fidel Castro en Moscú.
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo cubano, Miguel Mario Diaz-Canel, inauguraron un monumento a Fidel Castro en Moscú. - Foto: Reuters / Autor: Sputnik

mundo

Rusia y Cuba tienen un mismo enemigo, “el imperio yanqui”: Díaz-Canel a Putin

Miguel Díaz-Canel busca que su visita a Rusia favorezca el sector energético del país caribeño.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, está de visita en Rusia donde se reúne con su homólogo, Vladimir Putin. Uno de los temas que ha marcado la conversación entre ambos es el que consideran su enemigo común: Estados Unidos, mientras arremetieron contras las sanciones de Occidente.

El jefe del Kremlin junto a su par latinoamericano inauguraron en esta jornada un monumento en memoria de Fidel Castro a quien Putin calificó como un revolucionario “brillante”. También expresó su rechazo al embargo que pesa sobre la isla: “Siempre nos hemos opuesto a varios tipos de restricciones, embargos, bloqueos”, enfatizó.

Por su parte, el mandatario cubano destacó que su visita se genera en un contexto internacional que, según él, tiene en la mira a ambas naciones. “En primer lugar, se produce porque ambos países -Rusia y Cuba- están sometidos a sanciones injustas y arbitrarias que continúan, y tienen un enemigo común, el imperio yanqui que manipula gran parte del mundo”, dijo Díaz-Canel durante el encuentro.

Cuba ha sido uno de los pocos países que abiertamente ha expresado su respaldo a Putin, en el marco del conflicto que libra con Occidente por Ucrania. Al respecto, el presidente de la nación caribeña dijo que Moscú debía mantenerse “firme”. Esto cuando en dos días se cumplen exactamente nueve meses desde que escaló el conflicto en el este europeo.

Aparte de Putin, el representante de la isla sostuvo otras reuniones con la presidenta del Consejo de la Asamblea Federal, Valentina Ivanovna Matvienko. A ella le comunicó su satisfacción tras las conversaciones políticas adelantadas, el estado de las relaciones bilaterales y el interés de continuar fortaleciendo las alianzas.

También conversó con quien encabeza la Duma Estatal, Vyacheslav Volodin, y; según Canel, constató la disposición común para seguir avanzando en los vínculos interparlamentarios y el rechazo al bloqueo de Estados Unidos. El jefe Patriarca Kirill fue otro de los personajes que hizo parte de su agenda.

“Fue un honor saludar a Su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y toda #Rusia, a quien expresé deseos de salud y ventura personal. Ratifiqué la voluntad de nuestro gobierno de seguir desarrollando las relaciones de amistad, solidaridad y respeto con la Iglesia Ortodoxa Rusa”.

La nación caribeña completó 60 años de embargo, mientras que Rusia mantiene una disputa por la serie de sanciones occidentales que se detonaron tras su invasión en suelo ucraniano (el 24 de febrero). El mandatario cubano busca que su viaje facilite el impulso del sector energético en medio de constantes fallas y escasez de combustible.

¿Y los diálogos Rusia - Ucrania?

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, no dio señales de que el país esté interesado (de momento) en retomar la mesa de negociaciones. El jefe de la diplomacia aseguró que solamente Volodímir Zelensky decidirá el momento y los términos para retomar los diálogos con la contraparte.

“Recientemente ha habido mucha especulación en los medios sobre las negociaciones con Rusia (...). Solo Ucrania determinará cuándo y cómo negociar con el agresor. No habrá acuerdos sobre Ucrania sin Ucrania”, aclaró Kuleba, quien en la Cumbre del G20 remarcó las condiciones de su nación para ese fin.

“Solo acciones reales de Rusia, como el cese de los ataques terroristas contra la infraestructura ucraniana, la retirada de las tropas del territorio (...) o la liberación de todos los prisioneros y deportados pueden abrir el camino a la paz”, dijo el representante de Exteriores. Kuleba lamentó e insistió que Moscú no está en la misma línea para poner fin a las hostilidades a pesar de, según él, haber sufrido varias derrotas en el campo de batalla.